Páginas

Tortitas de Avena y Plátano con Mantequilla de Cacahuete

jueves, 16 de noviembre de 2017


Hoy os traigo mi desayuno más Top. Podría incluso afirmar que es el mejor entre los mejores y que nada de lo que he desayunado hasta ahora lo supera, y mira que invento recetas diferentes para que cada día sea variado y sabroso, pero es que estás tortitas son demasiado.

Para mí la combinación del plátano con la mantequilla de cacahuete es brutal y si encima el plátano está dentro de unas jugosas y tiernas tortitas de avena Fit.....la descripción es............wooowwww me faltan palabras para definirlo. 

Todos ya conocéis mi pasión y adicción por la mantequilla de cacahuete y para los que aún no conozcáis o no hayáis probado la de MyBodyGenius ya estáis tardando, porque es la mejor del mundo mundial. Ahí os dejo la recomendación.

Solo con ver la foto estoy salivando, uffff cuánto me gustaría poder disfrutar de este desayuno mañana, lástima que mi dieta haya cambiado y este mes tenga que conformarme con mirar esta foto y con los recuerdos de su insuperable y delicioso sabor.

Os animo a que las hagáis, os aseguro que empezaréis el día con una sonrisa de oreja a oreja, la energía os llenará y podréis con todo aquello que se os ponga por delante.

Yo suelo prepararlas por la noche, ya no solo porque me cueste mucho salir de la cama, pero he probado a comerlas calientes y el sabor cambia bastante, de un día para otro están tremendas, los sabores se intensifican y se convierten en irresistibles.

INGREDIENTES:

  • 1 plátano.
  • 30 grs de harina de avena.
  • 1/2 cucharadita de levadura química.
  • 120 ml de claras de huevo pasteurizada.
  • Un poco de aceite de coco para engrasar la sartén.
  • 1/2 cucharadita de edulcorante líquido.
  • Mantequilla de cacahuete para el topping.


PREPARACIÓN:

En el vaso de la batidora, echamos todos los ingredientes y con los trituramos hasta que todos se integren y obtengamos una mezcla homogénea.

Ponemos una sartén pequeña antiadherente a fuego lento y con un poco de aceite de coco, cuando esté caliente echamos un poco de masa de tortita y esperamos hasta que se separe la masa de los bordes de la sartén. Con la ayuda de una espátula de madera, damos la vuelta a nuestra tortira para que se haga por ambos lados.

Repetimos la operación hasta acabar con toda la masa de tortitas. Podemos comerlas calientes y acompañarlas de nuestros toppings preferidos, pero como os he comentado antes, a mí me gusta comerlas de la noche anterior y me vuelven loca cuando le pongo mantequilla de cacahuete por encima. Incluso a veces, las unto con PB y las coloco una sobre la otra y me las como como si fuera un bocadillo.

Os aseguro que el placer de disfrutar de este plato como primera comida del día es increíble.