Páginas

Batido Fit de Fresa

jueves, 19 de enero de 2017


El otro día llegué con tanta sed del gimnasio que no sabía qué tomar. Mientras entreno estoy con mi botella de agua y no la dejo descansar durante todo el entrenamiento. Por eso, al llegar a casa lo que menos me apetecía era seguir bebiendo agua.

No sé si conocéis esa sensación de tener sed pero querer beber algo diferente, quizá no os haya pasado nunca y yo se aun poco rara, que también, pero vamos, el caso es que quería tomarme algo.

Abrí el armario y voilà, allí estaba esperándome como si pudiera leer mi mente, un bote de sirope de fresa 0% de "Walden Farms" que Vitaminity muy amablemente me había hecho llegar hacía un par de semanas.

La variedad de sabores es muy amplia y es cierto que en muchos de ellos está bastante conseguido. Y lo mejor de todo, no tienen calorías, grasas, carbohidratos, azúcares ni gluten. Por lo que se convierten en el ingrediente perfecto para rociar tortitas, gofres, batidos o incluso helados.

Si aún no has probado ninguno te comiendo que lo hagas, aún estás a tiempo de utilizar la promoción que Vitaminity tiene a nuestra disposición en su web para todo el mes de enero. Recordad que los gastos de envío son gratuitos para aquellas compras que superen los 20 euros y que también podéis disfrutar de un 10% de descuento si es la primera vez que realizáis un pedido en su web. Vamos que todo son beneficios.

INGREDIENTES:

  • 250 ml de leche desnatada sin lactosa.
  • 2 cucharadas de Sirope de fresa 0% Warden Farms de Vitaminity.
  • 1 cucharadita de edulcorante líquido.
  • Un poco de nata montada light para decorar.

ELABORACIÓN:

En un vaso grande, echamos la leche, el edulcorante y las dos cucharadas de sirope de fresa 0%. Removemos energicamente con una cuchara, hasta que nuestros ingredientes se mezclen bien.

Echamos nuestro batido en el vaso donde vayamos a servirlo y para decorar ponemos un poco de nada light por encima. Podemos terminar añadiendo un poco más de sirope sobre la nata, de esta manera le daremos más alegría a nuestro batido.

Igualmente podemos añadirle frutas para darle un poco más de sabor o consistencia, se me está ocurriendo que con un poco de plátano tiene que quedar de lujo.

En menos de dos minutos podemos disfrutar de un batido sano, sin calorías, refrescante y por supuesto, delicioso.

Porque cuidarse no tiene que estar reñido con comer rico y disfrutar haciéndolo.

Nos vemos la próxima semana amigos.

¡Un beso enorme!


Seguir leyendo

Trufas Fit de Chocolate y Mantequilla de Cacahuete

jueves, 12 de enero de 2017


Hoy vuelvo a traeros una receta dulce pero saludable. La verdad es que después de tantos días de excesos el cuerpo necesita depurarse un poco, el mío me lo estaba pidiendo a gritos y los últimos días de las fiestas me estaba empezando a sentir un tanto pesada.

Al fin  y al cabo el cuerpo es sabio y nos da pequeños avisos para que le pongamos remedio cuando antes, por eso yo le he escuchado y me he metido en la cocina a preparar platos un poco más sanos pero igual de buenos y atractivos.

Es cierto que necesitamos limpiar un poco el cuerpo pero a mí, y aunque como muy bien os he confesado me estaba notando un poco pesada, me cuesta horrores desengancharme del dulce. 

Todos sabemos que el azúcar genera adicción y yo lo noto, cuando algún día tomo algo, y más estas Navidades que no me he privado de nada, después, cuando estoy una semana sin tomarlo, el cuerpo o mejor dicho mi mente me lo pide a gritos.

Sí, me siento hinchada y ocasiones saturada de tanto comer, pero cuando empiezo de nuevo con la rutina de comer limpio, mi mente me vuelve a pedir azúcar de nuevo. Por eso, para ir desenganchándome poco a poco y que el cambio no sea tan brutal, ayer me puse con esta receta dulzona pero a la vez saludable.

Con esto de "saludable" no quiero decir que podemos alimentarnos de estas pequeñas trufas, puesto que tienen calorías pero sí que podemos tomar alguna a media mañana o justo antes de entrenar, para matar el "gusanillo" del chocolate.

Tienen un alto contenido en proteína y grasas saludables, provenientes de la mantequilla de cacahuete. Y es que a mí me vuelve loca, soy adicta total, me sabe a gloria y me encanta combinarla con todo, por eso lo de hacer trufas con chocolate y cacahuetes.

Pero debemos desterrar todos los miedos que se asocian a esta legumbre. Y es que sí, al contrario de lo que se suele pensar, los cacahuetes no son frutos secos. Es cierto que se trata de un alimento muy calórico (567kcal/100grs), por lo que debemos consumirlos sin abusar y con control.

Frente a esto también tenemos que decir que los beneficios que nos aportan son tremendos en lo que se refiere a hidratos de carbono, proteínas, grasas, vitaminas (B1,C, E y niacina) y minerales, todo ello sin aportar colesterol ni ácidos grasos saturados. 

Por ello, un puñado de cacahuetes es un alimento ideal preentreno porque nos dará energía pero también son ideales para  tomar tras entrenar ya que contribuyen con una buena recuperación muscular por su elevado contenido de proteínas. 

Por eso, todo a mundo a consumir mantequilla de cacahuete, pero ojo, no nos sirve cualquier mantequilla de cacahuete. Tenemos que saber que muchas de las que se venden en grandes superficies o supermercados llevan añadida una gran cantidad de azúcares, grasas, conservantes, etc. por lo que dejan de ser saludables. Debemos saber muy bien donde y cual comprar, hoy en día la oferta es enorme y deliciosa así que podemos ir probando hasta encontrar aquella que más nos guste o incluso podemos hacerla casera, solo necesitamos paciencia y una buena batidora.

Yo para esta receta he utilizado la mantequilla de cacahuete "Meridian" de Vitaminity. Para los que os perdisteis la receta de la semana pasada, os comento que estaré todo este mes colaborando con esta plataforma multimarca centrada en un estilo de vida saludable.

En su página web tenéis todo tipo de productos deliciosos y de gran calidad, los cuales nos ayudan a conseguir nuestro objetivo de cuidar el cuerpo de una manera adecuada. Recordad que durante todo este mes los gastos de envío son gratuitos para compras superiores a 20 euros, además, podéis disfrutar de un 10% de descuento en la primera compra para nuevos clientes.

Animaos a echar un vistazo en su página, veréis muchas cosas interesantes y productos tan ricos que hacen que cuidarse sea todo un lujo. Como esta mantequilla de cacahuete con trocitos que hacen que sea crujiente. ¡Un vicio total! ¡Podría comérmela a cucharadas y echarla en todo!


INGREDIENTES PARA LAS TRUFAS PROTEÍCAS:

  • 1/2 taza de mantequilla de cacahuete Meridian de Vitaminity.
  • 1/3 taza de proteína sabor vainilla.
  • 1/3 taza de proteína sabor chocolate.
  • 1 taza de harina de avena sabor Suchoc Choco White de Vitaminity.
  • 1/3 taza de cacao en polvo desgrasado sin azúcar Valor.
  • 1/3 de leche desnatada sin lactosa.
  • 2 cucharaditas de edulcorante líquido.

INGREDIENTES PARA EL REBOZADO:

  • Cacao en polvo desgrasado 0% valor.
  • Cacahuetes triturados con el molinillo para conseguir una especie de harina.

ELABORACIÓN DE LAS TRUFAS:

En un bol mezclamos todos los ingredientes hasta que estos se integren y obtengamos una masa consistente y densa.

Hacemos una bola con toda la masa y la envolvemos en film transparente. La guardamos en la nevera durante al menos unas horas para que tome consistencia y endurezca, de esta manera nos será más sencillo hacer las bolitas.

Transcurrido este tiempo y cuando veamos que la masa está durita, sacamos de la nevera, desenvolvemos y con las manos vamos haciendo pequeñas bolitas de masa.

Rebozamos nuestras trufas por el cacao en polvo o por los cacahuetes triturados.

Podemos conservarlas en la nevera, aunque estoy segura de que en cuanto os comáis la primera no podréis parar hasta terminar con todas.


¡Están deliciosas! Si es que la mantequilla de cacahuete les da un toque especial, que junto con el chocolate hacen que cada una de estas pequeñas se conviertan en un vicio irresistible.

Un beso enorme, feliz semana y hasta la próxima receta.


Seguir leyendo

Brazo Gitano Fit con Mermelada y Chocolate

jueves, 5 de enero de 2017

 

Hoy es una día mágico para todo el mundo. Esta noche uno de los momentos más esperados por muchos, sobre todo los más pequeños de la casa, sucederá en casi todos nuestros hogares.

Los Reyes Magos vendrán a llenar nuestra vida de alegría, sorpresas e ilusiones y nosotros lo celebraremos comiendo el dulce típico de este día, el delicioso Roscón de Reyes.

En casa nos encantan y jamás falta uno, o dos jejeje, para terminar de celebrar la Navidad, no hay mejor manera que coronar el final de las fiestas con un buen trozo de Roscón pero este año me apetecía mucho preparar algo especial y diferente.

Las redes están saturadas de recetas de roscones de todos los sabores imaginables, todos deliciosos y de los que sería capaz de probar un trozo de cada pero yo he vuelto al redil, a mi camino de intentar cuidar el cuerpo tras los excesos navideños y nada mejor que hacerlo publicando una receta dulce, rica y saludable.

Además, comienzo el nuevo año de una manera muy especial, tengo la gran suerte de poder colaborar durante todo el mes de enero con Vitaminity, una plataforma multimarca  centrada en un estilo de vida saludable.

En su página web puedes encontrar una gran variedad de productos, clasificados en función del objetivo que pretendas perseguir.

Para la receta de hoy he elegido la Harina de Avena Suchoc de Max Protein, es una edición especial para navidad (podéis ver la maravilla de envase en mi foto), donde podrás encontrar un estuche con 3 bolsas de harina de avena especialmente seleccionadas con sabor: suchard Classic, suchard Choco White y suchard Black Max.

Es una edición limitada que os recomiendo a todos, merece la pena probarlas porque están deliciosas. Además, podéis aprovechar porque en Vitaminity puedes disfrutar de un 10% de descuento en la primera compra de nuevos usuarios y, además, durante tooooodo enero los gastos de envío son gratuitos para compras superiores a 20€.

Vamos que todo son ventajas para comenzar con la cuesta de enero, ya no tenemos excusas para que la "operación bikini 2017" de el pistoletazo de salida. ¿Te animas conmigo?


INGREDIENTES PARA EL BIZCOCHO:

  • 100 grs de harina de avena sabor Suchard Choco White de Vitaminity.
  • 200 ml claras de huevo pasteurizadas.
  • 100 ml de leche desnatada, yo uso sin lactosa.
  • 1 cucharadita de edulcorante líquido.


INGREDIENTES PARA EL RELLENO Y EL BAÑO DE CHOCOLATE:

  • ½ bote de mermelada de arándanos y frambuesas Hero Diet.
  • 1 tableta de chocolate con leche sin azúcar de la marca Valor.

ELABORACIÓN DEL BIZCOCHO:

Precalentamos el horno a 160º. En una bandeja de horno, no muy grande, ponemos papel de hornear en su base. Reservamos.

En el bol de la amasadora, batimos las claras apunto de nieve con las varillas, hasta que estén firmes. En este momento y sin dejar de batir echamos el edulcorante líquido.

Cuando éste se haya mezclado bien, retiramos el bol y con la ayuda de una espátula de silicona vamos añadiendo poco a poco la harina, mezclándola con las claras con movimientos suaves y envolventes, de abajo a arriba. Es importante mimar mucho la masa con el fin de que las claras no se bajen.

A continuación, añadimos poco a poco la leche, en un hilito fino a nuestra mezcla de claras y harina, ayudándonos también de la espátula de silicona y de la misma manera que antes, despacio y con movimientos envolvente de abajo a arriba.

Cuando hayamos mezclado todos los ingredientes y hayamos obtenido una masa homogénea, extendemos la mezcla sobre la bandeja de horno que teníamos reservada con el papel de hornear en su base.

Introducimos en el horno durante unos 10 minutos aproximadamente, es importante que se cueza pero que no se tueste.

Cuando esté listo, lo sacamos del horno y de la bandeja. Lo colocamos con el papel sobre una rejilla y lo dejamos enfriar unos 5 minutos.

A continuación y con el bizcocho todavía caliente, ponemos otro papel de hornear encima (ahora tenemos dos papeles de hornear, uno abajo y otro arriba de nuestro bizcocho), vamos enrollando el bizcocho sobre nuestros papeles por el lado más largo, en plan “brazo de gitano”. Es importante que cuando vayamos enrollado el bizcocho, despeguemos un poquito el papel que teníamos en la base y con el que los hemos horneado, así nos será más fácil despegarlo después. Cuando lo tengamos totalmente enrollado, lo dejamos enfriar por completo.


MONTAJE DEL BRAZO GITANO FITNESS:

Cuando nuestro bizcocho se haya enfriado por completo, lo desenvolvemos con mucho cuidado de los papeles de hornear donde lo teníamos enrollado y enfriando.

Al desenvolverlo quedará con la forma de brazo de gitano. Con la ayuda de una cuchara, repartimos la mermelada sin azúcar por todo el bizcocho, está deliciosa así que os aconsejo ponerle toda la que podáis.
Cuando hayamos extendido la mermelada por el bizcocho, volvemos a enrollar y presionamos un poquito, no en exceso, para que se quede bien pegadito. Reservamos en una bandeja.

En un bol apto para el micro y que sea hondo, troceamos nuestro chocolate sin azúcar y vamos introduciendo en el microondas a intervalos cortos de tiempo para derretirlo, lo haremos poco a poco con el fin de que no se queme.

Cuando esté totalmente derretido, lo ponemos dentro de una manga pastelera deshechable sin boquilla. Con la ayuda de una tijera cortamos un poco el pico de nuestra manga y decoramos toda la superficie de nuestro brazo de gitano Fit como más nos guste.

Dejamos enfriar para que se solidifique el chocolate. Después con un cuchillo de sierra cortamos las porciones del tamaño que más nos apetezca, os aseguro que no os vais a conformar con un trozo fino, en cuanto probéis el primero, necesitaréis más y más hasta terminar con él.


Hasta aquí la receta de hoy. Sed buenos y acostaos pronto, que de lo contrario los Reyes pasan de largo.

Que os traigan muchas cosas bonitas, disfrutad de la noche más mágica del año y hasta la próxima semana amigos.

¡¡¡Besos mil!!!!

Seguir leyendo

Tarta de Frutas de Anna Olson

jueves, 29 de diciembre de 2016


Aunque con un poco de retraso, hoy os traigo la tarta que le preparé a mi padre por su cumpleaños, además os puede servir de idea para el postre de NocheVieja.Y como no podía ser de otra forma la receta la saqué del libro en castellano de Anna Olson. Cada que puedo y tengo ocasión abro esta maravilla de libro y hojeo sus páginas hasta encontrar el postre ideal para cada ocasión.
Son más de trescientas páginas de deliciosas recetas explicadas paso a paso y la verdad es que elegir una es todo un reto. ¡Yo si pudiera las haría todas!

Mi padre siempre me pone una condición, que su tarta lleve crema pastelera. Así que  con esa premisa, elegí esta maravillosa tarta.

Es fresca, ligera y con la dulzura justa que hacen que cada bocado sea delicioso. La masa es espectacular y creo que es la que marca la diferencia con respecto al resto de tartas de fruta de este estilo y que hace que ésta se sitúe en el Top Ten de las tartas.

INGREDIENTES PARA LA MASA DULCE:

  • 125 grs de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.
  • 60 grs de azúcar.
  • 2 yemas.
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla.
  • 250 grs de harina común.
  • 1/4 cucharadita de sal.
  • 60 grs de chocolate blanco troceado.

INGREDIENTES PARA LA CREMA:
  • 250 ml de leche.
  • 2 huevos.
  • 60 grs de azúcar.
  • 2 y 1/2 cucharadas de almidón de maíz (Maicena).
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla.
  • 30 grs de mantequilla sin sal.

INGREDIENTES PARA LA DECORACIÓN:

  • Frambuesas.
  • Plátano,
  • Kiwi.
  • Arándanos.
  • 1 sobre de gelatina para cubrir frutas de Lidl.

PREPARACIÓN DE LA MASA:

Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que quede esponjoso. Agregamos revolviendo las yemas y la vainilla. Añadimos la harina y la sal hasta que se forme la masa.

Le damos a la masa forma de disco y la envolvemos en film transparente e introducimos en la nevera al menos 2 horas, hasta que esté firme.

Transcurrido este tiempo. precalentamos el horno a 175º.

Sacamos la masa de la nevera y la amasamos un poco sobre una superficie enharinada hasta que sea manejable y flexible para estirar.

Espolvoreamos la masa con un poco de harina y la estiramos hasta que tenga un diámetro de 28 cm. Colocamos la masa estirada en un molde acanalado desmontable de 23 cm y recortamos los bordes. Volvemos a meter en la nevera unos 20 minutos más.

Sacamos de la nevera e introducimos nuestra masa en el horno durante unos 15-20 minutos, hasta que los bordes tengan un tono dorado y el centro de la masa se vea seco.

La dejamos enfriar por completo antes de rellenar.

Cuando la masa esté fría, derretimos el chocolate blanco en el microondas, cuando esté totalmente fundido, pincelamos el fondo y las paredes de la base de la tarta con el chocolate y volvemos a refrigerar mientras preparamos la crema.

PREPARACIÓN DE LA CREMA DE RELLENO:

Calentamos la leche en un cazo sin que llegue a hervir.

En un bol, mezclamos los huevos, el azúcar y el almidón de maíz. A continuación, añadimos la mitad de la leche caliente y batimos bien para terminar de añadir el resto de la leche.

Después, llevamos todo al fuego. Cocemos a fuego medio batiendo constantemente hasta que espese y comience a burbujear, unos 3 minutos y apartamos del fuego.

Colamos la crema con un colador sobre un bol, agregamos la vainilla y la mantequilla y removemos bien hasta que se derrita. Cubrimos la crema con film transparente, es importante que toque la crema para evitar que al enfriar se forme una costra.

Primero la dejamos enfriar a temperatura ambiente. Cuando esté fría la extendemos sobre nuestra base tarta e introducimos en la nevera durante al menos 2 horas.

MONTAJE DE LA TARTA:

Sacamos la tarta de la nevera y cubrimos el rellenos con la fruta fresca que hayamos elegido para la ocasión.

Para terminar, preparamos la gelatina para cubrir frutas siguiendo las indicaciones del paquete y cubrimos las frutas con ella. De esta forma evitaremos que la fruta se oxide y se ponga fea.

Reservamos la tarta en la nevera hasta el momento de servir.


Rica, ¿verdad? En casa no conquisto con todas las letras. La masa parece una auténtica galleta de mantequilla, vamos, que sería capaz de comerme la masa sola jejeje.

Esta tarta se convierte en una opción ideal para estas fiestas, ya que su ligereza y sutil dulzura se convierten en unas características perfectas para compensar los copiosos menús que nos esperan día tras día y que son típicos de las Navidades.

Un beso enorme amigos.




Seguir leyendo

Cookies Fit de Calabaza y Protein Crunch

jueves, 22 de diciembre de 2016


Hace un par de días le regalaron a mi hermano una calabaza enorme, parece que me habían leído el pensamiento porque llevaba dándole vueltas a comprar una para hacer la típica Pie de Calabaza, cuando apareció con una gigante por la puerta de casa.

Así que me puse a investigar para asarla de manera correcta, yo pensaba comprarla ya cortada y envasada al vacío, pero ahora todo el proceso iba a ser natural de verdad.

Y la verdad es que me sorprendió por su sencillez, tan solo hay que limpiar bien la calabaza, cortarla por la mitad de manera longitudinal y ponerla boca abajo en una bandeja de horno provista de papel de hornear. Introducimos en el horno y asamos durante unos 45 minutos a 180ºC. Cuando la calabaza esté blanda, para saberlo es necesario pincharla de vez en cuando con un cuchillo, la sacamos del horno y la dejamos enfriar.

Cuando esté fría por completo, la despegamos de la piel con ayuda de una cuchara y ya la tenemos lista para utilizarla en todas las recetas que queramos. Yo os recomiendo que tras limpiar la calabaza la pongáis a escurrir en un colador antes de utilizarla o guardarla, ya que suelta mucha agua y esto podría alterar el resultado final de vuestra receta.

La verdad es que saqué tres tarros enormes de calabaza asada, así que una gran parte de ella fue directa al congelador, es maravilloso leer que es posible congelarla y disfrutar de ella en cualquier época del año.

Con el resto que me quedaba para utilizar en ese momento, me puse a pensar en recetas un poco sanas con las que utilizarla. La Pie iba a caer por descontado para alguna de las fechas especiales de Navidad, pero no todas las recetas podían ser "pecaminosas", tenía que pensar también en hacer dulces que pudiera consumir todos los días sin que los remordimientos me volvieran loca de atar.

Así surgieron estás deliciosas Cookies, abriendo el armario vi que tenía mi amado bote de Protein Crunch de MyBodyGenius, si aún no conoces esta maravillosa tienda de nutrición deportiva ya estás tardando, porque todos sus productos son maravillosos además de estar cuidados al máximo para aportarnos todo lo bueno de cada uno de ellos y por supuesto, deliciosos al máximo, tanto que se convierten en adictivos y nunca más puedes volver a imaginar tu vida sin ellos.

Ya las tenía, Cookies de Calabaza y Bolitas proteícas de chocolate. Receta sencilla y deliciosa a partes iguales. ¿Te animas a probarla conmigo?

INGREDIENTES:

  • 60 grs de copos de avena enteros.
  • 60 grs de harina de avena.
  • 100 grs de nuestra calabaza asada
  • 1 y 1/2 cucharadita de edulcorante líquido.
  • 2 cucharadas de leche  desnatada sin lactosa.
  • 1 cucharadita de aceite de coco.
  • 1/2 cucharadita de levadura química.
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta.
  • Protein Crunch de MyBodyGenius al gusto.


ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 180ºC y preparamos nuestra bandeja para hacer galletas poniendo papel vegetal en su base. Reservamos.

En un bol, echamos todos los ingredientes secos menos las bolitas de Protein Crunch y mezclamos bien.

En otro recipiente, mezclamos los ingredientes húmedos, es decir, nuestra calabaza hecha puré, el aceite de coco y la leche.

Ahora es el momento de mezclar los ingredientes húmedos con los secos, batimos bien con la ayuda de una cuchara hasta que todos los ingredientes se integren y obtengamos una masa homogénea.

Por último, añadimos las bolas de Protein Crunch y mezclamos bien para que el chocolate se reparta de manera uniforme por toda la masa.

Formamos bolitas de masa con las manos y las aplastamos un poco para que adquieran forma de cookie. Las introducimos en el horno unos 10 minutos o hasta que veamos que se doran ligeramente.

Sacamos del horno y las dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.



Espero que podáis esperar a que se enfríen para probarlas porque ya os aviso que es difícil y os va a costar resistir la tentación, huelen tan bien recién salidas del horno que resultan una provocación constante.

Un beso enorme a todos, nos vemos el próximo jueves amigos.


Seguir leyendo

Bizcocho Fit de Avena

jueves, 15 de diciembre de 2016



Me encanta preparar bizcochos variados para tomarlos en la hora del almuerzo. Como desayuno temprano, a media mañana me sabe a gloria poder tomar un buen pedazo de bizcocho jugoso, húmedo y dulce, sin remordimientos, disfrutando al cien por cien del mismo porque sé que la receta es totalmente compatible con mi alimentación equilibrada y con el cuidado del cuerpo.

Me ayuda a mantener el hambre a raya dándome un capricho dulce pero a su vez sano y saludable. La harina de avena es ideal para esto y el sabor que le aporta al bizcocho la hace perfecta.

Además, en la búsqueda de mi "snack mañanero perfecto", he probado a cortar dos rebanadas finas de este bizcocho y lo relleno de una ligera capa de mermelada de albaricoques sin azúcar añadidos de HeroDiet y de otra de mantequilla de cacahuete de MyProtein y el resultado es espectacular. ¡Me he vuelto adicta!

Y es que he de reconocer que la mantequilla de cacahuete, al igual que el chocolate, crea adicción y yo ya no puedo desengancharme. Bueno, ni puedo ni quiero jejeje.

Compro una mantequilla de cacahuete especial en una tienda de nutrición, hecha solo a base de cacahuetes, por lo tanto supone una gran fuente de energía y de grasas saludables para nuestro organismo. Por eso resulta ideal tomar un poco en el desayuno o a media mañana, incluso antes o después de entrenar.

Vamos que estoy esperando que llegue la hora para poder utilizarla y disfrutarla como la que más.

Os paso los ingredientes para este delicioso bizcocho por si os animáis a almorzar a mi estilo dulcero.


INGREDIENTES:

  • 4 huevos.
  • 4 claras pasteurizadas (110 grs).
  • 7 cucharadas colamdas de harina de avena integral.
  • 1 y 1/2 cucharadita de edulcorante líquido.
  • Vainilla en polvo al gusto.
  • 1 cucharadita de levadura química en polvo.


ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 180º. Reservamos un molde tipo PlumCake de silicona, de esta manera evitaremos tener que engrasarlo.

Separamos las yemas de las claras de nuestros cuatro huevos y echamos todas las claras en un bol. Dejamos las yemas en un bol y mezclamos las claras (las pasteurizadas y las de los huevos) y las batimos a punto de nieve. Cuando las tengamos bien firmes dejamos de batir y reservamos.

En el bol donde hemos apartado las yemas, añadimos el resto de ingredientes y mezclamos bien hasta que todos los ingredientes se integren y obtengamos una masa homogénea.

Con la ayuda de una espátula, añadimos poco a poco las claras a punto de nieve y mezclamos con movimientos suaves y envolventes para evitar que se bajen. Es importante que no pierdan el aire, así nuestro bizcocho quedará esponjoso.

Cuando tengamos la masa lista, la echamos en nuestro molde de silicona y horneamos durante unos 20 minutos aproximadamente.

Transcurrido este tiempo, pinchamos el centro de nuestro bizcocho con un palillo para comprobar que está perfectamente cocido, si éste sale limpio podemos sacar nuestro bizcocho del horno y dejarlo enfriar por completo dentro del molde.

Cuando se haya enfriado podemos desmoldamos y disfrutarlo.

Queda genial acompañando a una buena taza de café o té y como más me gusta a mí, con mi amada mantequilla de cacahuete y mermelada.

¡¡Ummmm, menuda gozada!!

Feliz semana y hasta la próxima receta, nos vemos el jueves amores.


Seguir leyendo

Tarta Selva Negra de Anna Olson

jueves, 8 de diciembre de 2016


Como muchos de vosotros sabéis, la semana pasada fue mi cumpleaños, más concretamente el 2 de diciembre. Ufff, ¡Cómo pasa el tiempo! Pero bueno, bien acompañada es lo mejor que nos puede pasar y vosotros sois una parte de esa gran compañía que tengo diariamente.

Para esta celebración quería hacer una tarta especial, la ocasión bien lo merecía jejeje, era mi día y no podía hacer otra tarta que no fuera de mi adorada Anna Olson. Ya la amaba desde hace años, desde que en mi casa contrataron un paquete de TV que incluía entre sus canales el "Canal Cocina".

Tengo que reconocer que este momento marcó un antes y un después en mi recorrido como cocinillas. La descubrí de la manera más natural, buscando como loca programas de repostería, así llegó a mi vida y desde entonces me declaré fan incondicional de su sencillez, naturalidad, simpatía y por supuesto, de sus fantásticas y deliciosas recetas.

Es una de las cosas que más me gustaba de ella, todo lo que hace es maravillosamente apetecible y tan sencillo, explicado a la perfección y hasta el mínimo detalle. No me perdía ni un solo programa, de hecho, hasta tengo que confesar que los tengo grabados, cosa un tanto absurda ya que gracias a internet puedes tenerlo todo con tan solo un "clic", pero en fin, soy así de friki.

Y para colmo, cuando estoy más enganchada que nunca a su temporada 3, recibo un correo con una invitación de Canal Cocina para participar en un Show Cooking de Anna Olson.

No me lo podía creer, estaba en España y yo era una de las afortunadas de poder verla cocinar en directo. Me parecía mentira, tantos años viéndola a través de la pantalla de mi televisión y ahora la iba a tener frente a mí.

¡Más feliz no podía estar! Os lo podéis imaginar, ¿verdad?.

Así que allí me veis, más feliz que una perdiz viendo en directo a una de mis reposteras preferidas y como me quedé con ganas de más, al día siguiente me fui a su firma de libros, una que es fan total.

Y os puedo asegurar que en persona es aún más encantadora. ¡Si es que esta mujer lo tiene todo! Por eso, antes me encantaba pero es que ahora ya la adoro con todos mis sentidos jejeje. Os dejo una foto de la firma de libros para que veáis lo feliz que estaba, no cabía en mí.

¡No os fijéis mucho en mi careto, estoy horrible!


Por eso y por una necesidad imperiosa de estrenar su primer libro de recetas traducido al español, para mi cumpleaños elegí esta maravillosa tarta en la que el ingrediente protagonista es mi amado chocolate y el resultado, como era de esperar, ha sido delicioso.

Lo único es que muy a mi pesar tuve que hacer una adaptación en la receta, ya que para el relleno Anna prepara una deliciosa mermelada con cerezas frescas y claro, al no estar en temporada, me he visto en la obligación de utilizar una mermelada comprada de cerezas, aunque utilizando una tan rica como la que yo he elegido de Hero, el resultado ha sido igual de espectacular.

No puedo dejar de comer ¡Qué suerte que sobrara para el día siguiente!


INGREDIENTES PARA EL BIZCOCHO DE CHOCOLATE:

  • 1 ¾ taza de harina de repostería
  • 1 taza de azúcar glas
  • ½ taza de cacao en polvo
  • 1 ½ cucharadita de levadura en polvo
  • ¼ cucharadita de sal
  • 1 taza de café a temperatura ambiente
  • ½ taza de aceite vegetal
  • 5 Huevos
  • ½ cucharadita de crémor tártaro
  • ¼ taza de azúcar

INGREDIENTES PARA EL RELLENO:


  • Mermelada de cerezas de calidad, yo he usado Hero.


INGREDIENTES PARA LA GANACHE:

  • 1 taza de nata líquida
  • 150 grs de chocolate semidulce


INGREDIENTES PARA LA DECORACIÓN:

  • 1 ½ taza de nata montada
  • 250 g de queso crema
  • 1 taza de azúcar glas
  • 2 cucharadas de leche en polvo desnatada
  • 1 chorrito de extracto de vainilla
  • Chocolate rallado


ELABORACIÓN DEL BIZCOCHO:

Precalentamos el horno a una temperatura de 170ºC. Preparamos tres moldes de unos 23 cm de diámetro poniendo papel de hornear en el fondo y pintando las paredes de los mismos ligeramente con mantequilla. Reservamos.

Comenzamos batiendo las claras de huevo junto con el crémor tártaro en nuestra amasadora, provista de las varillas. Las montamos bien firmes, cuando veamos que están bien duritas, vamos añadiendo de manera gradual el azúcar sin dejar de batir. Reservamos.

A continuación, en un bol mezclamos y tamizamos la harina de repostería, el azúcar glas, el cacao en polvo, la levadura y la sal. Reservamos.

En el bol de la amasadora, echamos la taza de café, el aceite vegetal y las 5 yemas de huevo. Batimos todo durante 1 minuto a velocidad media. Añadimos los ingredientes sólidos tamizados.

Cuando obtengamos una mezcla homogénea, terminamos añadiendo las claras y con la ayuda de una espátula mezclamos bien hasta que todos los ingredientes se integren.

Repartimos la masa en los moldes que teníamos reservados, para repartirlo de manera equilibrada podemos ayudarnos de la cuchara para hacer bolas de helado, de esta manera nos aseguraremos de que haya la misma cantidad de masa en todos los moldes. Horneamos a 170ºC durante 30 minutos.

Transcurrido este tiempo, pinchamos nuestros bizcochos en el centro con un palillo, si éste sale limpio, retiramos los bizcocho del horno y dejamos enfriar.

Cuando estén completamente fríos, desmoldamos los bizcochos y los envolvemos, uno por uno, en papel film, los dejamos reposar toda la noche para que los sabores se intensifiquen.



PREPARACIÓN DE LA GANACHE:


Colocamos el chocolate troceado en un bol. Reservamos

A continuación, ponemos en un cazo al fuego la nata líquida hasta que casi rompa a hervir, en ese momento vertemos la nata sobre el chocolate y removemos hasta que el chocolate se derrita por completo.

Dejamos enfriar la ganache a temperatura ambiente, para ello es importante cubrir la misma con film transparente directamente sobre la ganache, de esta forma evitaremos que al enfriar que forme una . costra. Después, refrigeramos hasta el momento de montar la tarta.

PREPARACIÓN DE LA DECORACIÓN:


En un bol, mezclamos el queso crema junto con el azúcar hasta que todos los ingredientes se integren. Reservamos.

En el bol de la amasadora, montamos la nata. Cuando la nata este bien firme, vamos añadiéndola poco a poco a mezcla de queso y azúcar hasta añadirla toda.

Por último incorporamos la vainilla y la leche en polvo. Volvemos a mezclar para que estos últimos ingredientes se integren. Reservamos en la nevera hasta el momento de montar la tarta.


MONTAJE DE LA TARTA:

Sacamos la ganache de chocolate y la hasta obtener una consistencia de mousse. Introducimos la mezcla en una manga pastelera con boquilla lisa.

Ponemos un bizcocho en la base y rellenamos con la ganache, para ello pondremos ganache en el borde la tarta y en el centro, solo ahí. Nos quedará un hueco entre ambas, aquí es donde vamos a poner la mermelada de las cerezas. Ponemos un segundo bizcocho y procedemos de la misma manera.

Cuando ya tengamos la tarta rellena y los tres bizcochos colocados. Extendemos la crema de nata y queso por la cima y por los lados, ayudándonos de una espátula para quede lisa.

Decoramos la superficie de la tarta con chocolate rallado.

Metemos el resto de la nata montada en una manga pastelera con boquilla de estrella y hacemos rosetas de nata por el borde.

Guardamos en la nevera hasta el momento de servir.

Os puedo asegurar que la mezcla de sabores es deliciosa, el chocolate y las cerezas son perfectas y la cobertura de nata y queso.......sin palabras.

Espero que os guste y sobre todo que pueda seguir compartiendo con todos vosotros muchas más tartas cumpleañeras.

Un beso enorme.

Seguir leyendo