Páginas

Layer Cake de Chocolate y Dulce de Leche

jueves, 1 de diciembre de 2016


El mes pasado fue el cumpleaños de mi abuela y podéis adivinar quien se ofreció voluntaria para llevar la tarta jejejeje. La verdad es que aprovecho la mínima ocasión para ponerme a hornear y si encima puede ser algo no fit y con azúcar a porrón mejor que mejor y es que claro, que tu abuela cumpla 86 años bien se merece una buena celebración y una señora tarta.

Porque la ocasión bien lo merecía y porque guardaba en mi memoria, como si hubiera sido ayer, el bizcocho de chocolate con "mahonesa" que hice hace un par de años para mi propia tarta de cumpleaños, decidí repetirlo sin lugar a dudas.

Queda tan tierno y jugoso que en mi cabeza no podía pensar en ningún otro bizcocho, era el elegido. Ahora tocaba pensar en el relleno y la cobertura, mi elección hubiera sido sencilla, ¡Chocolate!, pero pensando en toda la familia, y aunque tengo que reconocer que no soy la única chocoadicta, no era plan de saturarlos a tope.

Así que dándoles vueltas, di de lleno con el aliado perfecto para mi ingrediente favorito, "dulce de leche". Y sí amigos, la combinación es perfecta, chocolate untuoso mas el denso del dulce de leche. ¡Ideal!

Ideal para golosas superlativas como yo, menos mal que he salido a mi familia y a todos les pareció perfecta, aunque creo que una imagen vale más que mil palabras, ¿no?.


INGREDIENTES  PARA EL BIZCOCHO:

  • 60 grs de chocolate negro de cobertura.
  • 60 grs cacao en polvo yo usé el de Valor sin azúcar.
  • 390 ml agua hirviendo
  • 370 grs harina blanca.
  • 1 y 1/4 cucharadita de bicarbonato sódico.
  • 1/4 cucharadita polvo de levadura química.
  • 200 grs azúcar blanca
  • 150 grs azúcar moreno.
  • 325 grs mayonesa Hellmans ( NO sirve mayonesa light)
  • 2 huevos XL.
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta.


INGREDIENTES PARA EL RELLENO:

  • Dulce de leche.

INGREDIENTES PARA EL FROSTING DE DULCE DE LECHE:

  • 375 grs mantequilla.
  • 350 grs azúcar glass.
  • 1 cucharada de vainilla en pasta.
  • 4 cucharadas generosas de dulce de leche.
  • 1 cucharada de toffe en pasta.


PREPARACIÓN DEL BIZCOCHO:

Mezclamos en un bol el cacao en polvo y el chocolate de cobertura en trozos con el agua hirviendo. Batir suavemente hasta que el chocolate esté totalmente derretido. Reservamos y dejamos enfriar.

Precalentamos el horno a 175º. Engrasamos con mantequilla 3 moldes desmoldables de 20 cm. de diámetro y les ponemos papel de hornear en la base, esto nos ayudará a desmoldarlos.

Tamizamos en un bol la harina, el polvo de hornear y el bicarbonato. Reservamos.

Batimos en el bol de la amasadora el azúcar blanquilla y el azúcar moreno junto con la mayonesa durante unos 2 ó 3 minutos hasta que esté bien mezclado.

Añadimos los huevos de uno en uno, batimos bien. Es importante no añadir el siguiente hasta que el primero no esté totalmente integrado. A continuación, incorporamos la vainilla en pasta.

Añadimos la harina en 4 veces, alternando con la mezcla de chocolate y agua que teníamos reservada.

Dividimos la masa entre los tres moldes, para que tengan la misma cantidad en los tres, yo usé la cuchara para hacer bolas de helado. Cuando la hayamos repartido, horneamos durante 35 minutos o hasta que al introducir un palillo en los bizcochos, éste salga limpio.

Dejamos reposar los moldes fuera del horno sobre una rejilla unos 20 minutos.

Transcurrido este tiempo desmoldamos y dejamos enfriar los bizcochos totalmente sobre una rejilla.

Cuando estén fríos los envolvemos en papel film, y los guardamos toda la noche en la nevera. Yo aprovechando el frío madrileño los deje en la terraza de la cocina jejeje.


PREPARACIÓN DEL BUTTERCREAM:

Tamizamos el azúcar glass y la batimos junto con la mantequilla un par de minutos a velocidad lenta al principio y después a máxima velocidad hasta que la mezcla blanquee y aumente de volumen.

A continuación, añadimos el extracto de vainilla sin dejar de batir.

Por último, echamos el dulce de leche y el toffe en pasta. Batimos a máxima velocidad unos 7 minutos, cuando más batamos más cuerpo cogerá nuestro frosting.


MONTAJE DEL LAYER CAKE:

Sacamos los bizcochos de la nevera y con la ayuda de un cuchillo o de una lira, los igualamos. Es normal que al hornearlos suban más por un lado u otro, por eso es necesario igualarnos para que estén rectos y para que todos tengan la misma altura.

Sobre una base para tartas ponemos el primer bizcocho, con la ayuda de una cuchara ponemos unas tres cucharadas generosas de dulce de leche y con la ayuda de una espátula lo extendemos de manera uniforme por todas partes, desde el centro a los bordes. Es importante hacerlo con mucho cuidado ya que este bizcocho es muy delicado y podría romperse.

Colocamos la segunda base de bizcocho, apretamos un poco hacia abajo para que se pegue al dulce de leche y repetimos la operación anterior pero esta vez le pondremos buttercream en lugar de dulce de leche.

Ponemos la última base de bizcocho y aplastamos un poquito con las manos para que se asienten bien, como hemos hecho antes.

Comenzamos a cubrir la tarta. Ponemos buttercream en la superficie y con una espátula vamos extendiéndola hacia los bordes. Después, ponemos también por los lados y seguimos alisándola con la espátula.

Ésta es la primera capa, conocida como "tapa migas", por lo que es importante que sea fina. Cuando tengamos tapada toda la tarta con esta fina capa de frosting, la metemos en la nevera durante al menos una media hora para que endurezca. Así nos será más fácil trabajar después para terminarla.

NOTA: es importante que cada vez que cojamos buttercream, limpiemos la espátula con la que estamos trabajando, de esta forma evitaremos mancharlo con restos de bizcocho.

Transcurrido este tiempo, sacamos la tarta de la nevera, ponemos una generosa frosting-buttercream (es más fácil trabajar con mucha cobertura que con poca, la que nos vaya sobrando la podemos retirar perfectamente) por la superficie de la tarta y por los lados y volvemos a hacer lo mismo que anteriormente, con la ayuda de nuestra amada espátula empezamos a alisar los bordes lo mejor que podamos.

Para terminar con la decoración, yo opté por cubrir toda la superficie con una especie de flores, para las que utilicé una manga pastelera provista de una boquilla estrellada. Con paciencia y delicadeza conseguí este efecto tan bonito.

Espero que os gusten las tartas contundentes y sobre todo dulces porque ésta se lleva el premio a la dulzura y es que claro, la creadora tiene algo de eso jejeje. No dicen que los artistas plasmas su personalidad y carácter en sus obras....pues de igual manera lo hago yo en mis postres.

Un beso enorme y hasta la semana que viene.


Seguir leyendo

Mini Tartas de Galletas, Fresa y Chocolate sin Azúcar

jueves, 24 de noviembre de 2016


Qué difícil es aguantar las ganas de comerte un dulce cuando estás a dieta, ¿verdad? Seguro que todos conocéis esa sensación.

Pues así he estado yo toda la semana pasada, deseando que llegara el fin de semana para darme un homenaje, y es que ahora que he vuelto a las andadas de cuidarme,  tengo un día en el que como lo que quiero incluyendo un postre (aunque si lo pienso realmente sería capaz solo de quedarme con el postre y olvidarme del resto jejeje), a esto lo llaman “Cheat Meal” o “Comida trampa”, sirve para animarnos a seguir con la dieta y a liberar un poco la mente y el cuerpo con caprichos gastronómicos y de esta forma hacer más llevadera la rutina de comer sano.

A esto de que tengo un día de comer lo que quiero, me refiero a una comida o una cena, no todo el día, lo ideal sería hacerlo en la hora de la comida pero yo suelo hacer en la cena, lo sé, lo es lo más conveniente, pero es que disfruto más de la noche y por consiguiente de saltarme la dieta a la hora de cenar jejeje, yo siempre en contra de la norma, qué le vamos a hacer.

Pues bien, para esta semana, con eso de que no llevo mucho tiempo haciendo las cosas a “raja tabla”, por unas cosas o por otras aún no estoy al 100%, quería darme un capricho pero que no fuera de lo más calórico del mundo mundial, quería seguir un poco en la buena línea pero sin renunciar a mi adorado “Cheat  Meal”, por eso comencé a pensar en realizar un postre que no tuviera azúcares añadidos y que tuviera un poco menos de calorías, así me daba mi capricho semanal pero sin llegar a límites universales de calorías.

Tenía antojo de tarta, de una tarta de esas densas, con cuerpo y por supuesto con chocolate….justo en ese momento me acordé de la famosa y conocida en todas las casas del mundo “Tarta de galletas”, la quería y la necesitaba a partes iguales, así que…manos a la obra.

Para ello necesitaba ingredientes que no tuvieran azúcares añadidos, la receta tradicional, al menos la que hace mi madre lleva crema pastelera entre las capas de galletas pero para esta ocasión, iba a simplificar aún más la receta y solo iba a ponerle mermelada sin azúcar.

El resultado, os lo podéis imaginar, me supo a gloria, bueno a mí y a toda mi familia porque ya que me pongo a hacer….hago más de una para cada uno jejeje no vaya a ser que me quede con ganas de más y para un día a la semana que puedo disfrutar de un dulce no será.

En menos de quince minutos ya tenía preparadas las mini-tartas de galletas sin azúcar, contaba los minutos para que el chocolate cogiera un poco de cuerpo y poder hincarle el diente.

¡Saben maravillosamente bien!


INGREDIENTES:

  • Galletas tipo Digestive sin azúcar.
  • Mermelada de fresa Hero Diet.
  • 1/2 vaso de leche desnatada sin lactosa.
  • 3 cucharadas de leche desnatada sin lactosa.
  • 120 grs de chocolate con leche sin azúcar Valor.


ELABORACIÓN:

En un plato ponemos el vaso de leche, la cual debe de estar  a temperatura ambiente.

En el mismo, vamos mojando las galletas, las sumergimos poco tiempo para evitar que se rompan.

Colocamos la galleta mojada en la leche sobre una rejilla y sobre la misma ponemos un poco de mermelada de albaricoque sin azúcar, la extendemos bien sobre toda la superficie. Repetimos la operación tantas veces como queramos, según la altura que queramos que tengan nuestras mini-tartas.

 Yo puse cinco, ¡Me encantan los números impares!

Cuando hayamos alcanzado la altura deseada para nuestras tartas, las reservamos mientras preparamos la cobertura de chocolate con leche sin azúcar.

Para ello, ponemos el chocolate troceado en un bol apto para el microondas junto con las tres cucharadas de leche desnatada sin lactosa, introducimos en el micro durante intervalos cortos de tiempo, con el fin de que no se nos queme. Transcurridos estos tiempos, sacamos y removemos con la ayuda de una cuchara para que se funda por completo.

Cuando el chocolate se haya fundido y se haya integrado con la leche, ponemos una cucharada generosa sobre la superficie de galleta de nuestras tartas de galletas y mermelada, las cuales teníamos reservadas.

Cuando hayamos repartido el chocolate por todas las tartas, dejamos enfriar el chocolate.

Espero que seáis fuertes y podáis resistir la tentación de dejar que el chocolate se enfríe un poco, os puedo asegurar que resulta muy complicado, de hecho creo que éste es el único paso complicado de toda la receta.

Sencilla, ¿verdad? Pues si os pasa como a mí, que queréis daros un capricho con un poco menos de azúcar y menos calorías, aunque sé que tiene unas cuantas jejeje, aquí tenéis una receta ideal para ello.

Espero que os haya gustado, ya me contaréis si os animáis a hacerla.

Un beso enorme y hasta la próxima receta. Nos vemos el jueves amigos.

Seguir leyendo

Pastelitos Fit de Fresa y Chocolate

jueves, 17 de noviembre de 2016


Lo primero de todo es pediros disculpas porque el jueves pasado me fue imposible publicar receta. Un cúmulo de acontecimientos se pusieron en mi contra para evitar que lo hiciera, por eso quería pediros perdón, espero que no vuelva a pasar y os prometo que como cada jueves me tendréis por las redes con deliciosas y dulces recetas.

El domingo pasado tenía unas ganas terribles de dulce, y aunque el sábado tomé un desayuno delicioso con Olga de Olga en el País de los Cupcakes en Sucré, esto no fue suficiente para calmar mis ansias golosas.

Por esto me puse manos a la obra y empecé a inventar una receta dulce pero Fit a la vez, llevo unos días saltándome la dieta y los remordimientos ya empiezan a llamar a mi puerta. Necesitaba algo dulce, jugoso y por supuesto, con chocolate.

Me apetecía mucho utilizar alguno de los muchos moldes que tengo guardados por toda mi casa, y sí, cuando digo "por toda mi casa" es más que cierto, hasta en el armario de la habitación tengo alguno jejeje, la casa se me queda pequeña.

A las ganas de utilizar un molde diferente se unían las ganas de hacer algo dulce de tamaño pequeño, en plan cuco, que no tuviera que cortar ni partir, solo coger uno y disfrutar de él. Y de todas estas ideas surgieron estos "pastelitos Fit rellenos de mermelada y cubiertos de chocolate negro 0%".

La verdad es que son sencillos de hacer y quedan de lujo: tiernos, jugosos, con el tamaño ideal y con un sabor delicioso. Es que la combinación de fresa y chocolate es más que ideal, ¿verdad?.

Respecto al momento ideal para tomarlos, es lo que os digo siempre, para desayunar o a media mañana, quizá antes de entrenar también. Pero vamos, que ya sois unos expertos y no necesitáis estos consejos.

¿Os animáis a probarlos? 


INGREDIENTES PARA EL BIZCOCHO:

  • 4 huevos.
  • 4 claras pasteurizadas (110 grs).
  • 7 cucharadas soperas de harina de avena integral.
  • 1 y 1/2 cucharadita de edulcorante líquido.
  • Vainilla en polvo al gusto.
  • 1 cucharadita de levadura química en polvo.
  • Aceite de coco para engrasar el molde.

INGREDIENTES PARA EL RELLENO Y LA DECORACIÓN:

  • Mermelada de fresa HeroDiet.
  • 4 onzas de chocolate Negro 70% sin azúcar de la marca Valor.


ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 180º. Con la ayuda de una brocha, engrasamos ligeramente con aceite de coco el molde que hayamos elegido para la ocasión. Reservamos.

Separamos las yemas de las claras de nuestros cuatro huevos y echamos todas las claras en un bol. Dejamos las yemas en un bol y mezclamos las claras (las pasteurizadas y las de los huevos) y las batimos a punto de nieve. Cuando las tengamos bien firmes dejamos de batir y reservamos.

En el bol donde hemos apartado las yemas, añadimos el resto de ingredientes y mezclamos bien hasta que todos los ingredientes se integren y obtengamos una masa homogénea.

Con la ayuda de una espátula, añadimos poco a poco las claras a punto de nieve y mezclamos con movimientos suaves y envolventes para evitar que se bajen. Es importante que no pierdan el aire, así nuestros bizcochitos quedarán esponjosos.

Cuando tengamos la masa lista, la repartimos en nuestro molde, que ya teníamos engrasado y reservado. Horneamos durante unos 15 minutos.

Cuando estén cocidos y ligeramente dorados, sacamos del horno y desmoldamos. Los dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.


MONTAJE DE LOS PASTELITOS:

Cuando los pastelitos estén totalmente fríos, con la ayuda de un cuchillo, les hacemos tres pequeños agujeros en su base.

Preparamos una manga pastelera con una boquilla especial para relleno y la cargamos de mermelada de fresa HeroDiet.  Con cuidado vamos rellenando nuestros bizcochitos metiendo la boquilla de relleno en cada uno de los agujeros que previamente hemos hecho con la ayuda de la punta de un cuchillos.

Cuando estén todos rellenos, los colocamos sobre la rejilla y debajo de la misma colocamos una bandeja, ahora vamos a decorarlos con chocolate, de esta manera el chocolate sobrante caerá sobre la bandeja.

Colocamos el chocolate negro sin azúcar en una taza y la introducimos en el microondas, calentamos poco a poco, en intervalos cortos de tiempos, para evitar que el chocolate se queme, hasta que se derrita por completo. Cuando el chocolate esté listo, lo ponemos dentro de una manga pastelera desechable sin boquilla, cortamos la punta de la misma haciendo un agujero pequeño, para que salga el chocolate de manera delicada y en forma de hilos finos.

Decoramos nuestros bizcochitos con hilos de chocolate, tanto como nos guste. Yo puse mucho porque queda delicioso. Chocolatera hasta el fin, ¿qué le voy a hacer?

Y porque una imagen vale más que mil palabras, os dejo una foto del relleno. Creo que es la mejor manera para poner punto y final a la receta de hoy.


Un beso enorme amigos, gracias por estar ahí. Nos vemos el próximo jueves, que tengáis una semana estupenda!!!


Seguir leyendo

Flan Fit de Queso y Fresa

jueves, 3 de noviembre de 2016


El otro día me levanté con una ganas locas de comerme una dulce, pero claro, estábamos a mitad de semana y hasta el finde no puedo disponer de mi ansiado Cheat Meal, así que me puse a pensar en algo saludable y salió esta maravillosa receta.

Como todos sabéis, es importante que una vez a la semana le demos un descanso al cuerpo y sobre todo a la mente, de ahí el tema del "Cheat Meal" o comida trampa. Yo suelo dejarla, como os he dicho antes, para el fin de semana, son días más especiales y en los que pueden surgir planes en los que llevar a cabo la dieta puede resultarnos más complicado. Para mí supone una gran ayuda y una bocanada de aire fresco que me da fuerza para continuar en la búsqueda de mi objetivo.

Pero en casa somos todos muy dulzones, y por eso no suelo conformarme con un único día a la semana, por este motivo sigo con la elaboración de postres pero sin azúcar y sin grasas añadidas que son totalmente compatibles con la dieta. Y de verdad os digo amigos, que muchas de ellas no tienen nada que envidiar a cualquier otro dulce cargado de azúcar refinado o grasas varias.

Creo que cada vez me estoy haciendo mas experta y las recetas cada vez me salen más buenas y convincentes para mi delicado paladar. Os aseguro que pasan la prueba totalmente y que de esta forma la semana se hace mucho más llevadera, porque es cierto que el dulce y el azúcar crean adicción y yo tengo que confesarme totalmente adicta.

La receta que os traigo hoy es ligera y fresca y puede convertirse en un postre ideal para cualquier momento del día, incluso para comerte un trocito por la noche si te puede la ansiedad, ya que está libre de hidratos de carbono, así que este flan de queso puede convertirse en nuestro gran aliado, tenedlo en cuenta.

Entre los ingredientes vais a encontrar que he usado "Bolero", para los que no sepáis de qué os estoy hablando, deciros que se trata de saborizantes naturales sin azúcar y sin conservantes artificiales, ricos en vitamina C, que se disuelven facilmente en agua y que también pueden utilizarse en la elaboración de recetas, la variedad de sabores es muy amplia además de deliciosa. Podéis comprarlos en su web o en cualquier tienda de alimentación deportiva, tiene un precio muy económico. Os aconsejo que lo probéis, están de vicio!


INGREDIENTES:

  • 120 grs de queso fresco 0%.
  • 1 huevo.
  • 60 grs de claras pasteurizadas.
  • 1 cucharada de queso batido 0%.
  • 1 cucharadita de edulcorante líquido.
  • 1 cucharadita de Bolero sabor fresa.
  • 5 cucharadas de mermelada de fresa Hero Diet.

ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 180º y preparamos una bandeja de horno con agua, ya que nuestro flan de queso debemos cocerlo al Baño María. Colocamos dentro de la bandeja de horno con agua un molde de silicona alargado. Reservamos.

En un bol, echamos todos los ingredientes menos la mermelada y con la ayuda de la batidora trituramos bien hasta que todos los ingredientes se integren y obtengamos una mezcla cremosa y uniforme. Reservamos.

Echamos las cinco cucharadas de mermelada de fresa Hero Diet en el molde de silicona que teníamos reservado dentro de la bandeja de horno con agua y repartimos bien por toda su base. La idea es crear una cama de mermelada.

Cuando tengamos toda la mermelada bien extendida por la base del molde, añadimos con mucho cuidado la mezcla de ingredientes que habíamos triturado con la batidora por encima de la mermelada e introducimos en el horno durante aproximadamente 30 minutos o hasta que al pinchar el centro de nuestro flan de queso con un palillo, éste salga limpio.

Sacamos del horno y dejamos enfriar por completo dentro del molde. Cuando se haya enfriado, lo reservamos en la nevera hasta el momento de servirlo.

Para desmoldarlo, pasamos la punta de un cuchillo por los bordes del molde y damos la vuelta sobre la bandeja que hayamos elegido para su presentación.

A la hora de consumirlo, podemos añadirle frutas, siropes sin azúcar o incluso más mermelada, aunque yo tengo que confesar que lo comí tal cual y estaba delicioso. Me supo a gloria sin necesidad de más.

Y por supuesto, ni qué decir tiene que podéis usar el sabor que más os guste tanto de Bolero como de mermelada, eso queda a vuestro gusto, vamos que no tenéis excusa para no preparar esta delicia de flan.

Espero que os haya gustado, nos vemos la próxima semana. Besotes a todos.


Seguir leyendo

Bizcocho Fit de ChocoNut y Mantequilla de Cacahuete

jueves, 27 de octubre de 2016



Llevo mucho tiempo buscando la receta del bizcocho Fit perfecto.

Para mí los requisitos que debe reunir para poder calificarlo como perfecto, son básicamente tres: jugoso, esponjoso y tierno. Practicamente son sinónimos, aunque puedo diferenciarlos perfectamente en cuanto a una receta se refiere, seguro que me entendéis jejeje.

No sé porque se me estaba resistiendo y aunque todos los bizcochos que he hecho hasta ahora, hablando de bizcochos sin harina blanca y sin azúcares añadidos, están todos de vicio y me los como más que feliz, no llegaban al punto que yo quería como para poder meternos en dicha categoría.

Por unas cosas o por otras no me quedaban tan tiernos y esponjosos como a mí me gustan, por eso me puse a experimentar en mi cocina, aprovechando que había hecho un pedido y tenía algún que otro ingrediente que podía incluir en la receta y así darle un toque diferente.

Me apetecía mucho poder disfrutar de un buen trozo de bizcocho a la hora del almuerzo, últimamente estaba tomando solo fruta a esa hora y cuando llegaba la hora de la comida estaba que me subía por las paredes, siendo capaz de comer cualquier cosa, por eso necesitaba prepararme algún dulce que contuviera proteínas y por supuesto hidratos de carbono para poder mantener el hambre a raya.

Así que el fin de semana mi cocina se convirtió en un laboratorio reposteril y de ahí pude conseguir dar con la receta del bizcocho perfecto. Cuando salió del horno y enfrío un poco para poder desmoldarlo lo supe, al apretarlo ligeramente con los dedos estaba tan esponjoso que podía escuchar el sonido, seguro que sabéis a qué me refiero ¿verdad?

Ufff, solo de escuchar ese maravilloso sonido hubiera sido capaz de probarlo caliente, pero fui fuerte y esperé pacientemente hasta el día siguiente y, como os he dicho antes, la receta roza la perfección. Lo acompañé con un poco de mermelada y el resultado fue más que delicioso.

Ahí me veis amigos, disfrutando como una niña de mi trocito de bizcocho de NutChoc y mantequilla de cacahuete partido por la mitad y relleno de una ligera capa de mermelada de fresa Hero10 sin azúcar. De verdad os digo que tenéis que hacerlo sin lugar a dudas, os saciará y os ayudará a aguantar  la lucha constante con ese gusanillo que nos pide dulce a todas horas.

INGREDIENTES:

  • 150 grs de harina de avena.
  • 7 claras pasteurizadas.
  • 2 huevos enteros.
  • 1 cucharada de levadura química.
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico.
  • Un pizca de sal.
  • 1 y ½ cucharadita de edulcorante líquido.
  • 100 ml de leche desnatada sin lactosa.
  • 3 cucharadas de mantequilla de cacahuete de MyProtein.
  • 3 cucharaditas de NutChoc de MaxProtein.


ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 180º y preparamos un molde redondo de unos 20 cm de diámetro poniendo papel de hornear en su base. Engrasamos ligeramente las paredes del mismo con un poco de aceite de coco. Reservamos.

Separamos las yemas de las claras de los 2  huevos enteros y colocamos las claras  en el bol de la amasadora, la cual tendremos lista con el accesorio de varillas. Añadimos las otras 7 claras pasteurizadas y la pizca de sal y montamos a punto de nieve. Cuando las tengamos bien firmes, las echamos en un plato y reservamos.

En un bol mezclamos los ingredientes secos, es decir, la harina de avena, el bicarbonato sódico y la levadura. Reservamos.

Quitamos las varillas de nuestra amasadora y colocamos el accesorio para mezclar (la pala), en el bol echamos las yemas, el edulcorante líquido, la mantequilla de cacahuete y las cucharaditas de NutChoc, mezclamos bien. Como esta masa resulta muy consistente añadimos seguidamente la leche y batimos bien hasta que todos los ingredientes se integre.

Cuando hayamos obtenido una masa homogénea, añadimos los ingredientes secos y mezclamos bien.

A continuación y con la ayuda de una espátula, agregamos poco a poco las claras montadas a punto de nieve. Lo haremos con movimientos envolventes, muy despacio, para evitar que se bajen, es importante que nuestra masa tenga mucho aire, así nos quedará  un bizcocho muy esponjoso al hornear.

Cuando hayamos incorporado las claras a punto de nieve, ponemos nuestra masa de bizcocho en el molde que teníamos reservamos y horneamos durante 45 minutos. Transcurrido este tiempo, pinchamos en el centro nuestro bizcocho con un palillo, si éste sale limpio, nuestro bizcocho está listo.

Sacamos del horno, lo dejamos enfriar 10 minutos dentro del molde y acontinuación desmoldamos para dejarlo enfriar por completo sobre una rejilla.

Podemos comerlo solo o cortarnos un pedazo y partirlo por la mitad y rellenarlo de mermelada de nuestro sabor preferido, pero para mojarlo en una buena taza de café está más delicioso.


Ya sabéis que este bizcocho resulta ideal como desayuno o para media mañana por el tema de los hidratos de carbono, además de las grasas saludables y energía que nos aportan los cacahuetes.

Espero que os haya gustado y que os animéis a disfrutar de un dulce sin remordimientos.

Nos vemos la próxima semana, vemos a todos amigos.

Seguir leyendo

Cupcakes de Lacasitos

jueves, 20 de octubre de 2016


A quién no le gustan los Lacasitos, ¿verdad? Ummmm, me encanta coger unos cuantos y comérmelos a la vez. Sí, muchas veces me dicen que soy una exagerada pero eso de comerlos de uno en uno….vamos, que yo no le veo la gracia.

Lo que a mí me gusta es coger unos cuantos y comerlos a la vez, así el sabor a chocolate se hace más intenso.

Por eso y porque adoro los cupcakes, decidí combinarlos para celebrar el cumpleaños de mi prima. ¿Qué puede haber más rico que un cupcake relleno de chocolate y Lacasitos? ¡El sueño de cualquier niño pequeño! Y el mío también jejejeje.

La verdad es que siempre busco la excusa perfecta para hacer un dulce que haga feliz al homenajeado y a mí también, qué afortunada me siento.


INGREDIENTES PARA EL BIZCOCHO:

115 grs de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.
220 grs de azúcar blanco.
3 huevos M.
180 grs de harina.
1 cucharadita y media de levadura Royal.
120 ml de leche semidesnatada.
1 cucharadita de extracto de vainilla.
100 grs de Lacasitos partidos en trocitos.


INGREDIENTES PARA EL RELLENO Y LA DECORACIÓN:

Crema de cacao, yo uso la de Lidl.
Lacasitos.

INGREDIENTES PARA EL BUTTERCREAM DE CHOCOLATE:

250 grs de mantequilla sin sal.
325 grs de icing sugar.
60 grs de cacao en polvo sin azúcar.
2 cucharadas de leche semidesnatada.
200 grs de chocolate negro para fundir.


PREPARACIÓN DEL BIZCOCHO:

Precalentamos el horno a 180º grados y preparamos nuestra bandeja para cupcakes con 12 cápsulas de papel que hayamos elegido para la ocasión. Reservamos.

En un bol, tamizamos la harina, la levadura química. Reservamos.

En el bol de la amasadora, batimos la mantequilla con el azúcar hasta que se integren y la mezcla se aclare.

A continuación, añadimos los huevos, uno a uno, batiendo hasta que se incorporen. Incorporamos la mitad de la harina y batimos a velocidad baja hasta que se incorpore.

Seguidamente, agregamos la leche, mezclada con el extracto de vainilla y volvemos a batir.

Terminamos echando la otra mitad de mezcla de harina que nos falta y batimos a velocidad baja hasta que la mezcla sea homogénea.

En este momento, añadimos los Lacasitos cortados en trocitos y mezclamos bien con la ayuda de una cuchara de  madera hasta que estén bien repartidos por toda la masa.

Repartimos la mezcla en las cápsulas que teníamos reservadas con la ayuda de una cuchara para hacer bolas de helado.

Horneamos 20 minutos aproximadamente o hasta que un palillo salga limpio.

Sacamos del horno y dejamos enfriar los cupcakes en una rejilla hasta que se enfríen por completo.


 PREPARACIÓN DEL BUTTERCREAM DE CACAO:

Ponemos en un bol el chocolate negro y derretimos en el microondas poco a poco, en intervalos cortos de tiempo para evitar que se nos queme. Reservamos para que temple.

Tamizamos el icing sugar con el cacao y los colocamos en el bol de nuestra amasadora junto con la mantequilla y la leche. Batimos a velocidad baja un minuto, es importante tapar el bol con un paño limpio y húmedo para evitar de esta forma manchar toda la cocina de azúcar.

Transcurrido este tiempo, subimos la velocidad de la amasadora y batimos al menos otros 5 minutos a velocidad alta.

Añadimos el chocolate fundido a nuestro buttercream y mezclamos bien hasta que todos los ingredientes se integren. El buttercream se volverá cremoso y de color chocolate intenso. Reservamos.


MONTAJE DE LOS CUPCAKES:

Ponemos nuestra buttercream de cacao intenso en una manga pastelera con la boquilla elegida para la ocasión. Reservamos en la nevera.

Cuando los cupcakes se hayan enfriado por completo les hacemos un agujero con la ayuda de un descorazonador de manzanas y los vamos rellenando con una cucharadita generosa de crema de cacao con avellanas, yo le doy un golpe de calor en el microondas para que se vuelva más líquida y resulte más fácil rellenarlos.


Cuando tengamos rellenos todos nuestros cupcakes los vamos decorando con el buttercream de cacao, usando nuestra manga pastelera. Terminamos decorándolos con más Lacasitos.

¡¡Ummmmm, qué ricos estaban!! Duraron nada y menos y es que yo sería capaz de comerme dos ahora mismo, así a primera hora de la mañana y a empezar el día con energía jejeje.
Un beso a todos, nos vemos el próximo jueves.


Seguir leyendo

Cheesecake Fit de Limón

jueves, 13 de octubre de 2016


El descubrimiento de esta tarta de gelatina y queso ha marcado un antes y un después en mi vida, ahora sí puedo disfrutar de una deliciosa tarta de queso sin remordimientos y sobre todo con un sabor tan bueno como cualquier otra tarta repleta de grasas y azúcares añadidos.

Esta vez he aprovechado que tenía una gelatina de limón y que a su vez me apetecía disfrutar de un postre fresco.

Encender el horno me daba una pereza enorme, pero a su vez me moría por un trozo de tarta, esto de empezar de nuevo con la dieta y cortar el grifo del dulce es complicado después de un largo verano de excesos. Por este motivo, he decidido hacerlo poco a poco y darme un capricho, pero un capricho sin remordimientos, por eso esta tarta es más que ideal.

Jugosa, densa, con su deliciosa y húmeda base de galletas, fresca y con un ligero sabor a limón se convierte en una tentación constante, de esas que no paran de llamarte desde la nevera, creo que sabéis a qué me refiero, ¿verdad?

Así que amigos, os traigo una receta perfecta para disfrutar de una tarta con todas sus letras y con menos calorías, ¿A quién le pongo un trozo?

INGREDIENTES PARA LA BASE:

200 grs de galletas sin azúcar integrales.
8 cucharadas de leche desnatada sin lactosa.

INGREDIENTES PARA EL RELLENO:

400 ml de nata ligera.
125 ml de agua.
250 grs de queso crema light.
1 sobre de gelatina sin azúcar sabor limón.
1 y 1/2 cucharadita de edulcorante líquido.

PREPARACIÓN:

Preparamos un molde desmoldable poniendo panel de hornear en la base. Reservamos.

En el procesador de alimentos trituramos las galletas. Cuando las tengamos trituradas por completo, las echamos en un bol y la mezclamos con las cucharadas de leche. Mezclamos bien hasta obtener una mezcla similar a la arena mojada.

Colocamos la mezcla de galletas y leche en el molde que teníamos reservamos y repartimos de manera uniforme por toda la superficie, es importante presionar bien y que quede bien prieta. Cuando la tengamos perfecta, reservamos en la nevera para que la base de galletas adquiera mayor consistencia.

Mientras tanto, calentamos un poco el agua en el microondas, sin que rompa a hervir, tan solo necesitamos calentarla. Echamos el sobre de gelatina en el agua y con la ayuda de una cuchara mezclamos bien hasta que la gelatina se disuelva por completo. Reservamos para que baje de temperatura y se temple.

En el bol de la amasadora echamos el queso crema, el edulcorante líquido y la nata y batimos hasta que todos los ingredientes se integren. Cuando veamos que no hay ningún grumo, añadimos la gelatina disuelta en agua que teníamos reservada y que tiene que estar templada para evitar que el cambio brusco de temperatura nos estropee la mezcla, volvemos a mezclar bien hasta que la gelatina de limón me integre bien con el resto de ingredientes.

Ahora que tenemos nuestro relleno listo, sacamos nuestra base de galleta de la nevera y sobre la misma repartimos nuestra mezcla de manera uniforme e introducimos en la nevera como mínimo ocho horas, aunque lo ideal sería dejarla toda la noche.

Para decorar podemos utilizar cualquier fruta fresca, yo para esta ocasión he elegido arándanos, estoy enamorada de estos pequeños.

Espero que os haya gustado esta tarta, os puedo asegurar que si la probáis repetiréis más que seguro. Además, con los calores que sigue haciendo se convierte en el postre ideal para refrescarnos y disfrutar de un dulce sano.

Un beso  fuerte amigos y hasta el próximo jueves.

¡Gracias por estar ahí!

Seguir leyendo