Páginas

Bizcocho de Limón y Semillas de Amapolas sin Azúcar

jueves, 19 de abril de 2018


Mi amor por los bizcochos es muy grande y en gran parte se la debo a mi madre. Desde que recuerdo, en mi casa siempre ha habido un bizcocho recién horneado en la cocina, el sabor iba variando pero cada semana podíamos merendar un buen pedazo de bizcocho casero.

Y por eso, ahora siempre que puedo me pongo manos a la obra y preparo uno, pero adaptando los ingredientes, así nos comemos un trozo de bizcocho, disfrutamos y no tenemos cargo de conciencia ni remordimientos.

Por eso, la receta que os traigo hoy es sin azúcar. Es verdad que podría haber adaptado aún más para ajustar las calorías y que fuera aún más saludable pero bueno, quería hacer un bizcocho un poco más asequible para mi familia y para empezar a guiarles por el buen camino es mejor ir poco a poco.

Se prepara en un periquete y queda tan rico que bien merece la pena prepararlo en casa. Además, guardado en una lata, dura perfectamente una semana o incluso se puede congelar en trozos y en bolsas para congelados y disfrutar de él como recién salido del horno.

No hay excusas para no hornear en casa, aprovechemos antes de que empiece el calor horrible sin avisar, entonces sí que será todo un reto encender el horno.


INGREDIENTES: 

  • 4 huevos grandes.
  • 175 ml de aceite de girasol.
  • 250 grs de harina.
  • 10 grs de levadura química.
  • 200 ml de buttermilk preparado con leche desnatada.
  • 2 cucharaditas de edulcorante liquido.
  • 1/4 cucharadita de esencia de limón.
  • 1 cucharada de semillas de amapola.
  • 1 pizca de sal.

PREPARACIÓN:

Precalentamos el horno a 180º y preparamos un molde para Bundt Cake de silicona, de esta forma evitamos tener que usar algo para engrasar sus paredes. Reservamos.

En el bol de la amasadora, batimos los huevos junto con el edulcorante. Añadimos el aceite y el buttermilk* y mezclamos bien durante unos minutos hasta que todos los ingredientes se integren y adquieran volumen.

Incorporamos la esencia de limón y las semillas de amapola y volvemos a batir. Por último, echamos el harina y la levadura (previamente tamizadas) y mezclamos un poco, lo justo para que se incorporen ambos ingredientes.

Vertemos la mezcla en nuestro molde de Bundt Cake que teníamos previamente reservado y horneamos durante 20 minutos o hasta que al pinchar nuestro bizcocho con un palillo, éste salga limpio.

Sacamos del horno y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.

Ahora, una vez frío, podemos disfrutar de una merienda o de un desayuno delicioso y sin azúcares añadido. 

Espero que os guste y os pongáis a ello, toda vuestra casa olerá a gloria, os lo aseguro.

Un beso enorme, nos vemos el jueves amigos. Gracias por estar ahí.

Seguir leyendo

Magdalenas de Nata

jueves, 12 de abril de 2018


Hoy publico una receta que preparé en especial para mi padre. Y es que a él le encanta desayunar magdalenas y en casa mi madre, en ocasiones, tiende a comprarlas. Así que para saber lo que se lleva a la boca, decidí preparar estas maravillosas Magdalena de Nata.

Y es que el sabor es delicioso, saben a magdalenas de verdad, como las antiguas de pueblo. Esas que ahora cuesta encontrar y que para nada puedes comprar en las estanterías de una gran superficie. Quedan con una textura increíble, ligera, tierna y jugosa y acompañando al café de la mañana son el bocado perfecto para empezar el día con energía.

Vamos con la receta de estas maravillosas pequeñas:

INGREDIENTES:

  • 350 gr. de harina de todo uso.
  • 250 gr. de azúcar blanca.
  • 250 gr. de aceite de girasol.
  • 100 gr. de nata líquida para montar
  • 16 grs de levadura química.
  • 4 huevos.

ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 180º y preparamos nuestra bandeja para cupcakes poniendo las cápsulas elegidas para la ocasión, yo elegí éstas más rígidas que son para morir de amor. Reservamos.

Para hacer esta receta vamos a utilizar también la bandeja para cupcakes,  este es el secreto para que el molde de papel no se abra y la magdalena crezca mucho hacia arriba, yo lo utilizo siempre.

En el bol de la amasadora, batimos los huevos y el azúcar hasta que blanqueen.

Añadimos la nata y el aceite de girasol, y batimos otros 3 minutos bajando un poco la velocidad. 

En este momento, añadimos la harina y la levadura y batimos durante unos segundos, el tiempo justo para que se integre bien, nada más. 

Dejamos reposar la masa 10 minutos.

Transcurrido este tiempo de reposo, y con la ayuda de una cuchara para hacer bolas de helado, repartimos la masa en moldes de papel que teníamos preparados en la bandeja para cupcakes, hasta llenar 3/4 partes. . 

Para terminar, espolvoreamos la superficie de las magdalenas generosamente con azúcar.

Introducimos en el horno unos 15 minutos hasta que se doren y queden hechas por dentro, para ello, podemos pinchar las magdalenas con un palillo, si éste sale limpio es que las magdalenas están listas.

Sacamos del horno y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla hasta su consumo


Y hasta aquí la receta de hoy, espero que os haya gustado tanto como a mí volver en el tiempo a las recetas de siempre, las tradicionales, las que nuestras abuelas preparaban en casa y hacían que nuestras mañanas supieran a amor.

Pues ahora me toca darle amor a las personas que quiero y que me rodean preparando cosas ricas, sanas y con productos totalmente saludables. ¿Os animáis?

Un beso fuerte a todos y hasta el próximo jueves amigos.

Seguir leyendo

Bombones de Mantequilla de Cacahuete y Oreo Fit

jueves, 5 de abril de 2018



Hoy os traigo otra receta deliciosa, de esas que puedes comer sabiendo que todos los ingredientes que lleva son saludables y aunque son calóricas, las podemos comer sin cargos de conciencia. Yo las guardo para mi "comida libre" y las disfruto como una loca.

Para esta vez he añadido Oreo Fit de MaxProtein a la capa de mantequilla de cacahuete y proteína, el resultado es espectacular, ya que la combinación de texturas me parece un gran acierto y el sabor....inmejorable.

Como siempre os digo, son rápidas, sencillas y el resultado.......espectacular. No dejéis de hacerlas en casa y sorprender a vuestros invitados con estos maravillosos "Bombones Fit", en los que por supuesto, no podía faltar mi amada Peanut Butter.

INGREDIENTES:

250 grs de Chocolate con leche sin azúcar Valor.
2 cucharaditas de aceite de coco.
1 taza de mantequilla de cacahuete MyBodyGenius.
4 cucharadas de proteína en polvo sabor vainilla.
6 galletas oreo Fit de MaxProtein

ELABORACIÓN:

Para esta receta vamos a utilizar moldes de silicona para hacer cupcakes. Reservamos.

En un cazo, ponemos al baño María el chocolate con leche sin azúcar y el aceite de coco. Con la ayuda de una cuchara removemos para ayudar a que se fundan.

Cuando ambos ingredientes se hayan fundido y mezclado por completo, ponemos una cucharada de la mezcla en la base de los moldes para cupcakes de silicona e introducimos en el congelador hasta que el chocolate adquiera consistencia.

Mientra tanto, trituramos las oreo Fit en el procesador de alimentos hasta obtener trocitos pequeños de galletas, no queremos que se nos queden como harina, mejor que tenga pedazos para notarlos al comer el bombón. Reservamos.

En un bol mezclamos la mantequilla de cacahuete con la proteína en polvo. La idea es ir añadiendo poco a poco la proteína con el fin de adquirir la consistencia adecuada, la cantidad de proteína necesaria dependerá de los líquida que sea vuestra mantequilla de cacahuete. La consistencia adecuada es aquella que al coger con una cuchara no se caiga por sí sola, similar a una masa de cookies.

Añadimos los trocitos de galleta oreo a nuestra mezcla de mantequilla de cacahuete y proteína y mezclamos bien con la ayuda de una cuchara hasta que ambas mezclas se integren.

Sacamos nuestros moldes de silicona del congelador y sobre la base de chocolate colocamos, con la ayuda de una cuchara, un bola de la mezcla de mantequilla de cacahuete y galleta, intentamos extenderla lo mejor posible para que llegue a todas partes. Por último, cubrimos cada bombón con más chocolate fundido para que no se vea el cacahuete y quede lo más liso posible. Volvemos a meter en el congelador hasta que endurezca.

Para disfrutar de ellos, solo tenemos que desmoldar y comer.


Os puedo asegurar que os costará un mundo comer solo uno. Es probarlos y sentir una necesidad incontrolable de comer más y más.

Espero que os guste y que como a mí, la tentación os pueda.

Besos y hasta la próxima receta. Nos vemos el jueves amigos.

Seguir leyendo

Caracolas de Crema Pastelera y Pasas

jueves, 22 de marzo de 2018



Cómo me gusta trabajar las masas, es algo que me parece tan mágico que lo disfruto como la que más.

Ver como dejas levar una masa y al cabo de unas horas duplica su volumen es algo que me apasiona. Es algo tan bonito.......no sé si sabéis a lo que me refiero pero yo, de verdad os lo digo, hasta me emociono y con la receta de hoy la emoción fue más que máxima.

Conforme pasaba el tiempo mis caracolas crecían y se hacían cada vez más bonitas, pero tan bonitas que para mí eran perfectas, cada vez que las miraba más me enamoraba de ellas. Y os prometo que las fotos no les hacen justicia porque en "las distancias cortas" aún eran más perfectas.

Sé que pensaréis que soy una loca, pero estaban creciendo tan uniformes y divinas que no paraba de mirarlas y cuando las saqué del horno y las bañé en su almíbar de licor de naranja para que brillaran, aún quedaron mejor. No imagináis los paseos que se dieron por toda mi casa para enseñárselas a mi familia, estaba tan orgullosa de ellas que nadie podía quedarse sin verlas.

Pero no solo que queda en el aspecto, cuando las probé fue amor puro, quedan tan buenas, con un sabor que se asemeja mucho al roscón de Reyes, y el truco está en la ralladura de naranja. Pero la combinación de crema y pasas al licor es brutal, no lo cambio por nada.

Creo que ésta es una de las mejores recetas que he preparado nunca. Es cierto que es laborioso, más que nada por la espera de tiempos, pero el resultado merece la pena con creces. No os desaniméis y hacedlas en casa, veréis como ganan por goleada a cualquier caracola que podáis encontrar en cualquier pastelería. Yo os animo mil a que os sorprendáis como yo.


INGREDIENTES PARA LA CREMA:

  • 250 ml de leche entera.
  • 60 grs de azúcar.
  • 2 yemas de huevo.
  • 20 grs de Maicena.


INGREDIENTES PARA LA MASA:

  • 300 grs de harina de fuerza.
  • 8 grs de levadura fresca.
  • 30 grs de azúcar.
  • 15 grs de miel.
  • 12 ml de leche entera tibia.
  • 8 ml de zumo de limón.
  • 25 grs de mantequilla en pomada.
  • 1 huevo + 1 huevo para pincelar.
  • 1 pizca de sal
  • Ralladura de 1 naranja.
  • 1 vasito de licor de naranja.
  • 70 grs de pasas.


INGREDIENTES PARA EL ALMÍBAR:

  • 50 grs de azúcar.
  • 25 ml de agua
  • 3 cucharadas de licor de naranja.


ELABORACIÓN:

Comenzamos la preparación de nuestras caracolas, preparando la crema pastelera.

Para ello, ponemos a calentar la leche junto con el azúcar. Separando un poco de la misma para diluir la Maicena. Reservamos.

En bol a parte, batimos las yemas. Cuando las tengamos bien batidas, añadimos la mezcla de leche y Maicena y removemos bien.

Cuando la leche esté a punto de hervir, retiramos del fuego y, poco a poco, sin dejar de remover con unas varillas, vertemos la preparación de las yemas. Cuando la hayamos agregado toda, ponemos de nuevo el cazo al fuego y, removiendo continuamente, esperamos hasta que espese y adquiera una textura algo más densa que la de las natillas.

Retiramos del fuego y dejamos enfriar nuestra crema, es importante taparla con film transparente de modo que esté en contacto con la superficie de la crema para que no haga costra, y reservamos hasta que enfríe completamente.

Ahora vamos a preparar la masa de nuestras caracolas. Mezclamos la leche con el zumo de limón y dejamos que repose durante unos quince minutos. Transcurrido este tiempo, removemos un poco y le agregamos la levadura para que se deshaga. Incorporamos la miel, le huevo batido y la ralladura de naranja, mezclamos bien con lo anterior.

Ahora, echamos nuestra mezcla en el bol de la amasadora, a la que le habremos puesto el gancho para masas, agregamos la harina poco a poco sin dejar de batir a velocidad suave, junto a la sal y el azúcar, hasta que se forme una masa. 

Por último echamos la mantequilla en trozos pequeños, volvemos a mezclar bien hasta que obtengamos una masa elástica y brillante.

Formamos una bola con la masa, la colocamos en un cuenco ligeramente engrasado, la cubrimos con film transparente y la dejamos fermentar hasta  que duplique su volumen.


FORMADO DE LAS CARACOLAS:

Cuando la masa haya duplicado su volumen, la volcamos sobre una superficie enharinada y la apretamos con las manos para sacarle todo el gas. La estiramos con un rodillo hasta formar un rectángulo de 1 cm de grosor.

Sacamos la crema pastelera de la nevera y con la ayuda de una espátula la extendemos por toda la superficie, al igual que las pasas escurridas, las cuales habremos macerado previamente en el vasito de licor de naranja durante 1 hora.

Enrollamos la masa sobre sí misma por la parte más larga de manera que forme un rulo. Con un cuchillo, cortamos las caracolas de unos dos dedos de grosor y las vamos colocando sobre una bandeja de horno forrada con papel vegetal. Pincelamos las caracolas con huevo y la dejamos fermentar durante 1 hora más o hasta que dupliquen de volumen. 

Transcurrido este tiempo, volvemos a pincelar con huevo y horneamos 180º hasta que se doren, unos 20 minutos aproximadamente.

Mientras las caracolas están en el horno, vamos a preparar el almíbar. En un cuenco, llevamos a ebullición el azúcar junto con el agua y el licor de naranja hasta que espese y quede denso.

Nada más sacar nuestras caracolas del horno, pincelamos con el almíbar caliente. Dejamos enfriar antes de consumir.


Recién salidas del horno, fue tal el amor que sentí, que no pude resistir la tentación de hacerles un montón de fotos, desde donde las mirara.....más bonitas me parecían.

Un beso enorme amigos, nos vemos a vuelta de Semana Santa, estaré fuera y no publicaré receta pero a la vuelta compartiremos más "dulcerías".

¡¡¡Disfrutad amigos!!!

Seguir leyendo

Bombón Saludable Triple Sabor (Dátiles, Cacahuete y Chocolate)

jueves, 8 de marzo de 2018


¡Cuánto me gusta el chocolate y las chocolatinas! Cada vez que disfruto de una soy más consciente de lo loca que me vuelve el chocolate y que para mí es el mejor sabor del mundo mundial, nada puede igualarlo y mucho menos superarlo.

Podría alimentarme a base de chocolate, os prometo que no estoy siendo exagerada, es tal la adicción que siento por este alimento que llego a esos extremos jajaja.

Como bien sabéis los que me seguís, sigo realizando recetas de "Chocolatinas Saludables" y la de esta semana lo tiene todo: chocolate, mantequilla de cacahuete, proteína y fruta. Para mí ha resultado una combinación perfecta de sabores y texturas, por eso sé que volveré a repetir esta receta en más de una ocasión, en casa han triunfado y no paran de pedirme más, cuando saben que se acabaron al día siguiente de hacerlas.

Lo que quiero dejar claro es que por decir que son "saludables", esto no significa que no engorden y que nos podamos comer todas las que queramos sin problema. ¡Nooooo! Estas chocolatinas tienen calorias, y bastantes jajaja, lo que son es saludables, lo que significa que están elaboradas con ingredientes buenos para nuestro cuerpo, no contienen azúcares añadidos, salvo los presentes en la fruta (en este caso), están llenitas de proteínas y de grasas saludables. Por este motivo las denomino "saludables" y se pueden convertir en una opción más que perfecta para disfrutar frente a todas las porquerías que podemos encontrar en la sección de chocolates/cholatinas de los supermercados.

Además, como siempre os digo, son sencillas, rápidas de preparar y para colmo están de vicio. Animaos a prepararlas y dejaros sorprender por esta delicia.

PARA 9 BOMBONES/CUPS

INGREDIENTES PARA LA PRIMERA CAPA:

  • 1 taza de dátiles sin hueso.
  • 1/2 taza de cacahuetes naturales.


INGREDIENTES PARA LA CAPA CENTRAL:

  • 1/2 scoop de proteína sabor vainilla.
  • 1 taza de mantequilla de cacahuete de MyBodyGenius.


INGREDIENTES PARA LA TERCERA CAPA:
  • 300 grs de chocolate con leche sin azúcar añadido de Valor.


ELABORACIÓN:

En un bol ponemos en remojo los dátiles, durante al menos 30 minutos. Transcurrido este tiempo, los escurrimos bien y los echamos junto con los cacahuetes en un procesador de alimentos. Trituramos bien hasta que obtengamos una mezcla homogénea.

Repartimos una capa en nuestros moldes de silicona para cupcakes, con la ayuda de una cucharilla alisamos bien para que la capa quede lo más lisa posible. Intriducimos en el congelador durnate al menos 30 minutos.

Mientras la primera capa reposa en el congelador, vamos a preparar la siguiente. Para ello, ponemos en un bol la proteína de vainilla y la mantequilla de cacahuete, mezclamos con la ayuda de una cuchara hasta que la masa adquiera consistencia y ambos ingredientes se integren. 

Cuando tengamos esta capa lista, sacamos nuestra cápsulas del congelador y sobre la base de dátiles y cacahuetes, echamos una capa generosa de nuestra masa de mantequilla de cacahuete y proteína. Alisamos con una cucharilla para que la superficie quede lo más lisa posible. Volvemos a introducir en el congelador hasta que solidifique.

Cuando tengamos nuestras cups congeladas, vamos a terminar de elaborarlas preparando la última capa (la de chocolate), para ello, ponemos el chocolate troceado en un bol apto para el microondas y derretimos en intervalos cortos de tiempo hasta que el chocolate se funda por completo.

Repartimos el chocolate sobre nuestros bombones, cubriendo por completo cada uno de ellos. Introducimos en el congelador hasta que el chocolate adquiera consistencia.

Os recomiendo que antes de degustarlos, los saquéis unos 10 minutos antes del congelador, de esta forma, además de que serán más fáciles de comer, los sabores se intensificaran y los disfrutaréis mejor.

Son un puro vicio y os aseguro que si los hacéis pasaréis a pensar, como yo, que podríais alimentaros a base de estas pequeñas y deliciosas cups saludables.

Besos dulces y hasta la próxima receta amigos.

Seguir leyendo

"Twix" Saludables, Mi Versión Más Deliciosa

jueves, 1 de marzo de 2018


Ummm solo de ver la foto al redactar la receta de hoy no puedo más que relamerme y es que esta receta hay que incluirla entre las Top más Top, porque están de vicio total.

Siguiendo en la búsqueda de la chocolatina perfecta, sin ingredientes que sean de lo peor en el mercado, este fin de semana disfruté de mis "Twix Saludables" en mi comida libre. Disfrute tanto tanto que me comí dos del tirón y es que quedan tan perfectas que resistirse resulta imposible.

Y es que son perfectas por muchas razones, por los ingredientes que contienen y por supuesto por lo deliciosas que están. Quedan suaves, crujientes, ligeras, dulces pero no empalagosas y tanto la combinación de sabores como de texturas hacen de estas pequeñas "Cups" una tentación irresistible, sobre todo para chocoadictos dulceros como yo.

Se hacen en nada de tiempo, casi no se manchan cacharros varios y son más que fáciles de hacer. Es decir, que no existen excusas para no hacer tus propias chocolatinas en casa, sabiendo lo que comes  y disfrutando de un dulce realmente bueno.

INGREDIENTES PARA LA COPA DE CHOCOLATE:

  • 300 grs de chocolate con leche sin azúcar  Valor.


INGREDIENTES PARA LA CAPA DE CREMA BLANCA:

  • 1 taza de harina de almendra.
  • 3/4 taza de harina de coco.
  • 1/4 taza de sirope de ágave.
  • 1/2 taza de leche de almendras sin azúcares añadidos.


INGREDIENTES PARA LA CAPA DE CARAMELO:

  • 1/2 taza de mantequilla de cacahuetes de MyBodyGenius.
  • 1/2 taza de sirope de Ágave.
  • 1 cucharada de aceite de coco derretido.


ELABORACIÓN:

Elegimos nuestros moldes para hacer nuestras chocolatinas, en mi caso han sido moldes de silicona para cupcakes. Reservamos.

En un bol apto para el microondas, derretimos 150 grs del chocolate con leche sin azúcar y lo repartimos por los moldes para cupcakes que teníamos reservados, poniendo  también por los lados hasta que estén completamente cubiertos de chocolate. Refrigerar en el congelador..

Mientras que el chocolate se endurece, preparamos la capa  de crema blanca. Para ello, combinamos todos los ingredientes en un bol grande, mezclamos bien hasta que obtengamos una masa homogénea y fácil de moldear con las manos. Si la masa es demasiado gruesa y se desmenuza con facilidad, podemos agregar un poco más de leche, hasta obtener una textura adecuada.

Sacamos nuestros moldes del congelador y llenamos cada cápsula hasta la mitad con el relleno de crema blanca. Una vez hecho esto, refrigeramos de nuevo.

Mientras, vamos a por nuestro penúltimo paso. Vamos a preparar la capa de caramelo, para esto, ponemos los ingredientes en un bol apto para el microondas y los calentamos durante unos 30 segundos. Sacamos del micro y batimos muy bien hasta que todos los ingredientes se integren. Dejamos enfriar y esperamos a que espese.

Una vez que el caramelo se haya enfriado y espesado, vertemos en nuestras cápsulas de chocolate sobre la capa de crema blanca. Refrigeramos de nuevo hasta que esté firme.

Para terminar, derretimos el resto del chocolate con leche sin azúcar y cubrimos nuestros bombones. Volvemos a meterlos en el congelador hasta el momento de disfrutarlos.

Os aconsejo que antes de comeros uno, lo saquéis al menos diez minutos antes, de esta manera la capa de caramelo se  pondrá blandito y al morder el bombón disfrutaréis de una deliciosa combinación de sabores y texturas.

Nos vemos el próximo jueves, ya estoy pensando qué otra receta inventar. Besos a todos.

Seguir leyendo

Cookies Veganas de Chocolate

jueves, 22 de febrero de 2018



La receta de hoy os prometo que es para chuparse los dedos, tenéis que probarla sí o sí.

Me animé a hacer estas cookies veganas porque mis compañeras de mi escuela de Pole Dance, me sigue en las distintas redes sociales y cada vez que nos vemos me hacen algún comentario delicioso acerca de mis recetas y mis postres.

Por este motivo y por sus ánimos y apoyo, tenía que preparar algo para que lo probaran, que con las fotos no es suficiente. Pero da la casualidad que una de las chicas es vegana así se me presentó la ocasión perfecta para meterme en la cocina y preparar algo nuevo para mí.

El resultado es más que perfecto y para nada tienen que enviar estas cookies veganas a cualquier otra galleta que lleve entre sus ingredientes alguno de origen animal. El sabor es increíble, quedan tiernas y jugosas, blanditas  como un bizochito y con un sabor intenso a chocolate puro, por eso son perfectas para los amantes chocolateros, como es mi caso.

Se preparan en nada, son sencillas y aguantan perfectamente unos cinco días guardadas en un bote hermético, aunque os puedo asegurar que resulta muy muy difícil que duren tanto sin ser devoradas antes.

INGREDIENTES:

  • 200 grs de chocolate negro 82% cortado a trozos pequeños de la marca Valor.
  • 150 grs de margarina vegetal en pomada.
  • 120 grs de azúcar moreno.
  • 60 grs de azúcar blanco.
  • 150 grs de harina blanca.
  • 50 grs de cacao desgrasado Valor.
  • 60 ml de agua.
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla.
  • 1 cucharadita de levadura química en polvo.
  • 1 pizca de sal.


PREPARACIÓN:

Precalentamos el horno a 180º y preparamos nuestra bandeja para galletas poniendo papel vegetal en el fondo. Reservamos.

En el bol de la amasadora, mezclamos la margarina con los dos tipos de azúcar. 

A continuación, en un plato, tamizamos la harina, el cacao y la levadura química, la pizca de sal y  lo agregamos a la mezcla de margarina y azúcar.

Por último, añadimos los trocitos de chocolate negro, el agua y el extracto de vainilla. Volvemos a mezclar hasta que nos quede una masa uniforme y todos los ingredientes estén bien integrados.

Con la ayuda de un par de cucharas vamos haciendo bolitas de masa y las colocamos en la bandeja que teníamos previamente preparada con el papel vegetal en el fondo, es importante dejar espacio entre las galletas, ya que con el calor del horno aumentan el tamaño. 

Introducimos las galletas en el hornos durante aproximadamente 12 minutos o hasta que se doren los bordes, es importante tener cuidado de que no se nos quemen, a mí una de las tandas me quedó más morena jajaja.

Transcurrido este tiempo, sacamos del horno y dejamos enfriar las galletas en una rejilla.


La dejamos enfriar si sois capaces de aguantar la tremenda tentación de no comerlas calientes, el olor será pura provocación. ¡Os lo advierto!

Un beso fuerte y hasta la próxima semana amigos.

Seguir leyendo