Páginas

Fitcocho con Láminas de Manzana

jueves, 20 de abril de 2017


En nuestra casa nos encanta la fruta, sé que no podría vivir sin ella. Por eso, los postres con fruta también son de nuestros preferidos.

Todos sabemos lo jugosos que quedan los bizcochos cuando se les añade fruta, por eso me apetecía mucho introducir una variable a mis bizcochos mañaneros, eso que me hacen despertar de mejor humor. Y la verdad es que cuando le das un mordisco a este bizcocho las láminas de manzana hacen que quede realmente tierno y sabroso.

Por si solo queda muy rico, aunque yo luego me animo y le añado mis “toppings” preferidos, los que me seguís ya conocéis mis gustos jejeje. Y es que adoro desayunar, para mí es el mejor momento del día, lo disfruto como la que más.

Lo bueno de este bizcocho es que se mantiene perfecto en la nevera durante toda una semana, por eso es ideal para mí. Lo preparo y tengo desayuno para todos los días y como cada mañana lo acompaño de algo diferente, parece que tengo desayuno diferentes cada día.

INGREDIENTES:

  • 150 grs de harina de avena.
  • 7 claras pasteurizadas (210 grs aproximadamente).
  • 2 huevos enteros.
  • 1 cucharada de levadura química.
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico.
  • Una pizca de sal.
  • 1 y ½ cucharadita de edulcorante líquido.
  • 100 ml de leche desnatada sin lactosa.
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta.
  • 4 manzanas reinetas (1 para decorar).


ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 180º y preparamos un molde cuadrado para “Brownie” poniendo papel vegetal en su base. Reservamos.

En un cuenco, separamos las claras de las yemas de los dos huevos enteros. Reservamos las yemas y echamos en el bol de la amasadora las dos claras más las otras claras pasteurizadas.

Montamos a punto de nieve con la ayuda de las varillas. Cuando éstas hayan alcanzado la firmeza correcta, las reservamos en un bol.

Ahora toca mezclar los ingredientes secos junto con las yemas que teníamos reservadas y la leche desnatada sin lactosa. Mezclamos bien hasta que todos los ingredientes se integren.

Cuando hayamos obtenido una mezcla homogénea, vamos añadiendo poco a poco las claras montadas a punto de nieve, esto lo haremos con la ayuda de una espátula y con movimientos suaves y envolventes, la idea es que la masa tenga mucho aire para que nuestro bizcocho quede muy esponjoso.

Por último, pelamos las manzanas y las cortamos en láminas finas. Añadimos tres de las cuatro manzanas a la masa (la otra la vamos a reservar para decorar nuestro bizcocho) y mezclamos bien para repartirla de manera uniforme.

Echamos nuestra masa en el bol que teníamos reservado, por último, colocamos por encima la otra manzana que teníamos reservada como más nos guste a modo de decoración.

Metemos en el horno durante 20 minutos aproximadamente. Transcurrido este tiempo, pinchamos nuestro bizcocho con un palillo, si éste sale limpio es que nuestro bizcocho está perfecto.
Sacamos del horno y dejamos enfriar por completo antes de consumir.

Ahora ya podéis disfrutar cada mañana de este delicioso y jugoso bizcocho, recordad que con una buena taza de té o café es el acompañamiento perfecto para empezar el día con buen pie.

Un besazo enorme y feliz semana, nos vemos en siete días con una nueva receta.

¡Hasta pronto amigos!


Seguir leyendo

Red Velvet Oreo Cupcakes

jueves, 13 de abril de 2017


La verdad es que desde que los probé por primera vez, hará ya un par de años, creo que fue de mis primeras recetas, me enamoré de los Red Velvet. Y sinceramente, me enamoran en cualquiera de sus versiones, me da igual que sea tarta, cupcakes, galletas, Bundt Cake, etc. Lo que sea, pero Red Velvet.

Todo el mundo me pregunta por su sabor y mi respuesta es siempre la misma, tienes que probarlo porque no es un sabor que se pueda describir con palabras. Así es de mágico este bizcocho aterciopelado y delicioso.

Para esta ocasión, y con idea de crear una variante más, le he puesto un relleno de crema de chocolate y avellanas y un buttercream de galletas Oreo y el resultado es realmente extraordinario.

Un postre perfecto para celebrar este jueves festivo y darnos un dulce capricho. Vamos con la receta.

INGREDIENTES PARA EL BIZCOCHO:

  • 160 grs de azúcar blanco.
  • 1 huevo.
  • 60 ml de aceite de girasol.
  • 1 y 1/2 cucharaditas de extracto de vainilla en polvo.
  • 1 cucharada rasa de cacao en polvo sin azúcar, yo uso el de la marca Valor.
  • 125 ml de leche entera.
  • 1 cucharadita de zumo de limón.
  • 150 grs de harina.
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato.
  • 1 cucharadita de vino blanco.
  • 1 cucharadita de colorante en pasta rojo, yo usé el EXTRA RED de SugarFlair.


INGREDIENTES PARA EL BUTTERCREAM DE OREO:

  • 250 g de mantequilla sin sal.
  • 250 g de icing sugar.
  • 2 cucharadas de leche semidesnatada.
  • 13 galletas Oreo.


INGREDIENTES PARA EL RELLENO:

  • Crema de chocolate y avellanas, yo utilizo ChocoNusa de Lidl.


INGREDIENTES PARA LA DECORACIÓN:

  • Galletas Oreo enteras.


ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 160º y preparamos la bandeja con las cápsulas para cupcakes, esto evitará que se habrán durante el horneado. Reservamos.

Lo primero que hacemos será preparar el buttermilk, para ello mezclamos la leche junto con la cucharadita de zumo de limón y dejamos reposar hasta que la leche parezca que se "corta". Reservamos.

En un cuenco tamizamos la harina y el cacao en polvo. Reservamos.

En un bol de la amasadora (yo uso mi amada KA), batimos el azúcar junto con el aceite hasta que ambos ingredientes se integren. Sin dejar de batir añadimos el huevo y el extracto de vainilla. Añadimos la harina con el cacao a la mezcla y echamos también la leche que teníamos reservada junto con el zumo de limón.

En un vaso, disolvemos el bicarbonato en el vinagre y cuando empiece a burbujear lo echamos en la mezcla anterior. Cuando la mezcla esté homogénea añadimos el colorante y removemos. Yo le puse una cucharadita porque al utilizar el EXTRA RED el color es más potente, lo aconsejable es que vayáis poco a poco hasta conseguir el color deseado.

Echamos la mezcla en las cápsulas para cupcakes con la ayuda de la cuchara para bolas de helado.


PREPARACIÓN DEL BUTTERCREAM DE OREO:

Comenzamos preparando las galletas Oreo, para ello tenemos que quitar la crema blanca que las une. Con la ayuda de un cuchillo, separamos las galletas y retiramos la crema. Cuando tengamos todas las galletas separas y sin crema, las colocamos en el procesador de alimentos y las trituramos hasta obtener una especie de harina fina. Reservamos.

Tamizamos el icing sugar y lo colocamo en el bol de nuestra amasadora junto con la mantequilla y la leche. Batimos a velocidad baja un minuto, es importante tapar el bol con un paño limpio y húmedo para evitar de esta forma manchar toda la cocina de azúcar.

Transcurrido este tiempo, subimos la velocidad de la amasadora y batimos al menos otros 5 minutos a velocidad alta.

En este momento, añadimos las migas de galleta Oreo y mezclamos bien hasta que todos los ingredientes se integren. El buttercream se volverá cremoso y con cierto color de chocolate.

Ponemos nuestro buttercream una manga pastelera provista de la boquilla elegida para la ocasión. Reservamos en la nevera.


MONTAJE DE LOS CUPCAKES:


Cuando los cupcakes se hayan enfriado por completo les hacemos un agujero con la ayuda de un descorazonador de manzanas y los vamos rellenando de nuestra crema de chocolate y avellanas, podemos ayudarnos de una manga pastelera para hacer más fácil este proceso.

Cuando tengamos rellenos todos nuestros cupcakes los vamos decorando con el buttercream de Oreo, usando nuestra manga pastelera, desde el centro hacia afuera.

Para terminar de decorarlos, colocamos una galleta Oreo entera en la cima de nuestro buttercream.

Espero que os hayan gustado, yo creo que es una receta digna para empezar a disfrutar de estas merecidas vacaciones que todos estamos deseando con todas nuestras fuerzas.

Disfrutad mucho de estos días, nos vemos a la vuelta.

Besos enormes a todos.


Seguir leyendo

Bizcocho Fit de Manzana y Chocolate

jueves, 6 de abril de 2017


Los que ya me conocéis y me seguís por otras redes sociales, podéis comprobar (y sabéis) que disfruto enormemente con la hora del desayuno, creo que es lo que más me gusta del mundo mundial.

¡¡¡Adoro desayunar!!!

Cada día procuro prepararme algo diferente que me alegre el día y que me haga olvidar el madrugón mañanero y la verdad es que lo consigo con creces. Es más, en ocasiones estoy en la cama y pienso en las ganas que tengo de levantarme e hincarle el diente a lo que tengo esperándome en la cocina.

Y es que si hacemos recetas ricas, la dieta puede ser  más que amena y divertida, lo malo es caer en la rutina y no variar nada en nuestro menú. Esto puede hacernos que caigamos en el aburrimiento y que por consiguiente, abandonemos la dieta o caigamos en pecados "calóricos" que de otra forma podríamos evitar.

Por este motivo y otros más, entre ellos que me encanta cocinar y compartir mis recetas con todos vosotros, adoro probar recetas nuevas que me hagan levantar de la cama con ganas de empezar el día.

Hoy os traigo un delicioso bizcocho, también conocido como "Fitcocho" de harina de avena sabor chocolate y manzana que harán las delicias de todos vosotros. Es sencillo de preparar y está más que delicioso. Si lo preparáis podéis tener para toda una semana, tapado se conserva perfectamente en la nevera, salen seis trozos generosos que podéis repartir a lo largo de la  semana, así que os apaño seis días con una sola receta.

La idea es hacerlo con harina de avena, ya sabéis lo fan que soy de ella, es muy rica en fibra, sobretodo en su opción integral, la cual se ha demostrado que ayuda a regular los niveles de colesterol en sangre, mejorar la digestión y también el metabolismo. Además, contiene un bajo índice glucémico que se asimila lentamente (hidratos de carbono complejos), manteniendo los niveles de azúcar estable y el hambre a raya hasta la siguiente comida.

INGREDIENTES:

  • 200 grs de harina de avena sabor chocolate, yo he utilizado NutChoc de MaxProtein.
  • 13 grs de chocolate puro desgrasado sin azúcares añadidos de la marca Valor.
  • 300 ml de claras pasteurizadas.
  • 2 huevos medianos.
  • 1 cucharadita de edulcorante líquido.
  • 1 y 1/2 manzana reineta.

INGREDIENTES PARA LA DECORACIÓN:

  • 100 grs de chocolate con leche sin azúcar Valor.
  • 4 cucharadas de leche desnatada sin lactosa


ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 180º y preparamos un molde redondo de silicona de unos 20 cm de diámetro. Reservamos.

En el bol de la amasadora, batimos a punto de nieve las claras pasteurizadas junto con el edulcorante. Cuando hayamos conseguido la consistencia adecuada, añadimos de uno en uno y sin dejar de batir los huevos enteros, para evitar que las claras se bajen.

Retiramos el bol de la amasadora y con la ayuda de una cuchara, vamos añadimos poco a poco la harina de avena y el cacao en polvo y mezclamos (con una espátula) con movimientos envolventes, con el fin de que las claras se bajen lo menos posible.

Cuando todos los ingredientes se integren, vertemos la mezcla en el molde de silicona que teníamos preparado y lo repartimos de manera uniforme por todas partes.

Pelamos las manzanas y las cortamos en rodajas finas. Colocamos las rodajas por toda la superficie de la tarta haciendo el dibujo que más nos guste.

Horneamos durante 20 minutos aproximadamente o hasta que al pinchar el centro de nuestro bizcocho con un palillo, éste salga limpio.

Sacamos del horno y dejamos enfriar por completo antes de degustar.

Para terminar con la decoración, en un bol apto para el microondas ponemos el chocolate con leche sin azúcar junto con las cucharadas de leche desnatada sin lactosa, e introducimos en el micro en intervalos de tiempo corto, con el fin de que se funda y no se nos queme. Removemos con una cuchara hasta que todos los ingredientes se integre.

Decoramos la superficie de nuestro bizcocho con el chocolate fundido en forma de hilos.


Os aseguro que queda delicioso, muy esponjoso y tierno. Si os habéis fijado no es necesario añadir levadura ya que al montar las claras a punto de nieve queda de lujo sin añadir nada más.

Os invito a que lo hagáis, lo provéis con vuestro café mañanero y me digáis qué tal empezáis el día con esta maravilla de bizcocho.

Un besazo enorme y hasta la próxima receta amigos.

Seguir leyendo

Gachas Fit de Avena, Porridge u Oatmeal

jueves, 30 de marzo de 2017


Por fin puedo decir: - ¡He probado las gachas de avena!

Tenía tantas ganas de hacerlas después de ver que internet se inuda de ellas cada mañana, que al final no he podido resistir la tentación y yo también las he disfrutado y sinceramente, me han encantado.

El hecho de añadir los "toppings" que más me gustan hacen que este plato se convierta en toda una delicia. La combinación de las gachas calentitas con las frutas frescas, el crujiente de los frutos secos y la intensidad de la mantequilla de cacahuete es algo......más que sorprendente.

Las gachas de avena, también conocidas como "Porridge u Oatmeal", no son más que una especie papilla que se consigue cociendo la avena con leche o agua y endulzadas con aquello que más te guste, ya sea azúcar, miel o edulcorante. Logicamente, yo he utilizado edulcorante, ya mi versión de es Fit. También, se condimentan y se parecen un poco al arroz con leche, así podéis haceros una idea de como queda este plato.

Resultan un desayuno sano, equilibrado y muy completo, ya que la avena (como os he comentado en más de una ocasión) es un hidrato de carbono de absorción lenta, que nos ayudará a mantenernos saciados por más tiempo y con el hambre a raya hasta la siguiente comida.

Hay varias maneras de prepararlas pero yo, por ser mi primera vez, las hice al fuego, pero elijas la forma de hacerlas que elijas, es una receta tan rápida como deliciosa.

INGREDIENTES:

  • 1 taza de leche desnatada sin lactosa.
  • 30 grs de copos de avena sin azúcar.
  • 1/2 cucharadita de edulcorante líquido.
  • 1/2 cucharadita de canela en polvo.
  • Toppings: mantequilla de cacahuete, frutos secos, frutas frescas y variadas, chocolate sin azúcar, etc.


ELABORACIÓN:

Ponemos un cazo a fuego medio, en él ponemos la leche junto con la canela y el edulcorante hasta que rompa a hervir.

En ese momento, añadimos los 30 grs de copos de avena y con una cuchara de madera removemos sin parar hasta que la mezcla adquiera consistencia, necesitaremos unos 5 minutos aproximadamente, dependiendo de como lo queramos de espeso lo dejaremos más o menos tiempo al fuego. Esto ya depende mucho del gusto de cada uno, yo os recomiendo que tampoco os paséis, a mí me gustan algo jugosas, como el arroz con leche, pero vamos que el tiempo de cocción os lo dejo a gusto del consumidor.

Cuando las gachas hayan adquirido la consistencia deseada, retiramos del fuego y las echamos en el bol donde vayamos a consumirlas. Ahora es el momento de decorar nuestro "Porridge" con nuestros toppings preferidos.

Cuando las tengamos bien cargaditas de todo lo que nos guste, ya las podemos disfrutar.

Receta rápida, rica y sana. ¿Qué más podemos pedir? ¡¡¡Sí!!! Seguir en la búsqueda de nuevas recetas deliciosas para el desayuno porque, en la variedad está el gusto.

Un besazo a todos, nos vemos en siete días con nueva receta dulce.


Seguir leyendo

Snack Healthy de Piña y Chocolate

jueves, 23 de marzo de 2017


Hoy os traigo una receta perfecta para darnos un capricho dulce de vez en cuando.

Si eres amante del chocolate como lo soy yo, este snack te vendrá genial para esos momentos en los que tu cuerpo te pide dulce a gritos.

Puedes tomarlo perfectamente antes de entrenar, a media mañana o para merendar. Puede que te resulte rara la combinación pero la verdad es que para mí, el chocolate va con todo y queda de lujo con cualquier fruta. Además, yo le he añadido unas bayas de Goji y coco deshidratado para darle un toque "crunchy".

En este snack disfrutas de una pieza de fruta y de una ración de grasas saludables, aportada por el chocolate sin azúcar, las cuales nos mantendrán saciados hasta hora de la comida. Para esta receta podía haber elegido cualquier fruta pero elegí la piña porque, a parte de que me encanta, nos aporta fibra, antioxidantes, vitaminas, minerales y enzimas que mejoran la digestión.

Vamos, que la piña se puede convertir en toda una aliada para nuestra dieta diaria, nos ayuda también a eliminar líquidos, a parte de estar deliciosa y si encima le ponemos chocolate...esta fruta se convierte en una elección perfecta para cuidar nuestro cuerpo.

La receta es demasiado simple para que no te animes a hacerla en casa, así que espero que te animes a probarla.

INGREDIENTES:

  • 6 rodajas de piña en su jugo sin azúcar añadido.
  • 150 grs de chocolate sin azúcar Valor.
  • Bayas de Goji.
  • Coco deshidratado.

ELABORACIÓN:

Sobre un escurridor, ponemos la piña en su jugo para que elimine todo el exceso de zumo. Yo he guardado el zumo que viene con la piña para hacerme batidos y smoothies, al no contener azúcares añadidos me supone una opción ideal para añadir a mis bebidas healthy.

Sobre una bandeja para hornear galletas, colocamos una lámina de papel vegetal. Reservamos.

En un bol apto para el microondas, derretimos el chocolate sin azúcar en intervalos cortos de tiempo con el objetivo de que no se nos queme. 

Cuando ya esté totalmente fundido, cogemos las rodajas de piña de una en una y las vamos sumergiendo sobre el mismo solo hasta la mitad.

Colocamos las rodajas de piña con chocolate sobre nuestra bandeja de horno para que el chocolate se solidifique. Antes de que esto suceda, ponemos bayas de Goji y coco deshidratado sobre el chocolate. 

Dejamos enfriar por completo antes de consumir.

Yo las guardé en la nevera, aunque os puedo asegurar que durar, duran poco porque están de vicio total.

Espero que os animéis a probar este snack, yo seguiré en la búsqueda del dulce Fit perfecto y delicioso para que el culto al cuerpo sea más llevadero.

Un beso enorme, nos leemos la próxima semana.                                                                                                                                                                                                                                             


Seguir leyendo

Tarta de Chocolate y Mantequilla de Cacahuete

jueves, 16 de marzo de 2017



Hoy os traigo otra receta que presenté en la segunda edición del "Chocolate Challenge" de "Chocolates Valor", donde el ingrediente estrella es el Chocolate, ideal para mí,, ya que me apasiona a máximo nivel.


Como os comenté en otra entrada, en este concurso se presentan recetas realmente deliciosas y me hace mucha ilusión poder participar, para la ocasión, decidí combinar dos sabores que me vuelven más que loca, el chocolate y la mantequilla de cacahuete y es que si los dos me gustan por separado...juntos ya me hacen perder el sentido.

Esta tarta es ideal para hacer feliz al más goloso de la casa, parece un poco complicada pero para nada, realmente merece la pena hacerla y si encima cocinar te relaja, como es mi caso, entonces resulta ideal.

INGREDIENTES PARA EL BIZCOCHO:

  • 100 gramos de Cacao Puro en Polvo 0% Azúcares Añadidos.
  • 120 gramos de azúcar moreno claro.
  • 100 gramos de azúcar moreno oscuro (Brown Sugar).
  • 200 ml. de café fuerte recién hecho.
  • 200 gramos de harina leudante.
  • 2 huevo.
  • 1 cucharadita de levadura química en polvo.
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato.
  • Una pizca de sal.
  • 120 gramos de mantequilla en pomada.
  • 2 cucharadas de mantequilla de cacahuete.


INGREDIENTES PARA LA CREMA DE CHOCOLATE (RELLENO):

  • 175 gramos de azúcar impalpable o icing sugar.
  • 190 gramos de mantequilla en pomada.
  • 150 gramos de Chocolate Puro Colección Maestro Torreblanca.


INGREDIENTES PARA LA COBERTURA DE MANTEQUILLA DE CACAHUETE:

  • 190 gramos de mantequilla en pomada.
  • 175 gramos de azúcar impalpable o icing sugar.
  • 3 cucharadas de mantequilla de cacahuete.


INGREDIENTES PARA LA DECORACIÓN:

  • 150 gramos de Chocolate negro 70% Colección Maestro Torreblanca.
  • 20 gramos de mantequilla en pomada.
  • 3 cucharadas de leche sin lactosa.
  • Trocitos de cacahuete caramelizados.


ELABORACIÓN DEL BIZCOCHO:

Precalentamos el horno a 170º. Preparamos tres moldes, poniendo papel vegetal en la base y un poco de mantequilla en las paredes de los mismos. Reservamos.

En un bol, ponemos el café recién hecho y caliente y en él, disolvemos el Cacao Puro 0% Azúcares Añadidos y el azúcar moreno oscuro. Reservamos.

En un bol, tamizamos el resto de ingredientes secos. Reservamos.

En el bol de la amasadora, ponemos la mantequilla junto con la mantequilla de cacahuete, el azúcar moreno claro y el huevo y batimos bien hasta que todos los ingredientes se integren.

Cuando hayamos obtenido una mezcla cremosa, incorporamos la mezcla de café y el resto de ingredientes secos en dos veces, alternando ambos y terminando por los ingredientes secos.

Repartimos nuestra masa en los moldes que teníamos preparados, con la ayuda de una cuchara para hacer bolas de helado, de esta forma nos aseguraremos de que haya la misma cantidad de masa en ambos moldes.

Horneamos a 170º unos 40-50 minutos o hasta que al insertar un palillo en el centro de los bizcochos, éste salga limpio.

Sacamos del horno y dejamos enfriar dentro de los moldes. Son unos bizcochos muy delicados y tenemos que tratarlos con mucho mimo para evitar que se nos rompan.

Envolvemos los bizcochos en film transparente y los dejamos reposar durante toda la noche dentro de la nevera.


PREPARACIÓN DE LA CREMA DE CHOCOLATE:

Al día siguiente, continuamos con la preparación de nuestra tarta.

Vamos a empezar elaborando la crema de chocolate con la que la vamos a rellenar.

Para ello derretimos 150 gramos de Chocolate Puro Colección Maestro Torreblanca al baño María, cuando esté totalmente derretido, lo dejamos reposar y enfriar un poco.

Tamizamos el azúcar impalpable y la batimos junto con la mantequilla un par de minutos a velocidad lenta al principio y después a máxima velocidad hasta que la mezcla blanquee y aumente de volumen.

A continuación, echamos el chocolate derretido y batimos. Es importante que el chocolate se haya enfriado, ya que si lo echamos caliente se derretiría la mantequilla. Batimos a máxima velocidad unos 3 minutos, cuando más batamos más cuerpo cogerá nuestra cobertura.

Reservamos en un lugar fresco.


ELABORACIÓN DE LA COBERTURA DE MANTEQUILLA DE CACAHUETE:

De nuevo, volvemos a tamizamos el azúcar impalpable y la batimos junto con la mantequilla un par de minutos a velocidad lenta al principio y después a máxima velocidad hasta que la mezcla blanquee y aumente de volumen.

A continuación y sin dejar de batir, añadimos la mantequilla de cacahuete hasta que todos los ingredientes se integren y obtengamos una mezcla homogénea. Reservamos en un lugar frío.


ELABORACIÓN DE LOS ADORNOS DE CHOCOLATE:

En un cazo al baño María, ponemos los 150 grs de Chocolate Negro 70% Colección Maestro Torreblanca junto con la mantequilla en pomada y las cucharadas de leche.

Con la ayuda de una cuchara de madera removemos sin parar hasta que el chocolate y la mantequilla se fundan y se mezclen de manera homogénea.

Retiramos del fuego y ponemos nuestra preparación de chocolate en un bol para que baje su temperatura y temple. Reservamos.


MONTAJE DE LA TARTA:

Una vez que ya tenemos listas todas las preparaciones para nuestra tarta, podemos comenzar a montarla.

Sacamos los bizcochos de la nevera y con la ayuda de una lira, los igualamos. Es normal que al hornearlos suban más por un lado u otro, por eso es necesario igualarnos para que estén rectos y para que todos tengan la misma altura.

Sobre una base giratoria para tartas ponemos el primer bizcocho, con la ayuda de una cuchara echamos sobre el bizcocho una cantidad generosa de nuestra crema dechocolate y con la ayuda de una espátula extendemos de manera uniforme por todas partes, desde el centro a los bordes.

Colocamos la segunda base de bizcocho, apretamos un poco hacia abajo para que se pegue a la crema de chocolate y repetimos la operación anterior, volvemos a poner crema de chocolate y la extendemos de manera uniforme por toda la superficie.

Ponemos la última base de bizcocho y aplastamos un poquito con las manos para que se asienten bien, como hemos hecho antes.

Comenzamos a cubrir la tarta. Para ello, vamos a usar nuestra crema de mantequilla de cacahuete, ponemos la cobertura en la superficie y con una espátula vamos extendiéndola hacia los bordes. Después, ponemos también por los lados y seguimos alisándola con la espátula.

Ésta es la primera capa, conocida como "tapa migas", por lo que es importante que sea fina. Cuando tengamos tapada toda la tarta con esta fina capa de crema, la metemos en la nevera durante al menos una hora para que endurezca. Así nos será más fácil trabajar después para terminarla.

NOTA: es importante que cada vez que cojamos crema para cubrir nuestra tarta, limpiemos la espátula con la que estamos trabajando, de esta forma evitaremos manchar el resto de crema con restos de bizcocho.

Transcurrido este tiempo, sacamos la tarta de la nevera, ponemos una generosa capa de crema de cobertura (es más fácil trabajar con mucha cobertura que con poca, la que nos vaya sobrando la podemos retirar perfectamente) por la superficie de la tarta y por los lados y volvemos a hacer lo mismo que anteriormente, con la ayuda de nuestra amada espátula empezamos a alisar los bordes lo mejor que podamos, hasta que la tengamos bien lisa y cubierta de manera homogénea por todas partes.

Vamos con los último pasos para terminar con la decoración de nuestra tarta de chocolate y mantequilla de cacahuete.

Echamos la mezcla de chocolate, mantequilla y leche que habíamos preparado al baño María y que teníamos templando, en un manga pastelera desechable. Con la ayuda de unas tijeras, hacemos un pequeño corte en la punta de la misma y con mucho cuidado vamos echando chocolate por los bordes de la tarta.

La idea es que caigan de manera desigual por los laterales de la misma.

El siguiente paso para la decoración es hacer las flores de crema.

Para ello, rellenamos otra manga pastelera de plástico, provista de una boquilla estrellada, yo he usado la Boquilla Wilton 1M, ponemos un poco de la crema de mantequilla de cacahuete, la cual hemos usado para cubrir nuestra tarta y hacemos unas flores alrededor la misma, bien pegadas al borde, justo encima del empiece de los churretes de chocolate.

Cuando tengamos todo el borde cubierto con las flores de crema, con mucho cuidado colocamos sobre las mismas y el centro de cada una, una gota de chocolate, la misma que hemos usado para los churretes.

Terminamos decorando la superficie de la tarta, espolvoreando trocitos de cacahuete caramelizados de manera uniforme.

Ahora ya podemos disfrutar de esta deliciosa tarta de chocolate y mantequilla de cacahuete, una combinación irresistible.

Espero que os guste.

Hasta la próxima semana amigos, un beso enorme!

Seguir leyendo

Bizcocho Fit de Avena y Frambuesas

jueves, 9 de marzo de 2017

 

Creo que ya os lo he contado en más de una ocasión pero siento la necesidad de volver a hacerlo, perdonadme, y esta vez lo voy a hacer bien alto.

¡Adoro desayunar!

Sí amigos, es mi momento preferido del día en cuanto a comida se refiere. Lo disfruto tanto que cuando me acuesto estoy pensando en lo que me espera nada más despertar. La verdad es que es una buena manera de motivarse ya que odio madrugar. Creo, bueno no creo, sé que no nací para madrugar.

Además, os tengo que confesar que desde que comencé con la idea de cuidar un poco más mi alimentación es cuando estoy disfrutando más de la comida y del desayuno en concreto.

Antes no salía de la típica tostada con mantequilla y mermelada, lo repetía hasta la saciedad y no me encontraba nada motivada por alimentarme en condiciones para afrontar con energía el resto del día, de ahí que incluso en ocasiones me tomará un té y arreara al trabajo directamente. Y es que la monotonía termina por cansarnos.

Pero desde que he comenzado hace poco más de un año a cuidar más lo que como y a tener en cuenta proporciones, cantidades y composición de los alimentos, todo es mucho más variado y por lo tanto más ameno.

Disfruto enormemente pensando en recetas Fit para el desayuno, me encanta cocinarlas y por supuesto, comerlas después. Cada mañana tengo un menú nuevo esperándome y no podéis imaginar lo que esto puede llegar a motivarme e incluso a hacer que el día sea más llevadero.

Hace un par de semanas os enseñé un bizcocho Fit de avena y arándanos que estaba delicioso, pues para esta ocasión he cambiado de fruta y siguiendo casi el mismo procedimiento lo he hecho de frambuesas y el resultado ha ido igual de espectacular.

¿Os animáis a probarlo conmigo? Podéis conservarlo en la nevera y tener para casi una semana, salen aproximadamente unos seis u ocho trozos generosos, así que tenéis el desayuno listo para disfrutar. Vamos, que no hay excusa posible para no hacerlo.

INGREDIENTES:

  • 150 grs de harina de avena.
  • 7 claras pasteurizadas.
  • 2 huevos enteros.
  • 1 cucharada de levadura química.
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico.
  • Un pizca de sal.
  • 1 y ½ cucharadita de edulcorante líquido.
  • 100 ml de leche desnatada sin lactosa.
  • La ralladura de un limón.
  • 200 grs de frambuesas frescas.


ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 180º y preparamos un molde cuadrado para "Brownie"poniendo papel de hornear en su base. Engrasamos ligeramente las paredes del mismo con un poco de aceite de coco. Reservamos.

Separamos las yemas de las claras de los 2  huevos enteros y colocamos las claras  en el bol de la amasadora, la cual tendremos lista con el accesorio de varillas. Añadimos las otras 7 claras pasteurizadas y la pizca de sal y montamos a punto de nieve. Cuando las tengamos bien firmes, las echamos en un plato y reservamos.

En un bol mezclamos los ingredientes secos, es decir, la harina de avena, el bicarbonato sódico y la levadura. Reservamos.

Quitamos las varillas de nuestra amasadora y colocamos el accesorio para mezclar (la pala), en el bol echamos las yemas, la ralladura de limón, el edulcorante líquido y la leche, batimos bien hasta que todos los ingredientes se integren.

Cuando hayamos obtenido una masa homogénea, añadimos los ingredientes secos y mezclamos bien.

A continuación y con la ayuda de una espátula, agregamos poco a poco las claras montadas a punto de nieve. Lo haremos con movimientos envolventes, muy despacio, para evitar que se bajen, es importante que nuestra masa tenga mucho aire, así nos quedará  un bizcocho muy esponjoso al hornear.

Cuando hayamos incorporado las claras a punto de nieve, ponemos nuestra masa de bizcocho en el molde que teníamos reservamos y justo en este momento repartimos las frambuesas de manera uniforme por toda la superficie, la idea es apretarlas un poco en la masa pero no sumergirlas del todo, de modo que después podamos podamos verlas entre la masa. Horneamos durante 45 minutos. Transcurrido este tiempo, pinchamos en el centro nuestro bizcocho con un palillo, si éste sale limpio, nuestro bizcocho está listo.

Sacamos del horno y lo dejamos enfriar por completo dentro del molde.

Como os he comentado antes, se conserva perfectamente y acompañado de un poco de mermelada o de mantequilla de cacahuete, (creo que todos ya conocéis el serio problema de adicción que tengo con este ingrediente) hará que vuestras mañanas sean estupendas por mucho madrugón que tengamos que soportar.

Espero que os animéis a poner color a vuestros desayunos, yo sigo buscando nuevas ideas que compartir con vosotros.

Un beso enorme, nos vemos el próximo jueves.


Seguir leyendo