Páginas

Tarta San Marcos

jueves, 26 de octubre de 2017


La verdad es que ya estaba tardando en incluir este clásico de la repostería en mi blog y para colmo, es la tarta preferida de mi hermano. Vamos que tengo delito y ninguna excusa.

En fin, tengo que ser sincera con vosotros y lo cierto es que éste es mi segundo intento. El verano pasado probé a hacerla y fue un verdadero desastre, la yema estaba demasiado líquida, la nata no quedaba con cuerpo.....de sabor muy rica pero no era para hacerle una foto y mucho menos dedicarle una entrada en el blog.

Es cierto que el verano no es nuestro mejor aliado y ponerte a "repostear" con más de 40º se convierte en todo un reto y desesperación, sobre todo si hay que montar cremas o buttercream, salvo que tu cocina esté acondicionada para tal situación, pero vamos que no es mi caso, de ahí el resultado catastrófico de mi primera (pero no última, nunca me doy por vencida jajaja) Tarta San Marcos.

Y aunque el refrán dice: "A la tercera va la vencida", en mi caso fue a la segunda y así me quedó esta deliciosa y por todos bien conocida receta. Creo que las fotos demuestran que quedó de lujo pero aún así os digo que el sabor es increíble y desde luego, la diferencia con las que se compran en pastelerías (ojo que están deliciosas igualmente) no tiene nada que envidiarle.

Por eso, os animo a que os pongáis manos a la obra y probéis a prepararla en casa ahora que el calor ya no es excusa. Solo deciros que mi hermano quedó encantado ya que se la preparé especialmente para él por el día de su cumpleaños, aunque todos la disfrutamos como niños.

INGREDIENTES PARA EL BIZCOCHO:

  • 4 huevos L.
  • 145 grs de azúcar.
  • 165 grs de harina de repostería.
  • 3 cucharadas de mantequilla fundida.


INGREDIENTES PARA EL RELLENO:

  • 600 grs de nata para montar.
  • 160 grs de azúcar.
  • 2 cucharadas de cacao en polvo Valor.


INGREDIENTES PARA EL ALMÍBAR:

  • 200 grs de azúcar blanca.
  • 200 ml de agua.
  • Un chorrito de zumo de limón.
  • Licor al gusto.


INGREDIENTES PARA LA YEMA TOSTADA:

  • 180 grs azúcar blanca.
  • 60 ml de agua.
  • Un chorrito de zumo de limón.
  • Media cucharadita de extracto de vainilla..
  • 4 yemas.
  • 7 grs de maicena,


INGREDIENTES PARA LA DECORACIÓN:

  • Azúcar blanca.
  • 100 grs de almendras fileteadas.


ELABORACIÓN DEL BIZCOCHO:

Precalentamos el horno a 180º y preparamos un molde desmontable de unos 20 centímetros de diámetro engrasando su paredes y poniendo papel vegetal en el fondo. Reservamos.

En el bol de la amasadora, batimos los huevos junto con el añadimos el azúcar y la sal hasta que la mezcla blanquee.

A continuación, añadimos la harina, previamente tamizada, y mezclamos de forma envolvente con una espátula. Por último, agregamos la mantequilla y volvemos a mezclar.

Echamos nuestra masa en el molde que teníamos reservado y horneamos durante 30 minutos aproximadamente, o hasta que al pinchar el bizcocho con un cuchillo, éste salga limpio.

Sacamos del horno, lo dejamos reposar 15 minutos dentro del molde y a continuación lo desmoldamos para que se enfríe completamente sobre una rejilla.

Cuando esté frío por completo, cortamos el bizcocho en tres capas iguales, yo me ayudé de una lira pero si no tenéis podéis hacerlo con un cuchillo, paciencia y cuidado. Reservamos.


ELABORACIÓN DEL RELLENO Y DEL ALMÍBAR:

El relleno: En el bol de la amasadora, montamos la nata junto con el azúcar. Cuando la tengamos bien montada y con una consistencia adecuada, la dividimos en dos cuencos.

A la nata de uno de los cuencos le agregamos el cacao en polvo  y mezclamos bien hasta que ambos ingredientes se integren. Reservamos ambos cuencos en la nevera (uno con chocolate y el otro solo de nata).

El almíbar:  ponemos todos los ingredientes en un cazo y llevamos a ebullición hasta que el azúcar se disuelva por completo. Lo dejamos enfriar por completo antes de utilizar.

ELABORACIÓN DE LA YEMA TOSTADA:

En un cazo ponemos el agua, el azúcar, el zumo de limón y el extracto de vainilla, y llevamos a ebullición. Cuando la mezcla haya roto a hervir, bajamos el fuego y dejamos cocer durante cinco minutos aproximadamente.

Retiramos del fuego y dejamos templar un poco.

En un bol, batimos las yemas con la maicena, cuando hayamos obtenido una mezcla homogénea, añadimos el almíbar y mezclamos bien. Terminamos pasando la mezcla por un colador.

A continuación, después de colar la yema, volvemos a cocer la preparación a fuego muy suave y al baño María, removiendo sin parar con una cuchara de madera, hasta que espese. Retiramos del fuego y reservamos.

MONTAJE DE LA TARTA:

Sobre nuestro stand giratorio ponemos uno de los bizcochos que teníamos reservados y cortados, lo humedecemos con el almíbar y después lo cubrimos con una capa generosa de la nata de cacao.

Sobre ésta, colocamos otra capa de bizcocho, volvemos a humedecer con el almíbar y rellenamos con nata montada, debemos dejar nata para cubrir los bordes y la decoración decorar la tarta, no la utilicéis toda.

Tapamos con la tercera capa de bizcocho y alisamos los bordes con una espátula. Sobre la superficie del último bizcocho que hemos colocado, ponemos la yema, la espolvoreamos con azúcar y la tostamos con la ayuda de un soplete.

Cuando la tengamos bien tostadita, terminamos cubriendo los bordes de la tarta con un poco de la nata montada que habíamos reservado y el resto lo metemos en una manga pastelera desechable con una boquilla rizada.

Pasamos con mucho cuidado nuestra tarta al stand elegido para la presentación y terminamos de decorarla.

Para ello tapamos las paredes de la tarta, que tenemos cubiertas de nata, con las almendras fileteadas y hacemos unos rosetones de nata con la ayuda de la manga pastelera, y escudillamos un cordón de nata en la superficie. 

Mantenemos en la nevera hasta justo el momento de servir.

Estoy segura de que si probáis a hacerla en casa iréis poco a la pastelería a comprar Tarta San Marcos, el resultado es impresionante. No os puedo engañar que resulta bastante laboriosa pero merece la pena enfrascarse en la cocina y disfrutar de esta preparación porque el resultado final hará que se os olvide todo lo demás.

Un besazo gigante a todos y mil gracias por seguir aquí conmigo cada semana.