Páginas

Tarta Charlotte de Fresas

jueves, 14 de abril de 2016



Llevaba tanto tiempo queriendo hacer esta tarta que el día del Padre me pareció el momento ideal.

Además, a mi padre todas las tartas que lleven frutas son sus preferidas, así que la elección tenía que ser acertada seguro. Y vaya si lo fue.

La verdad es que siempre me había entrado por los ojos, tan bonita ella, con su bizcochos tan colocados y con esa deliciosa fruta por encima.....vamos, que desde el primer día que vi su foto me enamoré de ella. Pero siendo sincera con vosotros, he de confesar que cuando busqué la receta y leí los ingredientes, me sentí un poco decepcionada, no sabía que su interior escondía una mousse hecha de nata y, de verdad, ni la nata ni la mousse son santo de mi devoción.

Así que comencé a prepararla de manera escéptica, había dando tanto la paliza en casa con esta tarta que a esas alturas me iba a resultar imposible convencer a mi familia y cambiar de receta. Pensaba que no iba a gustarme o que su textura no me iba a convencer tanto como su precioso aspecto.

Pero cuando me corté mi "trocito", sí "trocito" y era bien pequeño porque solo pensaba acompañar de manera practicamente simbólica en la hora del postre. y me tomé la primera cucharadita, mi sorpresa fue tremenda.

El resultado es espectacular y da lo mismo si eres o no un apasionado de la nata porque a partir de ese momento, la nata te encantará y esta tarta se convertirá en una de tus preferidas.

Así que, teniendo en cuenta de que no lleva chocolate, si la Tarta Charlotte se ha convertido en una de mis Top Ten, podéis imaginaros lo deliciosísima que está. Las palabras se quedan cortas para describir su sabor, su textura y su delicadeza. Para mí ha sido todo un verdadero descubrimiento.

Para lo que, como me pasaba a mí antes de prepararla, no conozcáis un poco en qué consiste esta maravilla de postre, os cuento que es una tarta que combina mousse, frutas y bizcochos a la perfección. Muy sencilla y lo mejor de todo, no requiere horneado.

La Tarta Charlote se caracteriza por cubrir un molde con bizcochos soletillas y rellenarlo con una crema o mousse. Suele acompañarse con fruta natural.


INGREDIENTES:

  • 400 ml de nata (>35% M.G.).
  • 300 grs de fresas frescas.
  • 5 hojas de gelatina.
  • 80 grs de azúcar blanca.
  • 50 ml de leche entera.
  • 40 bizcochos de soletilla.

Para humedecer los bizcochos de soletilla:

  • 200 ml de leche entera.

Para decorar:

  • Fresas frescas.
  • Moras frescas.
  • Frambuesas frescas.
  • Arándanos frescos.
  • Azúcar glas

  • Lazo para decorar la tarta.


ELABORACIÓN:

Yo he utilizado un molde desmontable de 20 centímetros de diámetro, con una altura de 10 centímetros. De esta forma, podremos desmoldar la tarta sin problemas y dejarla directamente el plato de cerámica.

Comenzamos preparando los bizcochos de soletilla, para ello, cortamos un poquito uno de los extremos para dejarlo plano y que pueda aguantarse de pie en el molde. Para cubrir todo el molde, necesitamos recortar 24 bizcochos. Cuando los tengamos recortados, reservamos.

Continuamos preparando la mousse, para ellos lavamos nuestras fresas y las trituramos con la ayuda de una batidora de mano para hacer un puré. Una vez triturada, la reservamos para más adelante.

En otro bol, ponemos agua bien fría y vamos introduciendo una a una las láminas de gelatina, asegurándonos de que queden totalmente cubiertas por el agua. Las dejaremos reposar así durante 10 minutos. Y mientras, vamos a montar la nata.

Vertemos la nata bien fría en el bol de la amasadora y con las varillas, batimos a velocidad alta durante 2 minutos. Pasados los 2 minutos, añadimos el azúcar poco a poco y dejamos que se bata 1 minuto más hasta obtener una nata firme.

Ahora, calentamos la leche en el microondas. Una vez caliente, escurrimos cada una de las láminas de gelatina y las introducimos en la leche. En unos segundos las láminas quedarán completamente disueltas en la leche caliente. Agregamos una cucharada del puré que habíamos reservado en la leche para enfriarla un poquito. De esta manera evitamos el contraste de temperaturas al mezclar los ingredientes. Una vez disuelta la fruta, vertemos la leche en el resto del puré y con una cuchara removemos bien para que se integren todos los ingredientes.

Antes de mezclar la nata con el puré, igualaremos un poco las temperaturas. Así que añadimos una buena cucharada de nata en el puré. Mezclamos bien hasta integrarla por completo, cuando esté bien integrada, vertemos todo el contenido sobre la nata y con una lengua repostera, lo incorporamos haciendo movimientos envolventes. Una vez integrada la dejamos a un lado mientras preparamos el molde.


MONTAJE DE LA TARTA:

Para montar la tarta empezamos mojando el lado más liso de los bizcochos de soletilla y las colocamos alrededor del molde, poniendo el lado que hemos mojado en la parte interior de la tarta. Así, dejamos el lado rugoso y rústico hacía fuera.

Cuando tengamos todo el molde cubierto y para que los bizcochos aguanten más en los bordes, ponemos bizcochos totalmente empapadas en leche en la base de la tarta. De esta manera nos será más fácil que se sostengan.

Una vez cubierta la base y los bordes de nuestro molde, ponemos la mitad de la mousse de fresas por encima, ayudándonos de una cuchara para que quede lisa y poder ajustar la mousse a los bordes.

Ahora, volvemos a poner otra capa de bizcochos completamente empapadas en leche sobre la mousse que habíamos echado en el molde. Cuando hayamos cubierto de nuevo toda la superficie, añadimos el resto de la mousse por encima y aplanamos nuevamente la superficie con nuestra cuchara.

Cuando hayamos terminado, la introducimos en la nevera durante toda la noche, de esta manera nso aseguraremos que la gelatina se solidifique.

Transcurrido este tiempo y justo antes del momento de servir, sacamos de la nevera y desmoldamos, Para decorar la parte superior de nuestra Charlotte colocamos las frutas que teníamos previamente reservadas para esta finalidad de la forma que más nos guste.

Podemos espolvorear un poco de azúcar glas por encima de las frutas de la decoración y para terminar nuestra tarta, colocamos nuestro lazo alrededor de la tarta,

Ahora sí, ¡Nuestra  maravillosa Tarta Charlotte está lista para hacernos felices!

¡Besos mil a todos!