Páginas

Cupcakes de vainilla, chocolate y guindas

jueves, 9 de abril de 2015



Llevaba tanto tiempo con estos cupcakes en mi cabeza, que estaba esperando la ocasión ideal para prepararlos.

Y es que la guindas me encantan, creo que es un ingrediente que añadiría a todas las recetas posibles. Guindas con chocolate....la combinación perfecta para mí.

Y la ocasión apareció este fin de semana pasado. Tengo una amiga maravillosa, Nefer,  que ha empezado también en el mundo bloguero junto con su madre y su tía, son tres artistas que hacen unas manualidades impresionantes y de las que me enamoré nada más entrar en su página.

Así que, como yo soy una loca de sus maravillas y ella es adicta a mis dulces, decidimos hacer un trueque entre Obsesión Cupcake y La Gata Mulata, os paso el enlace a su blog, mi chica está empezando y entre todos tenemos que ayudarnos. Estoy segura de que os encantará.

El intercambio consistió en estos deliciosos cupcakes por un maravilloso pañuelo de danza oriental, que estrené como loca al día siguiente, leer su post y veréis como poso con el pañuelo jejeje, si es que es total.

A parte, compré esta preciosa caja para organizar mis tés, sabéis que soy adicta al té en todas sus versiones, y esta cajita, además de preciosa, es una maravilla para tener todas las bolsitas bien colocadas y a mano.

Así que ya sabéis, pasaros por La Gata Mulata y dejaros cautivar por todas las maravillas que Nefer hace con todo el amor del mundo mundial, yo ya he caído en sus redes gatunas, ¿me acompañáis?.

Volviendo al trueque, tengo que decir que fue todo un acierto, yo quedé más que feliz con mi pañuelo y ellos igual con mis cupcakes.

Y respecto a mis cupcakes....en una sola palabra...son una maravilla, la combinación de sabores es ideal. El chocolate con las guindas es algo perfecto y el relleno cremoso de crema de cacao hacen que cada mordisco te lleve a la necesidad de morder y morder una vez más, por lo que comerte UN SOLO cupcake te convierte en una misión practicamente imposible.

Tenéis que hacerlos y comprobar que todo lo digo, por exagerado que parezca, no es más que la realidad, porque de verdad, muchas veces siento que me faltan las palabras para describir el sabor de alguna de estas delicias.

INGREDIENTES PARA EL BIZCOCHO:

115 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
220 g de azúcar blanco
3 huevos M
180 g de harina
40 g de cacao en polvo sin azúcar
1 cucharadita y media de levadura Royal
120 ml de leche semidesnatada
1 cucharadita de extracto de vainilla
100 grs de pepitas de chocolate con leche.
200 grs de guindas escarchadas.

INGREDIENTES PARA EL RELLENO Y LA DECORACIÓN:

Crema de cacao, yo uso la de Lidl.
Guindas en almíbar escurridas.

INGREDIENTES PARA EL BUTTERCREAM DE CHOCOLATE:

250 g de mantequilla sin sal
325 g de icing sugar
60 g de cacao en polvo sin azúcar
2 cucahradas de leche semidesnatada
200 grs de chocolate negro para fundir.

PREPARACIÓN DEL BIZCOCHO:

Precalentamos el horno a 180º grados y preparamos nuestra bandeja para cupcakes con 12 cápsulas de papel que hayamos elegido para la ocasión, las negras que yo he elegido son ideales para unos cupcakes chocolateados al máximo como estos. Reservamos.

En un bol, tamizamos la harina, la levadura química y el cacao. Reservamos.

En el bol de la amasadora, batimos la mantequilla con el azúcar hasta que se integren y la mezcla se aclare.

A continuación, añadimos los huevos, uno a uno, batiendo hasta que se incorporen. Incorporamos la mitad de la harina y batimos a velocidad baja hasta que se incorpore.

Seguidamente, agregamos la leche, mezclada con el extracto de vainilla y volvemos a batir.

Terminamos echando la otra mitad de mezcla de harina que nos falta y batimos a velocidad baja hasta que la mezcla sea homogénea.

En este momento, añadimos las pepitas de chocolate y las guindas troceadas y mezclamos bien con la ayuda de una cuchara de  madera hasta que estén bien repartidos por toda la masa.

Repartimos la mezcla en las cápsulas que teníamos reservadas con la ayuda de una cuchara para hacer bolas de helado.

Horneamos 20 minutos aproximadamente o hasta que un palillo salga limpio.

Sacamos del horno y dejamos enfriar los cupcakes en una rejilla hasta que se enfríen por completo.


 PREPARACIÓN DEL BUTTERCREAM DE CACAO:

Ponemos en un bol el chocolate negro y derretimos en el microondas poco a poco, en intervalos cortos de tiempo para evitar que se nos queme. Reservamos para que temple.

Tamizamos el icing sugar con el cacao y los colocamos en el bol de nuestra amasadora junto con la mantequilla y la leche. Batimos a velocidad baja un minuto, es importante tapar el bol con un paño limpio y húmedo para evitar de esta forma manchar toda la cocina de azúcar.

Transcurrido este tiempo, subimos la velocidad de la amasadora y batimos al menos otros 5 minutos a velocidad alta.

Añadimos el chocolate fundido a nuestro buttercream y mezclamos bien hasta que todos los ingredientes se integren. El buttercream se volverá cremoso y de color chocolate intenso. Reservamos.

MONTAJE DE LOS CUPCAKES:

Ponemos nuestra buttercream de cacao intenso en una manga pastelera con la boquilla elegida para la ocasión. Reservamos en la nevera.

Cuando los cupcakes se hayan enfriado por completo les hacemos un agujero con la ayuda de un descorazonador de manzanas y los vamos rellenando con una cucharadita generosa de crema de cacao con avellanas.

NOTA: Yo he terminado por optar para siempre jamás por no tapar los cupcakes una vez rellenos con los trozos de bizcocho que quito con el descorazonador. He notado que si los tapo, el bizcocho absorbe cualquier relleno y no queda igual. Me gusta que "chorree" el relleno cuando los muerdo ;)
Así podéis empezar a deleitaros con estos trocitos de bizcocho sobrante, yo es lo que hice jejeje.

Cuando tengamos rellenos todos nuestros cupcakes los vamos decorando con el buttercream de cacao, usando nuestra manga pastelera, desde el fuera hacia el centro.

Terminamos decorándolos con una guinda en almíbar previamente escurrida.


Una vez termino mi entrada del día con una foto del relleno, porque desde hace tiempo creo, y cada vez estoy más convencida de ello, de que un cupcake relleno es un Señor cupcake.

Yo personalmente no lo cambio por nada, relleno a tope sin duda (salvo Red Velvet y Guiness jejeje)

Besotes mil y hasta la próxima receta, ñam ñam.