Páginas

Chocolate Roll

jueves, 19 de marzo de 2015





Desde que descubrí la masa perfecta para mis rollos de canela (os la enseñé hace un par de semanas con mis rollos de fresa), mi horno es un no parar de combinaciones variadas.

No puedo dejar de pensar en rellenos diferentes, mi obsesión crece por momentos y estoy deseando celebrar cualquier cosa para hornear uno de mis rollos.

- Que hoy es lunes pues.....celebrémoslo!!! Horno encendido.

- Voy a casa de una compañera, horno encendido.

- Reunión de amigas bailarinas, horno encendido.

- Viene alguien a casa, horno encendido.

................................

Siento una necesidad irrefrenable de celebrarlo todo y de poder hacer realidad mis recetas mentales. Pero creo que de hoy en adelante, voy a plantearme muy mucho el celebrar cada día que pasa sin esperar a que suceda una acontecimiento importante, ya que la vida en sí es un verdadero regalo. Así no tengo remordimientos de conciencia cada vez que entro en la habitación y veo mi bol cerca del radiador con masa para rollos levando.

Decididamente, el que no se consuela es porque no quiere :)


INGREDIENTES PARA LA MASA:


  • 350 grs de harina.
  • 2 huevos M a temperatura ambiente.
  • 40 grs de azúcar blanco.
  • 40 grs de mantequilla.
  • 1 pizca de sal.
  • 7 grs de levadura fresca de panadería.
  • 125 ml de leche semidesnatada.


INGREDIENTES PARA EL RELLENO:


  • Crema de chocolate de avellanas a tope, yo he usado la de Lidl, me parece impresionantemente deliciosa. Vamos, para comer a cucharadas.


INGREDIENTES PARA EL GLASEADO:


  • 100 grs de icing sugar o azúcar extra fino.
  • 4 cucharadas de leche semidesnatada.


ELABORACIÓN:

En un bol acto para el microondas, ponemos la leche junto con la mantequilla, la sal y el azúcar y calentamos a intervalos cortos de tiempo, hasta que la mantequilla se derrita por completo.

Cuando se haya derretido, sacamos del microondas y esperamos a que temple, en ese momento, añadimos la levadura fresca desmenuzándola y disolviéndola con la ayuda de una cuchara. Cuando se haya disuelto por completo, dejamos reposar la leche para que la levadura empiece a hacer su labor. Reservamos.

En el bol de la amasadora, ponemos aproximadamente la mitad de la harina y con el gancho puesto, le añadimos la mezcla de leche poco a poco. A continuación, echamos los huevos, uno a uno y sin dejar de batir. Cuando la mezcla comience a ser homogénea, añadimos el resto de la harina poco a poco y sin dejar de batir a velocidad media-baja.

Mantenemos la velocidad y continuamos mezclando durante unos 5 minutos hasta que la masa quede elástica.

Tapamos nuestro bol con film transparente o con un gorro de ducha y lo colocamos en un lugar calentito de nuestra casa. Yo lo pongo encima de uno de los radiadores de mi casa y le va de lujo. Dejamos reposar nuestra masa unas dos horas o hasta que doble su volumen.

Transcurrido este tiempo y cuando la masa haya doblado su volumen, la estiramos sobre una superficie enharinada con la ayuda de un rodilla, hasta lograr un rectángulo de masa no demasiado grueso.

Echamos el relleno por encima sobre toda la superficie y cuando lo tengamos bien repartido, formamos un rollo con la masa, pegando los extremos con un poquito de leche.

Cortamos nuestros rollos en aproximadamente 16 trozos iguales y los vamos poniendo en nuestras cápsulas rígidas para cupcakes, los colocamos en una bandeja y los tapamos con film transparente. Los dejamos reposar una hora más en nuestro lugar calentito para que vuelvan a crecer.

Cuando los rollos hayan doblado su volumen, los horneamos a 190º durante unos 20 minutos aproximadamente o hasta que tengan un color dorado.

Sacamos del horno y dejamos enfriar por completo.

Para el glaseado: mezclamos todos los ingredientes hasta obtener una mezcla homogénea. Vertemos nuestro glaseado sobre los rollos antes de servir.



Y aquí os dejo uno de estos deliciosos rollos abierto, antes de pasar a mejor vida, para que veáis lo divinos y estupendos que quedan.

¿Alguno de vosotros puede resistir la tentación? No imagináis lo que me costó a mí terminar la sesión de fotos, fue un suplicio pero la recompensa me la cobré doble jejeje.

Un beso fuerte y feliz día de fiesta a todo. Por cierto, no es un día ideal para encender el horno y sorprender en casa.....ahí lo dejo amigos!!!

Hasta la próxima receta.