Páginas

LAYER CAKE LEOPARDO DE COCO Y FRESA

jueves, 16 de enero de 2014


Esta es la tarta que le hice a mi madre el día de su cumpleaños, el pasado 8 de enero.

Su gran pasión es el merengue, es algo que le encanta y que jamás se cansa de comer.

La verdad es que en casa somos muy variados; yo soy la del chocolate, mi hermano es el de la nata, mi padre el de la crema pastelera y mi madre la del merengue. El único que no pone mucha pega es mi chico, es un santo y casi que le gusta todo lo que hago, aunque al pobre le estoy fastidiando el ponerse a plan a base de bien, creo que en breve me vetará el bajar a Málaga a verle si sigo en mi línea jejeje, cruzaré los dedos para que no sea así o me pondré seriamente a buscar alguna que otra receta repostera más ligera y con menos calorías.

Así que como veis, en mi casa existe una gran variedad por los sabores y preferencias jejejeje. Vamos, que para hacer una tarta que les guste a todos lo tengo difícil, pero al final siempre acierto, será que son muy agradecidos conmigo, eso tengo que reconocerlo, no puedo ser injusta.

Por eso, cada vez que tenemos un cumple en casa, intento hacer la tarta en honor al anfitrión y sus gustos esta vez le tocaba a mi mami.

La elección era el coco, que también le encanta, y el merengue. Pero a la vez quería hacer algo diferente, quería sorprenderla y esta fue la decisión que tomé, un tarta con estampación de leopardo.

He visto muchas tartas de este tipo en internet y la primera vez que vi este tipo de estampación fue en forma de cupcakes (sí, los tengo pendientes de hacer jejeje) y realmente me enamoré de ellos. Así que como el cumple de mi madre ha coincidido con mis vacaciones de Navidad, he tenido tiempo de investigar para hacer este layer cake de leopardo con sabor a coco y merengue suizo de fresa.

El resultado fue increíble y todos los invitados se quedaron más que sorprendidos cuando cortamos el primer trozo. A primera vista parece una simple tarta (impresionante eso sí por lo alta que queda) de fresa, pero nada más, eso sí cuando la cortas...................alucinante...........es preciosa..............queda increíble.............yo quedé totalmente enamorada!!!!!


El esfuerzo realmente merece la pena porque es sencillamente espectacular. Así que si queréis sorprender a alguien con una tarta tan deliciosa como bonita, aquí tenéis la receta perfecta.

Espero que os guste.


INGREDIENTES PARA EL BIZCOCHO:


  • 250 grs. mantequilla a temperatura ambiente.
  • 325 grs. azúcar blanca.
  • 5 huevos grandes.
  • 490 grs. harina de todo uso
  • 1 cucharada de vainilla en pasta.
  • 1 y 1/2 cucharadita de levadura en polvo.
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato.
  • 250 grs nata.
  • 125 ml. leche entera.
  • 3 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar (yo uso el de la marca Valor)
  • Colorante en pasta rojo, yo he usado el extra Red de SugarFlair.


PREPARACIÓN:

Precalentamos el horno a 175ºC y engrasamos con un poco de mantequilla 3 moldes de 22 cm. de diámetro aproximadamente, también es importante que les pongamos papel de hornear en la base, así nos será más sencillo desmoldarlos.

En un bol, tamizamos la harina, la levadura y el bicarbonato. Reservamos.

En una jarra mezclamos la nata junto con la leche. Reservamos.

En el bol de la amasadora, yo he utilizado mi KitchenAid, batimos a velocidad media la mantequilla y el azúcar hasta que la mezcla blanquee y quede esponjosa.

Añadimos los huevos ligeramente batidos y uno a uno, a velocidad baja sin dejar de batir.

A continuación, añadimos el extracto de vainilla.

Ahora, añadimos un tercio de la mezcla de la harina y batimos. Echamos la mitad de la mezcla de la nata con la leche y batimos de nuevo. Repetimos estos pasos hasta terminar con la mezcla de harina y la mezcla de leche y nada, terminando con la harina.

De esta masa, retiramos unos 200 gr. de masa en un cuenco y otros 100 grs. de masa en otro cuenco diferente y reservamos.

De la masa restante, colocamos en las base de cada molde (los tres que teníamos reservados y engrasados y con el papel de hornear en la base) unos 200 grs de masa, con la ayuda de una espátula intentamos dejarla lo más lisa posible. Reservamos los tres moldes con la base cubierta por los 200 grs de masa blanca.

En el cuenco donde tenemos los 200 gr. tamizamos el cacao en polvo y mezclamos con la aydua de una cuchara hasta que esté totalmente integrado. Reservamos.

En el cuenco donde tenemos los 100 grs de masa, echamos con la ayuda de un palillo el colorante rojo en pasta, recomiendo ir poco a poco hasta conseguir el color deseado. Al ser muy concentrado es mejor poner poco para no pasarnos e ir incorporando lo que necesitemos en pequeñísimas cantidades para conseguir el color que más nos guste. Cuando tenemos el tono de color que nos gusta, reservamos.

Ahora, preparamos 3 mangas desechables sin boquilla con nuestras masas diferentes (la blanca en una, la de chocolate en otra y la roja-rosa en otra) y empezamos a hacer nuestra decoración de leopardo, es muy sencillo, os cuento como lo hice yo.

Cortamos la punta de la manga marrón con precaución para no hacer un agujero muy grande. Cogemos uno de los moldes que teníamos reservados con 200 grs de masa blanca en la base y hacemos un círculo paralelo al borde del molde de aproximadamente 2 cm de grosor, dejando un espacio de unos 3 cm alrededor del borde del molde. Cuando ya tenemos este primer círculo, hcemos otro círculo mas pequeño dentro del anterior.

Ahora cogemos la manga con la masa roja-rosa y cortamos la punta de la manga pastelera, es muy importante que hagamos el agujero más pequeño que el de la manga de chocolate.

Cuando ya lo tengamos, lo que haremos será hacer un círculo de color rosa encima de los que antes habíamos hecho de chocolate. Tenemos que hacerlo con mucho cuidado. Cuando tengamos nuestra línea rosa sobre nuestro círculo marrón de chocolate, volvemos a coger nuestra manga con la masa de chocolate y volvemos a tapar nuestro círculo rosa.

Es decir, en resumen. Sobre la base de masa blanca que tenemos, hacemos un círculo paralelo al borde del mode de color marrón, después hacemos otro círculo marrón dentro de éste primero y separado del mismo. A continuación, cogemos la masa roja-rosa y dibujamos un círculo encima de este marrón. por último, y otra vez con el color marrón-chocolate, tapamos el círculo rojo-rosa que acabos de hacer. ¿Lo habéis entendido? os pongo una foto para que os hagáis una ligera idea de como lo hice, como se dice "una imagen vale más que mil palabras".

Aquí podéis ver la base, el primer círculo de chocolate y el segundo rojo-rosa. Faltaría cubrir el rosa con otro círculo marrón y rellenar lo bordes y la superficie con masa blanca.

Por último, repetimos este proceso de círculos en los tres moldes. Ahora, cogemos la manga con la masa blanca y rellenamos los huecos que quedan entre los círculos para que el dibujo no se mueva y también cubriremos toda la superficie con esta masa, intentado que quede lo más lisa posible.

Horneamos durante unos 25-30 minutos, o hasta que al pinchar con un palillo, éste salga totalmente limpio.

Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla durante 10 minutos. Transcurrido este tiempo, los desmoldaremos, les daremos la vuelta, y los dejaremos enfríar totalmente sobre una rejilla.

Si al hornearlos, no os han quedado homogéneos (es decir, que han subido más por un lado que por otro) podéis presionarlos sobre una base lisa (yo lo hice en la encimera) hasta que estén planitos e iguales por todas partes. recordad que al haber echo esta estampación de leopardos no podemos cortarlos para nivelarlos antes de rellenar ya que romperíamos el dibujo que con tanto esfuerzo hemos estado haciendo, por eso éste es un buen truco.

Cuando estén totalmente fríos, los envolvemos en film  transparente y los dejamos reposar el mayor tiempo posible. Yo los hice y los dejé reposar toda la noche.


INGREDIENTES PARA EL MERENGUE SUIZO DE FRESA:


  • 150 grs claras pasteurizadas (yo las compré en Mercadona).
  • 250 grs azúcar blanca.
  • 350 grs. mantequilla a temperatura ambiente cortada en cubos.
  • 1 pizca de sal.
  • 1 cucharada de vainilla en pasta.
  • 75 grs. fresa en pasta (yo he usado la de HomeChef).



PREPARACIÓN:

En un cazo al baño Maria ponemos las claras y el azúcar y comenzamos a remover con unas varillas hasta que el azúcar esté totalmente disuelto y las claras estén calentitas. La temperatura que tienen que alcanzar son unos 65ºC aproximadamente pero podéis controlarlo, si no tenéis termómetro, estando atentos a que el azúcar se haya disuelto.

Cuando las tengamos listas, las echamos en el bol de la KitchenAid o de la amasadora. Ponemos las varillas empezar y empezamos a batir hasta que obtengamos un merengue firme y brillante, pueden ser unos 15 minutos.

Cuando hayamos conseguido nuestro merengue, cambiamos las varillas por la pala, y con la velocidad al mínimo empezar a incorporar los cubos de mantequilla poco a poco, esperando a que se incorpore uno hasta añadir el siguiente hasta que obtengamos una mezcla suave y sedosa.

En un momento dado de la preparación, parecerá que se nos ha estropeado y nuestra mezcla sedosa se convertirá en una crema con la apariencia de una crema cortada, no os preocupéis y seguid batiendo, finalmente se arreglará.

Añadimos la vainilla y la sal.

Finamente añadimos las fresas en pasta y batimos hasta que esté totalmente incorporado y hasta que obtengamos una crema sedosa y homogénea.


MONTAJE DEL LAYER CAKE:

Sobre una base para tartas ponemos el primer bizcocho, con la ayuda de una cuchara para hacer bolas de helado, ponemos dos bolas de merengue sobre el bizcocho y con la ayuda de una espátula extendemos de manera uniforme por todas partes, desde el centro a los bordes.

Colocamos la segunda base de bizcocho, apretamos un poco hacia abajo para que se pegue al merengue y repetimos la operación anterior.

Ponemos la última base de bizcocho y aplastamos un poquito con las manos para que se asienten bien, como hemos hecho antes.

Comenzamos a cubrir la tarta.  Ponemos merengue en la superficie y con una espátula vamos extendiéndola hacia los bordes. Después, ponemos también merengue de fresa por los lados y seguimos alisándola con la espátula.

Ésta es la primera capa, conocida como "tapa migas", por lo que es importante que sea fina. Cuando tengamos tapada toda la tarta con esta fina capa de merengue, la metemos en la nevera durante al menos una hora para que endurezca. Así nos será más fácil trabajar después para terminarla. Si no so cabe en la nevera, haced como yo y a la terraza tapada, con estos días tan fríos sirve perfectamente a falta de hueco en la nevera jejeje

NOTA: es importante que cada vez que cojamos merengue, limpiemos la espátula con la que estamos trabajando, de esta forma evitaremos manchar el merengue con restos de bizcocho.

Transcurrido este tiempo, sacamos la tarta de la nevera o terraza y ponemos una generosa capa de merengue (es más fácil trabajar con mucha cobertura que con poca, la que nos vaya sobrando la podemos retirar perfectamente) por la superficie de la tarta y por los lados y volvemos a hacer lo mismo que anteriormente, con la ayuda de nuestra amada espátula empezamos a alisar la superficie y los bordes lo mejor que podamos.

Cuando tengamos el merengue lo más liso posible, ponemos agua caliente en un vaso de tubo e introducimos la espátula unos segundo en el agua. Transcurrido este tiempo, la sacamos del agua y alisamos la superficie de la tarta. Con este truco, conseguiremos que nos quede perfecta.

Para terminar con la decoración, hice unas cuantas flores con la ayuda de una manga pastelera y su correspondiente boquilla de estrella pequeña.

Ahora ya sí, tenemos la tarta lista. Os recomiendo que no la metáis en la nevera justo antes de comerla para que no esté demasiado dura.

Y tachán.....estad atentos y no os perdáis la cara de sorpresa de vuestros comensales cuando partáis la tarta, el corte es impresionante.


Espero que os guste, nos vemos muy pronto con otra dulce y deliciosa receta. Besos a todos.