Páginas

Tarta de Oreo Fit y Fresas

jueves, 20 de julio de 2017


Hoy os traigo una receta espectacular, de esas que no te cansarás de hacer una y otra vez a lo largo del verano.

Es rápida, sencilla, sin horno y muy muy sabrosa, además de no llevar azúcares añadidos, alta en proteínas y con un sabor chocolatero de esos que no se olvidan.

Aprovechando que aún podemos encontrar fresas en algún super, me pareció que la combinación de sabores es ideal, la fruta le aporta la frescura justa a la intensidad de las galletas Oreo Fit.

Vamos que es ideal para comer a todas horas y quitarnos un poco de este calor que tanto nos está agobiando porque fresquita, recién salida de la nevera es espectacular.

INGREDIENTES:

  • 18 Oreo Fit de MaxProtein.
  • 1 bote de crema de chocolate NocAmix.
  • 500 grs de queso de untar light.
  • 200 + 50 grs de queso batido 0%.
  • Edulcorante líquido al gusto.
  • 30 grs de cacao en polvo desgrasado Valor.
  • 100 ml de leche desnatada sin lactosa.
  • 1 cucharadita de vainilla líquida.
  • 500 grs de fresas frescas.

ELABORACIÓN:

En un molde para brownie, ponemos papel vegetal en la base. Reservamos.

En el bol de la amasadora, batidos la crema de chocolate junto con el queso de untar, el edulcorante, el cacao en polvo y los 50 grs de queso batido 0%, mezclamos bien hasta que todos los ingredientes se integren. Reservamos.

En un plato, mojamos nueve galletas Oreo Fit hasta que queden blanditas y esponjosas. Yo utilicé nueve porque eran las que cubrían la base de mi molde, si usáis uno más grande necesitaréis más.

Ahora cogemos el molde que teníamos reservado con papel vegetal en el fondo y extendemos una fina capa de la crema de queso y chocolate. 

Sobre esta capa de crema, colocamos las galletas Oreo Fit y volvemos a tapar las mismas con una capa (esta vez generosa) de crema de queso. Repetimos la operación anterior colocando galletas Oreo mojadas en leche sobre esta gruesa capa de crema de queso y chocolate y volvemos a cubrir con crema.

Lo ideal es poner tres capas de crema de chocolate y queso y dos de galletas Oreo, aunque eso os lo dejo a vuestro gusto. ¡Cuántas más capas, más gordita y deliciosa!

Ahora vamos a preparar la capa superior, mientras tanto conservamos la tarta en la nevera.

En un bol, mezclamos bien los 200 grs de queso batido que nos quedan, junto con el edulcorante y la vainilla líquida.

Ahora repartimos esta mezcla sobre la superficie de la tarta. Partimos las fresas en trocitos pequeños y cubrimos la tarta con ellas de manera uniforme.

Introducimos en la nevera hasta el momento justo de consumir, aunque os recomiendo que al menos sean seis horas de frío, así quedará más consistente.

Solo espero que seáis capaces de aguantar las horas de refrigerado, porque la tentación es tan grande que parece que la tarta nos llama desde la nevera.

Un beso amigos, yo voy a empezar el jueves desayunando rico y es que esta tarta está deliciosa en cualquier momento del día.

Nos vemos el próximo jueves. Besos enormes.