Páginas

Donuts Fitness de Té Matcha y Chocolate

jueves, 21 de abril de 2016



Llevaba tanto tiempo dándole vueltas al Té Matcha y leyendo sobre él, que esta semana la tentación me superó por completo y tuve que comprarlo.

Todos sabéis, y por si alguno todavía no lo sabe, soy una apasionada del té. No hay día que pase que no me tome más de…………¡tres! Sí, habéis leído bien, tres es mi número preferido y de ahí no bajo.

Ahora en serio, me gusta tanto el té que a lo largo del día puedo tomarme más de 1 litro, entre diferentes variedades y momentos.

Desayuno con té, me llevo mi termo al trabajo, después de comer otro, en ocasiones para merendar y siempre uno después de cenar. Esa es mi rutina tetera jejeje.

Obviamente tengo mis preferidos y os aseguro que si por la mañana no empiezo con mi té preferido, el día no pinta igual. ¡Qué le voy a hacer, nací así de especial!

Hasta ahora el único que se me había resistido era el Té Matcha, había oído maravillas de él, como todos sabréis, sus innumerables propiedades beneficiosas para el organismo así como su inconfundible y característico sabor y aroma.

Pues bien, la semana pasada, en uno de mis viajes a mi tienda de tés por excelencia, necesitaba recargar existencias, no pude aguantar la tentación y al ver que habían traído Té Matcha de distintos sabores y a un precio más que razonable, me lancé a por él y me vine a casa con uno de sabor cereza.

Al día siguiente, realicé todo el ritual que el Matcha lleva consigo y disfruté de una buena taza de este nuevo y delicioso descubrimiento. 

Y seguidamente, como loca, a pensar recetas en las que también poder utilizarlo y la primera prueba ha sido esta: Donuts Fitness de Té Matcha con chocolate.

Y sinceramente, me han encantado. No imagináis cuanto disfruto mi momento del almuerzo, me como mis dos donuts y soy más que feliz.

Es cierto, que al estar aromatizado con cereza el sabor no es tan potente como el Matcha original, cuyo sabor característico nos recuerda al mar y a las algas.

Así que ya tengo un nuevo filón con que preparar ricos postres saludables, fitness y por supuesto, dulces.


INGREDIENTES PARA LOS DONUTS:

  • 2 tazas de harina de avena.
  • 2 cucharaditas de levadura química en polvo.
  • 3/4 cucharadita de sal.
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta.
  • 3/4 taza de buttermilk hecho con leche de desnatada.
  • 1/2 taza de queso batido 0%.
  • 2 huevos ligeramente batidos.
  • 3 cucharaditas de Stevia.
  • 1 cucharadita de Té Matcha.
  • Colorante verde en pasta, yo he usado el de SugarFlair.

INGREDIENTES PARA LA DECORACIÓN:

  • 3 onzas de chocolate negro sin azúcar añadido, yo he usado el de la marca Valor.


ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 180º y engrasamos ligeramente nuestros moldes para donuts con un poco de margarina light. Reservamos.

Comenzamos preparando nuestro buttermilk casero, para ello, echamos la leche en un vaso y le agregamos una cucharadita de zumo de limón. La dejamos reposar mientras preparamos el resto de la receta con el fin de que la leche se corte. Reservamos.

En un bol grande echamos todos los ingredientes, excepto el colorante, y con la ayuda de unas varillas manuales comenzamos a mezclar bien. Añadimos nuestro buttermilk y seguimos mezclando hasta que obtengamos una masa homogénea.

Por último,  vamos añadiendo con la ayuda de un palillo el colorante en pasta. Es importante hacerlo poco a poco para obtener el color deseado, si nos pasamos con  la cantidad ya no hay manera de arreglarlo.

Cuando tengamos la masa lista, la echamos en una jarra, de esta manera nos será más sencillo repartirlo en el molde de donuts. Ahora sí, repartimos nuestra masa en las distintas cavidades de nuestros moldes para donuts, que ya teníamos previamente reservamos. Los rellenamos un poco más de la mitad, para evitar que se nos salgan del molde durante el horneado.

Los metemos en el horno durante unos 10 minutos aproximadamente o hasta que al pincharlos con un palillos, éste salga limpio.

Sacamos del horno y dejamos enfriar nuestros donuts dentro del molde unos 5 minutos, a continuación desmoldamos con un golpe seco y dejamos que se enfríen por completo sobre una rejilla.

Para terminar con nuestros donuts, vamos a decorarlos. Para ello, metemos las tres onzas de chocolate negro sin azúcar en el microondas en intervalos cortos de tiempo para evitar que se nos queme.

Cuando el chocolate se haya fundido por completo, lo ponemos en una manga pastelera provista de una boquilla redonda pequeña y decoramos nuestros donuts con líneas de chocolate.

Ahora ya podemos disfrutar de este postre saludable y energético. Ya sabéis, mi recomendación es tomarlos en el desayuno o almuerzo, por eso de que llevan hidratos de carbono, pero si vais a entrenar por la tarde también se convierten en un snack delicioso y más que apetecible.


Sigo investigando recetas con Matcha, este paquete va a dar mucho de si jejejeje.

Un beso fuerte, nos vemos la próxima semana fieles lectores. Os quiero.