Páginas

Cheesecake de Limón y Merengue

jueves, 18 de febrero de 2016


Desde que la vi por primera vez supe que esta tarta sería una verdadera delicia y por supuesto, mi instinto dulcero no se equivocaba.

Había probado antes la típica "Lemon Pie" pero no en versión Cheesecake y es que, tengo que reconocer y admitir, que las tartas de queso me vuelven loca en todas su versiones y en todos los sabores imaginables del mundo mundial.

Pues bien amigos, esta Cheesecake no resulta nada pesada, sabéis que esta característica, por muy amantes que seamos de las tartas de queso, es algo que suele estar presente, pero en esta versión no. Queda ligera y sutil, el limón le aporta un toque fresco que hacen que un simple pedazo se convierta en algo escaso.

La combinación de sabores es espectacular. Base crujiente de galletas, acidez y frescura del limón y la dulzura y ligereza del merengue tostado, hacen que esta tarta se convierta en un verdadero placer para los sentidos.

Y es que ya tocaba hincarle el diente a un postre no "Fit", después de tanto tiempo a dieta me apetecía probar algo nuevo y aquí está el tremendo resultado. Mereció la pena la espera y es que, de vez en cuando tenemos que darnos caprichos para animarnos y aguantar en el camino de nuestro objetivo, y como no, mis caprichos son siempre dulces jejeje.


INGREDIENTES PARA LA BASE:

  • 300 grs de galletas integrales, tipo Digestive.
  • 150 grs de mantequilla derretida.

INGREDIENTES PARA LA CREMA DE QUESO:

  • 6 láminas de gelatina o 1 y 1/2 sobre de gelatina en polvo.
  • 300 grs de queso crema.
  • 250 grs de queso ricotta.
  • 150 ml de creme fraiché.
  • 100 grs de azúcar blanca.
  • 60 ml de agua.
  • el zumo exprimido de 2 limones y su ralladura.

INGREDIENTES PARA EL MERENGUE:

  • 150 grs de azúcar glasé.
  • 6 claras de huevo.
  • 60 ml de jarabe de maíz.
  • 4 cucharadas de agua.

ELABORACIÓN DE LA TARTA:

Para hacer el fondo de la tarta, trituramos las galletas con un robot de cocina hasta obtener migas finas.

Ponemos las migas en un cuenco y le añadimos la mantequilla derretida, mezclamos bien hasta formar una mezcla homogénea.

Ponemos la mezcla de galletas y mantequilla en un molde de unos 23 cm aproximadamente de diámetro, el cual habremos forrado previamente su base con papel de horno, es importante cubrir de galletas tanto la base como las paredes de molde, para que pueda contener el relleno. Refrigeramos y reservamos.

Para preparar el relleno, en el bol de la amasadora vertemos el queso crema, el queso ricotta, la creme fraiché y el azúcar hasta obtener una mezcla ligera y cremosa.

A continuación, añadimos la ralladura de limón y volvemos a batir.

En un cazo, ponemos el zumo de los dos limones y 60 ml de agua a fuego lento, solo para entibiarlo. Cuando se haya calentado, incorporamos la gelatina (si es en hojas, será necesario haberlas hidratado previamente) y removemos hasta su completa disolución.

Añadimos la gelatina a nuestra mezcla de queso y batimos por última vez para que todos los ingredientes se integren.

Echamos nuestro relleno sobre la base de galletas e introducimos nuestra tarta en la nevera durante 3 horas como mínimo, aunque lo ideal es dejarla toda la noche para que cuaje lo máximo posible.

Para la cobertura de merengue, calentamos el azúcar, el jarabe de maíz y cuatro cucharadas de agua en un cazo hasta que se disuelva el azúcar por completo. Llevamos a ebullición.

En el bol de la amasadora, batimos las claras (con el accesorio de varillas) hasta alcanzar su punto de nieve. Cuando las tengamos listas, vamos añadiendo poco a poco muestro almíbar, con un chorrito muy fino y sin dejar de batir. Esto nos llevará unos 10 minutos aproximadamente.

Cuando los tengamos listo, introducimos el merengue en una manga pastelera y lo distribuimos sobre nuestra tarta formando picos.

Para terminar, tostamos ligeramente el merengue con la ayuda de un soplete.

Rica, ¿verdad? Y encima no necesita horno, para mí en algunas ocasiones una receta gana en función de si es necesario o no encender el horno. Vamos que en mi casa esta Cheesecake se va a convertir en la receta del verano.

Espero que os animéis a probarla, su ligereza y justa dulzura no os dejará indiferentes.

Feliz semana amigos lectores, nos vemos la próxima semana con el ganador del sorteo ¡Qué emoción!

Besos enormes.