Páginas

Oreo Truffle Cinnamon Rolls

jueves, 30 de abril de 2015




En mi ansiada búsqueda del Rollo de Canela perfecto, os traigo esta receta. Sí, habéis leído bien, Oreo Truffle Cinnamon Roll, es decir, rollos de canela rellenos de trufa de Oreo y no os podéis imaginar el sabor que tienen estos pequeños, es algo único.

Sigo investigando y haciendo deliciosos experimentos en mi cocina y los resultados que voy obteniendo son espectaculares.

Es verdad que anteriormente, en otras recetas, ya os había dicho que por fin había descubierto la masa de rollo perfecto, y es cierto, la mejor entre las mejores pero con levadura de panadería, quedan perfectos pero todo tiene su lado negativo y en este caso es el tiempo de espera que necesita la masa para crecer.

Por este motivo, quería seguir probando y conseguir una masa deliciosa que no necesitara levadura de panadería y que, por lo tanto, fuera rápida de hacer, para esos días que nos levantamos con antojo de Cinnamon Roll y no podemos esperar porque el ansia nos puede.

Y sí, la he conseguido. Sencilla, rápida, jugosa, tierna, esponjosa, pero lo más importante es que la tienes preparada en menos de quince minutos, vamos que merece la pena probarla sí o sí.

Es verdad que yo luego me he enrollado, nunca mejor dicho, en el relleno y he querido hacer algo un poco más...digamos diferente, pero igual de rápido que la masa no os vayáis a creer.

Espero que os animéis a probarlos y me contéis vuestras impresiones, para mí están de vicio. No os voy a engañar, la masa con levado tiene un sabor diferente a ésta, pero las dos son para momentos distintos (en función del tiempo disponible o de la paciencia de la que dispongamos ese día) y las dos están deliciosas.



INGREDIENTES PARA LA MASA:

3 tazas de harina, quizá necesite un poco más.
2 cucharadas de azúcar blanca.
1 y 1/4 cucharaditas de levadura química.
1/2 cucharadita de bicarbonato.
1/2 cucharadita de sal.
1 y 1/4 tazas de buttermilk.
2 cucharadas de mantequilla derretida.


INGREDIENTES PARA LA TRUFA DE OREO:


22 galletas Oreo trituradas.
110 grs. de queso crema no light.


INGREDIENTES PARA EL GLASEADO:

Azúcar glasé.
Un chorrito de leche entera.


ELABORACIÓN DE LA TRUFA DE OREO:

En una trituradora, también podéis hacerlo a mano, colocamos las galletas Oreo y las trituramos. Añadimos el queso crema  y mezclamos hasta obtener una masa homogénea. Reservamos.


ELABORACIÓN DEL GLASEADO:

En un vaso ponemos azúcar glasé y le añadimos un chorrito de leche, mezclamos bien con la ayuda de una cuchara, en función de como lo queráis de espeso, podéis añadir azúcar o leche. A mí me gusta denso jejeje. Reservamos hasta el momento de servir los rollos.



ELABORACIÓN DE LA MASA Y PREPARACIÓN DE LOS ROLLS:

Precalentamos el horno a 180º con calor arriba y abajo. Preparamos un molde rectangular acto para el horno y lo engrasamos con un poco de mantequilla. Reservamos.

En el bol de la amasadora, mezclamos la harina, el azúcar, la levadura química, el bicarbonato y la sal.

Añadimos el suero de leche y las cucharadas de mantequilla derretida, removemos bien hasta que obtengamos una masa homogénea.

Pasamos la masa a una superficie enharina y amasamos lentamente. La masa, os quedará extremadamente pegajosa y se os pegará a las manos, por lo que es necesario que vayamos añadiendo harina poco a poco hasta que consigamos una masa que podamos extender con el rodillo, pero ojo, no os paséis echando harina, si no os quedará dura, es mejor que se os pegue un poco, así quedará blandita al hornearla.

Sobre nuestra superficie enharinada, estiramos la masa en forma rectangular con la ayuda de nuestro rodillo. Sobre la masa, untamos dos cucharadas de mantequilla derretida y sobre ésta, vertemos el relleno de azúcar y canela. Después, espolvoreamos con la mezcla de la trufa Oreo que teníamos reservada por toda la superficie.

Enrollamos nuestra masa y con la ayuda de un cuchillo de sierra vamos cortando nuestros rollos de un grosor de aproximadamente 2-3 dedos, los vamos colocando sobre nuestro molde hasta tenerlos todos colocados.

Horneamos durante unos 20 minutos o hasta que los rollos tengan un color dorado. Sacamos del horno y dejamos enfriar en el mismo molde en que el que los hemos horneado.

Antes de servir, le ponemos nuestro glaseado por encima. Ahora sí que podemos disfrutar de esta maravilla.


Y hasta aquí la delicia de hoy, están igual de buenos con o sin glaseado, no puedo dejar de comerlos en cualquiera de sus versiones. Sobre todo, espero que os animéis a probarlos porque repetiréis seguro.

Muchos besos amigos y hasta la próxima semana.