Páginas

Layer Cake de chocolate y crema de cacahuete

jueves, 16 de abril de 2015





Como amante incondicional de las barritas "Snikers", me declaro adicta a este layer cake.

En el momento en el que me llevé la primera cucharada a la boca, me quedé sin palabras, es una tarta impresionante, que tiene el sabor de estas chocolatinas al cien por cien.

De verdad, solo me queda "hacerle la ola".

Es una tarta para la que me faltan las palabras, todo lo que pueda decir es poco y me quedaré corta al describirla, porque para saber realmente lo deliciosa que está, es necesario probarla.

El sabor es más pronunciado y delicioso de un día para otro, los aromas y sabores se acentúan y cada día que pasa, más buena está.

Jugosa, tierna, sabrosa, dulce con un toque salado aportado por la crema de cacahuete, densa, de bizcocho delicado y ligero....Ay, qué más puedo deciros amigos.

¡Sí!, que la probéis sin falta porque vais a alucinar con esta maravilla.


INGREDIENTES PARA EL BIZCOCHO:

50 grs. de cacao en polvo sin azúcar, yo usé el de la marca Valor.
60 grs. de azúcar moreno claro.
50grs. de azúcar moreno oscuro.
100 ml. de café fuerte recién hecho.
100 grs. de harina.
1 huevo.
1/2 cucharadita de levadura en polvo.
1/2 cucharadita de bicarbonato.
Una pizca de sal.
60 grs. de mantequilla en pomada.
1 cucharada de mantequilla de cacahuete.


INGREDIENTES PARA EL BUTTERCREAM DE CHOCOLATE:

300 grs. de azúcar glasé.
80 grs. de mantequilla en pomada.
20 grs. de mantequilla de cacahuete.
40 grs. de cacao en polvo sin azúcar.
30 ml. de leche entera.


INGREDIENTES PARA EL RELLENO:

Mantequilla de cacahuete.
Buttercream de chocolate (el mismo que hemos preparado para cubrir nuestra tarta).


ELABORACIÓN DEL BIZCOCHO:

Precalentamos el horno a 170º.  Preparamos dos moldes, poniendo papel de hornear en la base y un poco de mantequilla en las paredes de los mismos. Reservamos.

En un bol, ponemos el café recién hecho y caliente y en él, disolvemos el cacao en polvo y el azúcar moreno oscuro. Reservamos.

En un bol, tamizamos el resto de ingredientes secos. Reservamos.

En el bol de la amasadora, ponemos la mantequilla junto con la mantequilla de cacahuete, el azúcar moreno claro y el huevo y batimos bien hasta que todos los ingredientes se integren.

Cuando hayamos obtenido una mezcla cremosa, incorporamos la mezcla de café y el resto de ingredientes secos en dos veces, alternando ambos y terminando por los ingredientes secos.

Repartimos nuestra masa en los moldes que teníamos preparados, con la ayuda de una cuchara para hacer bolas de helado, de esta forma nos aseguraremos de que haya la misma cantidad de masa en ambos moldes.

Horneamos a 170º unos 40-50 minutos o hasta que al insertar un palillo en el centro de los bizcochos, éste salga limpio.

Sacamos del horno y dejamos enfriar dentro de los moldes. Son unos bizcochos muy delicados y tenemos que tratarlos con mucho mimo para evitar que se nos rompan.

Envolvemos los bizcochos en film transparente y los dejamos reposar durante toda la noche dentro de la nevera.


ELABORACIÓN DEL BUTTERCREAM DE CHOCOLATE Y CACAHUETE:

En el bol de la amasadora echamos la mantequilla, el azúcar glas, la mantequilla de cacahuete y el cacao en polvo.

Mezclamos bien a velocidad media hasta que obtengamos una mezcla suave y espesa.

En este momento, y sin dejar de batir, vamos añadiendo leche poco a poco, hasta que obtengamos la textura adecuada para poder extenderla. Es un poco a ojo, por eso es muy importante añadir la leche poco a poco y como vaya necesitando.

MONTAJE DEL LAYER CAKE:

Sacamos los bizcochos de la nevera y si es necesario, los igualamos con la ayuda de una lira para que tengas los dos el mismo grosor

Cogemos uno de nuestros bizcochos, lo colocamos sobre nuestra base o stand y le untamos mantequilla de cacahuete al gusto, con la ayuda de una espátula.

Cuando la tengamos bien repartida, ponemos sobre la mantequilla de cacahuete una capa generosa de nuestro  buttercream de chocolate.

Cubrimos con el otro bizcocho, presionando ligeramente con la mano para que ambos bizcochos se peguen.

Con la ayuda de una espátula, cubrimos ligeramente toda la tarta con el buttercream de chocolate, debe de ser una capa muy fina, la famosa "tapa migas", su función es sellar la tarta para que nos quede perfecta.

Un vez que tengamos nuestra capa tapa migas lista, dejamos enfriar en la nevera para que esta capa se endurezca.

Cuando veamos que ha cogido consistencia, con unos 30 minutos es suficiente, la sacamos de la nevera y terminamos de cubrir nuestro layer cake con el resto de buttercream de chocolate con la ayuda una espátula.


Para decorarla, he espolvoreado por la superficie almendras crocanti que le dan un toque crujiente delicioso.

Esta tarta me ha cautivado tanto que el siguiente paso será hacerla en forma de cupcakes. Los Snikers marcaron mi infancia y eso lo llevo dentro, es algo con lo que viviré siempre jejeje

Besotes amigos, nos vemos la próxima semana.