Páginas

STRAWBERRY ROLLS

jueves, 19 de febrero de 2015




Definitivamente puedo decir bien alto que tengo en mi poder la mejor receta de Cinnamon Rolls del mundo mundial.

Como todos sabéis por mis repetidas recetas de este tipo, he ido probando diferentes masas y bueno, la verdad es que todas están buenas cuando eres una adicta total a este tipo de dulce, pero necesitaba seguir probando e investigando (benditas investigaciones jejeje) hasta dar con la combinación perfecta.

Y por fin, después de mucho probar y de llevar a cabo una deliciosa investigación de campo jejeje, por fin he dado con ella.

Queda tan esponjosa y con un sabor tan increíble, que resulta sencillamente perfecta. Y por supuesto, si yo la tengo en mi poder debo hacerla vuestra, tenéis que conocerla  y probarla para que veáis que no miento y que la perfección real existe.

Para esta ocasión, elegí un relleno diferente, en casa les tengo un poco saturados con tanta canela por muy afrodisiaca que resulte jejeje, así me decanté por rellenarlos de una espectacular mermelada de fresas que junto con el glaseado típico dan un resultado espectacular.

Y es que como os digo, con esta masa de base cualquier relleno que queráis añadirle quedará de lujo porque como hemos oído en más de una ocasión "el secreto aquí también está en la masa".


INGREDIENTES PARA LA MASA:
  • 350 grs de harina.
  • 2 huevos M a temperatura ambiente.
  • 40 grs de azúcar blanco.
  • 40 grs de mantequilla.
  • 1 pizca de sal.
  • 7 grs de levadura fresca de panadería.
  • 125 ml de leche semidesnatada.


INGREDIENTES PARA EL RELLENO:


  • Mermelada de fresas de gran calidad.


INGREDIENTES PARA EL GLASEADO:


  • 100 grs de icing sugar o azúcar extra fino.
  • 4 cucharadas de leche semidesnatada.


ELABORACIÓN:

En un bol acto para el microondas, ponemos la leche junto con la mantequilla, la sal y el azúcar y calentamos a intervalos cortos de tiempo, hasta que la mantequilla se derrita por completo.

Cuando se haya derretido, sacamos del microondas y esperamos a que temple, en ese momento, añadimos la levadura fresca desmenuzándola y disolviéndola con la ayuda de una cuchara. Cuando se haya disuelto por completo, dejamos reposar la leche para que la levadura empiece a hacer su labor. Reservamos.

En el bol de la amasadora, ponemos aproximadamente la mitad de la harina y con el gancho puesto, le añadimos la mezcla de leche poco a poco. A continuación, echamos los huevos, uno a uno y sin dejar de batir. Cuando la mezcla comience a ser homogénea, añadimos el resto de la harina poco a poco y sin dejar de batir a velocidad media-baja.

Mantenemos la velocidad y continuamos mezclando durante unos 5 minutos hasta que la masa quede elástica.

Tapamos nuestro bol con film transparente o con un gorro de ducha y lo colocamos en un lugar calentito de nuestra casa. Yo lo pongo encima de uno de los radiadores de mi casa y le va de lujo. Dejamos reposar nuestra masa unas dos horas o hasta que doble su volumen.

Transcurrido este tiempo y cuando la masa haya doblado su volumen, la estiramos sobre una superficie enharinada con la ayuda de un rodilla, hasta lograr un rectángulo de masa no demasiado grueso.

Echamos el relleno por encima sobre toda la superficie y cuando lo tengamos bien repartido, formamos un rollo con la masa, pegando los extremos con un poquito de leche.

Cortamos nuestros rollos en aproximadamente 16 trozos iguales y los vamos poniendo en nuestras cápsulas rígidas para cupcakes, los colocamos en una bandeja y los tapamos con film transparente. Los dejamos reposar una hora más en nuestro lugar calentito para que vuelvan a crecer.

Cuando los rollos hayan doblado su volumen, los horneamos a 190º durante unos 20 minutos aproximadamente o hasta que tengan un color dorado.

Sacamos del horno y dejamos enfriar por completo.

Para el glaseado: mezclamos todos los ingredientes hasta obtener una mezcla homogénea. Vertemos nuestro glaseado sobre los rollos antes de servir.

Ay, os puedo asegurar que comerte solo uno resulta imposible, están tan buenos que....es un no parar. Mi debilidad por los rollos va creciendo por momentos y lo peor de todo es que esta locura no tiene límites jejejeje.

Besazos amigos, nos vemos en nada.