Páginas

HUEVOS DE PASCUA RELLENOS

jueves, 17 de abril de 2014

Aquí os traigo mi segunda receta de Pascua.


El año pasado os enseñé nuestra receta de torrijas, torrijas de vino y torrijas de leche, una receta tradicional pero que en mi casa no faltan en ninguna Semana Santa, este año ya estamos planeando qué día hacerlas, cuanto más tarde....menos comemos jejejeje.

Pero antes de las deliciosas torrijas, me he adelantado y he preparado éstos deliciosos huevos de Pascua rellenos de una increíble mousse de chocolate.

Desde pequeña siempre he sentido un amor incondicional por los huevos de Pascua, recordaré toda mi vida como mi tía Loli, por estas fechas, bajaba a casa a hacernos una visita y me traía una bolsa llena de ricos huevos de chocolate, en ocasiones con su gallina incluida. Bolsa que yo administraba cuidadosamente para que me durará todas las vacaciones.

Son de esos recuerdos que permanecerán contigo para siempre y que aún habiendo pasado los años siguen endulzando tu vida.

Pues aunque tengo unos cuantos (muchos) años más, mi amor incondicional por los huevos de Pascua no ha cambiado, creo que por el contrario cada año que pasa va en aumento. Por eso en estas fiestas, tenía que preparar una receta en la que fueran los protagonistas y este es el maravilloso resultado.

Unos ricos huevos de chocolate rellenos de la mejor mousse de chocolate (no podía ser de otra forma) que os podáis imaginar. La combinación de texturas es una auténtica maravilla, la suavidad de la mousse de su interior y la capa dura de chocolate que los envuelven hacen que un mordisco a estos huevos se convierta en un verdadero placer para el paladar.

Además de deliciosos, son muy sencillos de hacer así que no tenéis excusa para no sorprender a vuestros hijos, sobrinos pero no solo para los más pequeños de la casa porque también harán los placeres de los más grandes. ¡¡No hay quien se resista a ellos!!

Y sino que se lo pregunten a mis padres o a mis alumnos del colegio que han alucinado con lo que "su profe" les ha preparado. No imagináis como se relamían todos, tenía que haber puesto una foto para que vierais que no nos miento. Así que ya sabéis, si queréis sorprender a vuestros seres queridos y preparar una receta diferente para estas fiestas, aquí tenéis la receta ideal, no os defraudaré.


INGREDIENTES:

  • 12 huevos de chocolate.
  • 500 ml de nata para montar (35% MG).
  • 100 grs de azúcar blanca.
  • 250 grs de chocolate negro.

PREPARACIÓN:

En un cazo ponemos a fuego medio la nata junto con el azúcar y removemos hasta que se disuelva por completo.

Dejamos que hierva. Retiramos del fuego y agregamos el chocolate troceado. Dejamos reposar 5 minutos y removemos hasta que el chocolate esté disuelto y hayamos obtenido una mezcla homogénea y cremosa.

Dejamos enfriar un poco dentro del cazo y a continuación, echamos nuestra mezcla en un bol que podamos cerrar herméticamente y lo metemos en la nevera hasta el día siguiente. Necesitamos que la mezcla esté muy fría.

Al día siguiente, ponemos nuestra mezcla de chocolate en el bol de la amasadora y la batimos a máxima velocidad con las varillas, hasta que obtengamos una mousse consistente y ligera.

Pasamos esta mousse a una manga pastelera desechable provista de una boquilla para rellenar y reservamos en la nevera.

Cogemos nuestros huevos y con la ayuda de un descorazonar de manzanas previamente calentado al fuego o un descorchador de botellas, vamos haciendo agujeros en un lateral. Yo compré varios tipos de huevos, unos ya venían con agujero y otros más pequeños sin agujero- Para hacerlo en los pequeños, calenté un palo de acero que tenemos en casa y fui agujereándolos con cuidado en la parte inferior con mucho cuidado.


Una vez tenemos todos los huevos agujereados, sacamos nuestra manga pastelera de la nevera y empezamos a rellenarlos con nuestra mousse de chocolate.

Es importante que conforme los vayamos rellenado los vayamos metiendo en la nevera, han subido tanto las temperaturas estos días que parecía que me quedaba sin huevos antes de tiempo, lo que he disfrutado chuperreteándome los dedos jejejeje.


Ni que decir tiene que es imprescindible conservarlos en el frigorífico con el agujero hacia arriba hasta el momento de servirlos.

Y nada, la verdad es que una imagen vale más que mil palabras y todo lo que pudiera añadir a partir de ahora a esta entrada, creo que sobraría.


Solo una cosa, tenéis que hacerlos.

Un beso y disfrutad de las vacaciones. Nos vemos la próxima semana.