Páginas

CHEESECAKE DE OREO

lunes, 31 de marzo de 2014


La tarta que os traigo hoy es realmente especial y deliciosa. Llevaba tanto tiempo detrás de hacerla y mira por donde me la encargó una amiga para celebrar el cumpleaños de su hermano.

Así la he preparado sí, pero no para mi casa. Tendríais que haberme visto rebañando el molde al sacar la tarta, puse todos mis sentidos en no dejar ni una sola migaja pegada, tenía que probar la tarta fuera como fuera y sin que se notara en exceso.

Casi cuando acabé de rebañar, mi molde no necesitaba pasar por el lavaplatos porque mi madre y yo hicimos un trabajo excelente jejejeje.

Lo poco que probamos me dejó sin palabras, estaba más que buena, buenísima. ¡¡Por eso no tardaré mucho en hacerla en casa para comérmela entera!!

A parte de lo poco que la probamos, he recibido felicitaciones por parte de mi amiga y del cumpleañero que avalan lo que os digo, que esta tarta de queso está de vicio.

Es verdad que yo soy una enamorada de las tartas de queso, pero de las tartas de queso de verdad. De esas consistentes y firmes, nada de ligerezas o tipo mousse. A mí lo que me gustan son las cheesecake tipo americanas y si a eso les añades la base de galleta oreo y los trozos por dentro........estoy vencida totalmente.

En esta foto se aprecia perfectamente la base, el cheesecake lleno de oreo y la superficie. No me digáis que no os apetece hincarle el diente.

Así que amantes de las cheesecake como yo, os dejo una receta que no se os puede resistir porque os hará felices desde el momento uno, ver como se mezclan las oreo en la masa preparada antes de hornearla es pura magia y el olor que desprende no se puede describir, solo se puede sentir.

Vamos con la receta.


INGREDIENTES PARA LA BASE:

  • 30 galletas Oreo.
  • 40 grs de mantequilla derretida.


INGREDIENTES PARA EL CHEESECAKE:

  • 1 kg de queso crema.
  • 350 grs de azúcar blanca.
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta.
  • 200 ml de nata.
  • 50 ml de leche entera.
  • 4 huevos L.
  • 14 galletas oreo en trozos pequeños.


DECORACIÓN:

  • 8 galletas oreo ralladas.


PREPARACIÓN:

Precalentamos el horno a 175ºC y preparamos un molde desmoldable de unos 23 cm de diámetro poniéndole papel de hornear en la base. Reservamos.

Comenzamos preparando la base de galletas. Para ello trituramos las 30 galletas Oreo, les incorporamos la mantequilla derretida y mezclamos bien.

Colocamos esta mezcla sobre el fondo del molde que teníamos reservado. Intentaremos que quede lo más igualado posible por todas partes. Metemos en la nevera para que endurezca mientras preparamos la cheesecake.

En el bol de la amasadora batimos bien el queso crema, agregamos el azúcar sin dejar de batir. A continuación, echamos la vainilla en hasta y seguimos batiendo hasta que todos los ingredientes se integren.

Incorporamos los huevos uno a uno, batiendo entre uno y otro. Cuando los huevos estén bien integrados, añadir la nata y la leche y batimos de nuevo bien.

Por último, añadimos las galletas oreo partidas en pequeños trozos y removemos bien con una cuchara de madera o lengua de silicona para evitar que se nos rompan.


Vertemos la mezcla sobre el fondo de galletas que teníamos enfriando en la nevera.

Para hornear nuestra tarta de queso, yo siempre lo hago al baño María y cubriendo la tarta con papel de aluminio, de esta forma evitaremos que se nos cuartee la superficie.

Metemos en el horno durante 1 hora y 30 minutos aproximadamente. Transcurrido este tiempo, pinchamos el centro con un palillo, si éste sale "limpio" (OJO, las tartas de queso no son un bizcocho, por lo que el palillo no saldrá totalmente seco), es que está lista.

Sacamos del horno y dejamos enfriar por completo antes de desmoldar.

Una vez que esta fría, desmoldamos nuestra tarta, para ello pasaremos con cuidado un cuchillo por el borde del molde.

Después, podemos decorar la superficie con las migas de galletas oreo que hemos rallado (ralladas con la crema blanca y todo).


Yo recomiendo que la tarta pase toda la noche en la nevera, de esta forma se acentúan los sabores de los ingredientes. Eso sí, si podéis aguantar la tentación hasta el día siguiente y no asaltáis vuestra nevera de madrugada jejeje

Un beso fuerte y hasta próxima receta amigos.