Páginas

AZÚCAR PERLADO

jueves, 13 de marzo de 2014

Con esta receta de azúcar perlada estreno mi nuevo apartado de "recetas básicas". Esas que necesitamos en más de una receta, que estamos cansados de verlas publicadas y que cuando estamos metidos en harina muchas veces nos falta exactamente saber cómo hacerlas.

Por eso he considerado que mi blog tenía que tener este apartado, donde poco a poco voy a ir reuniendo todas las recetas básicas que son muy comunes en repostería, para que con un simple clic tengáis a vuestro alcance todo lo que podáis necesitar.

Muchas veces damos por hecho que sabemos hacer determinadas recetas, ¡¡yo la primera!!, pero luego, cuando me pongo a hacerla, porque la necesito, me surgen dudas de lo más simple.

Pues para eso está este apartado, para decirle adiós a todas esas pequeñas dudas que nos acechan y que quieren estropear nuestro postre, ¡No podrán con nosotros! Nuestros postres serán los mejores y triunfaremos con ellos, haciendo las delicias de nuestros amigos e invitados.

Estrenamos entonces con una receta muy sencilla pero muy necesaria para alguno de los postres más deliciosos del mundo mundial: gofres, roscones, bollos caseros y un largo etcétera, el "Azúcar perlado".


Es cierto que podemos comprarla en tiendas pero es tan fácil de hacer que no cuesta nada prepararla en casa, además no siempre podemos encontrarla en el super y realmente, porqué pagar cuando puedo hacerla en casa mucho más barata y sabiendo lo que lleva.

Qué puedo deciros que no sepáis ya, hecho en casa.......NADA MEJOR.

El único inconveniente que le veo a la receta, por decir algo, es la espera. Yo es que soy muy impaciente jejeje, y el azúcar perlado necesita días de reposo para su elaboración, pero si nos organizamos con antelación podemos prepararla y cuando esté lista guardarla en un bote para futuros usos.

Vamos con la receta, veréis que sencilla.


INGREDIENTES:

  • 150 ml de agua 
  • 300 grs. de azúcar
  • 75 grs adicionales de azúcar


PREPARACIÓN:

Ponemos el agua y el azúcar (los 300 grs) en una olla y  ponemos al fuego hasta que el agua hierva y el se haya disuelto.

Retiramos del fuego y añadimos el resto del azúcar (los 75 grs) removiendo hasta que el líquido se colme de azúcar.

Pasamos el líquido a un recipiente hondo y  ancho.

Guardamos el recipiente en un sitio oscuro y sin moverlo como mínimo 15 días, yo lo guardé en un armario de la cocina que no suelo abrir en exceso.

Transcurrido este tiempo, sacamos el recipiente del armario y con la ayuda de un rodillo de amasar o de la maja del mortero, rompemos el azúcar en pequeños trozos a modo de las perlas.

Una vez que hemos triturado todo el azúcar, ya tenemos listo nuestro azúcar perlado. Sencillo, ¿verdad?

Podéis guardarla en botes que cierren bien, es necesario conservarla en un lugar seco y oscuro a ser posible, dentro de un armario es perfecto.



Y ya tenéis listo el azúcar perlado para incorporarla a todas vuestras recetas, la verdad es que en algunas resulta imprescindible.

El lunes os traeré la primera receta en la que la he usado, estoy segura de que os encantará y que cuando abra la puerta de casa estaréis haciendo cola para desayunar conmigo jejejeje.

Nos vemos el lunes con una receta que todos, estoy segura, haréis alguna vez en vuestra vida.

Muchos besos y gracias lectores.