Páginas

TARTA DE QUESO CON PACANAS Y BUTTERSCOTCH

lunes, 3 de febrero de 2014


Menuda delicia os traigo hoy para alegrarnos la semana, que los inicios son siempre muy duros, verdad?? Y tenemos que buscarnos motivaciones para alegrarnos los lunes con el fin de que se hagan lo menos cuesta arriba posible, así que.....nada mejor que hacerlo tomando un trozo de esta tarta de queso.

La receta la he cogido de uno de los libros que mi chico me regaló "Cake Days" de Hummingbird Bakery.

La verdad es que adoro todos los libros de repostería, para qué engañarnos, me los compraría todos, todos, todos, pero tengo que reconocer que una siempre tiene sus preferencias y he de confesar que los de Hummingbird y los de Primrose me vuelven loca. Son tan bonitos y tienen unas recetas tan deliciosas que...lo difícil es decantarse por cual de todas hacer.

Ay!!!! si es que me faltan días para hacer todo lo que quiero!!!!!!

Elegí esta tarta porque tenía muchas ganas de usar las pacanas que compré en Navidades, encontrarlas en otras fechas resulta muy difícil, así que aproveché y compré casi un kilo!! estoy fatal de los fatales, verdad?? así tengo reservas para futuras recetas ;)

Pues eso, entre las ganas que tenía de usarlas y las ganas que tenía de probar el butterscotch.....esta tarta me lo daba todo y cumplía todos mis deseos en un solo bocado.

Para los que no lo conocéis, el butterscotch es un dulce ingles de mantequilla y azúcar moreno que le otorga a esta tarta un dulzor ideal, ya que el relleno tiene la dulzura justa. Es contundente y cremosa, de textura suave y delicada, que junto con las pacanas del interior y la base de galletas, hacen que esta tarta de queso se convierta es un placer para los sentidos.

PARA LA BASE DE GALLETAS:

  •  220 grs de galletas tipo digestive.
  • 100 grs de mantequilla derretida sin sal.

PARA EL RELLENOS DE CREMA DE QUESO:

  • 700 grs de queso crema, no light.
  • 120 grs de azúcar extrafino.
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta.
  • 3 huevos grandes.
  • 80 grs de pacanas picadas.

PARA EL EL GLASEADO DE BUTTERSCOTCH:

  • 60 grs de mantequilla sin sal.
  • 45 grs de azúcar moreno claro.
  • 2 cucharadas de leche entera.
  • 120 grs de azúcar extrafino.
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta.

PARA DECORAR:

  • 10-12 mitades de pacanas enteras.

PREPARACIÓN:

Forramos las base de un molde (yo elegí uno delmoldable de 25 cm de diámetro) con papel de hornear y a continuación, en el robot de cocina trituramos las galletas, sino tenéis robot, podéis hacer a mano con un rodillo de cocina, introduciendo las galletas en una bolsa de plástico. 

Ponemos las galletas trituradas en un bol y añadimos la mantequilla derretida, mezclamos bien. Cuando estén bien mezcladas, distribuimos las galletas sobre el molde preparado, presionando la base para que quede homogénea. Metemos en la nevera para que adquiera consistencia.

Precalentamos el horno a 160ºC.

Comenzamos a preparar la crema de queso. En el bol de la amasadora, batimos el queso crema, el azúcar y la vainilla en pasta, hasta que obtengamos una crema suave. Agregamos los huevos  de uno en uno y sin dejar de batir.

Por último, añadimos las pacanas trituradas y las mezclamos con la ayuda de una cuchara de madera hasta que estén bien repartidas.

Vertemos esta crema de queso sobre la base fría de galletas.

Envolvemos la tarta en papel de aluminio y la colocamos en una bandeja de horno honda, la necesitamos honda porque vamos a llenarla de agua hasta que cubra aproximadamente la mitad del molde de la tarta, creando así un baño María en el que se horneará la tarta, sin agrietarse por arriba.

La metemos en el horno durante 45 minutos o hasta que la tarta tenga un color dorado, especialmente por los bordes, y que esté firme al tacto excepto por la parte central, que debe quedar ligeramente temblorosa.

Cuando la tarta esté lista, la dejamos enfriar por completo sin sacarla del molde y la metemos en el frigorífico todas la horas que podamos, yo la dejé toda la noche, para que adquiera firmeza.

Transcurrido este tiempo, preparamos el butterscotch. Ponemos la mantequilla, el azúcar moreno y la leche en un cazo pequeño y lo llevamos a ebullición. Retiramos del fuego y sin dejar de remover, añadimos el azúcar extrafino y la vainilla en pasta hasta obtener un glaseado suave.

Echamos el glaseado sobre la tarta y con la ayuda de un cuchillo intentamos que la superficie quede lo más lisa posible. Terminamos decorando con las pacanas enteras.

Volvemos a introducir la tarta en la nevera para que siga adquiriendo firmeza. Desmoldamos la tarta justo en el momento de servir.


Y ya tenemos lista una tarta de queso que realmente merece la pena probar, es diferente a todas las que hayáis probado antes.

Ayyy, a mí me encanta!!!! Y espero que a vosotros también, ya me contaréis.

Un beso fuerte a todos y hasta el jueves con otra nueva receta.